jueves, 22 de octubre de 2015

¿LA GRAMÁTICA DEL FUTURO CANAL EN VALENCIANO?



Por Ricardo García Moya
Las Provincias 12 de Diciembre de 1996

Cuando  Fray Juan Gregorio, "nacido en 1644 en Segorbe; Reyno de  Valencia",  visitó  el monasterio de San Sebastián  de Orihuela, "una religiosa alargó la caja de tabaco que tenía Ilena, para que el Hermano Juan  remediase  su necesidad, vaciando aquel tabaco en su caja. EI venerable, tributando gracias, volvió su caja vacía. Despidióse, y dá allí a poco, abriendo la religiosa su caja, vio con admiración que estaba otra vez Ilena de tabaco" (Ortiz, P.: Exequias. Valencia 1738, p. 51).
Una lectura irreflexiva podría hacernos creer que las religiosas valencianas del barroco eran una especie de cowboy masticadoras de tabaco; y no era así. EI consumo de tabaco en polvo o rapé estaba extendido en todo el Reino de Valencia hacia el 1700, y no constituía nada vergonzoso ni denigrante. Las monjas de Orihuela o el Hermano Juan -modelo de ascetismo- disponían de su rapé para estornudar; lo utilizaban públicamente y no escandalizaban a nadie. Lo censurable es alardear de una virtud y, tras los muros, hacer lo contrario.
Pasemos    a nuestros  días. Serpentea por las librerías del Reino una supuesta Gramática Valenciana editada  este  año de 1996 por editorial Bromera (la plus sardanera del espacio)  y subvencionada  íntegramente  por  la Generalidad.
En este caso, la virtud del título no concuerda con los vicios agazapados en el texto, al que sólo le falta que los  puntos  sobre las íes Ileven barretina.
Fieles al Institut d'Estudis Catalans, los arcaísmos e inventos fabristas sonrojan al lector valenciano: "a més a més", "aquesta", "amb", "mots", "mitjans", "desenvolu- par-se",  "dues",  "avui",  "exigeix",  "esport", "constitueixen", etc.
Engendro post mortem de los filólogos "arios" del L'Avenç, esta falsa Gramática Valenciana imita a las lenguas germánicas de múltiples consonantes unidas, apóstrofos por doquier y ristras de enclíticos (con guìoncìtos que ni el latín usó).
Paradójicamente, más que al alemán, semejan un híbrido de toscano y chino: "oblidar-se-li dir-li-lo a altri". Es una intuición, pero quizá tras este conglomerado estrambótico de postizos morfológicos y ortográficos se oculte el ideólogo Paco Clavel, con el seudónimo de Josep Lacreu.
En esta Gramática actúan peor que Corominas. EI etímólogo, aunque tiene el tic de atribuir origen catalán a todo el léxico hispánico (portugués, castellano, valenciano y gallego), incluye voces de los idiomas citados. Así, recuerda que reloj es "rellonge" en valenciano (DCEH), desde la Edad Media (Jaume Roig) hasta nuestro siglo (P. Fullana). Pues bien, la gramática de Paco Clavel o de Josep Lacreu nos ordena escribir "reIlotge", como manda el  Institut d'Estudis Catalans.
¡Vaya parto de los montes! Veinte años de inmersión, 20.000 comisarios que viven de la lengua y miles de millones invertidos en la supuesta defensa del valenciano y, en 1996, ¡tachín, tachín! reeditan la Gramática del  Institut d'Estudis Catalans camuflada como valenciana.  Esperábamos al dúo Kraus y Pavarotti y aparecen con falsetes el Titi con la Veneno.
Los implicados en la gramática, sublimes, advierten que "la sociedad actual no permite veleidades ortográficas"; las del IEC son las únicas que debemos aceptar. Esta Gramática de Paco Clavel ni siquiera respeta la ortografía que Fullana recomendaba en 1932.
Escriben "sil-laba y mol-licie", cuando el franciscano rechazaba la ele geminada y avisaba que era un error esta grafía. Harto de catalaneros, puntualizaba: "no mos referim a I'Ortografía catalana imposada per Insti- tut d'Estudis Cata-lans" (Fullana: Ortografía Valenciana  1932, p. 64).
EI de Benimarfull lo tenía claro: "en valenciano no tiene razón de existir esa grafía"; ade-                   más, en 1932 " no hi ha valenciá algú que  pronuncie  les dos eles" (p. 64). En su alegato con-                    tra  la catalanización insistía en "les diferències marcadíssimes qu'existixen en una y atra                    Ilengua" (p. 64). Igual de meridiano lo  exponía don José  Nebot  en 1894: "Tampoco se dobla nunca la I en valenciano como se hace en Cataluña; no escribimos il-luminat, sino iluminat" (Nebot, J.: Apuntes. Valencia 1894, p. 151 ).
Si Fullana y Nebot vieran la Gramática de Bromera y Paco Clavel, con su disparatada prosa -”posa-ho al dessota, a més a més condueixes una mica de franc. EI drapaire i la iaia ensems amb bastant..."- quedarían aterrorizados. Y ésta es la lengua que está propagando los inmersores en guarderías y universidades.
Escucho en lontananza la lección de catalán que imparte Canal 9 en las tardes futboleras, con sus "amb", "nombroses", "esport", "endarrerit", "avantatje", "a més a més", "represa" y sus prohibiciones (no pueden decir árbit y vestuaris, sino arbitre y vestidors. ¿Recuerdan el "Vestuari" frente a la Catedral?) Pronto pasarán cuatro años, al Canal 9 se sumarán otros con la Gramática de Paco Clavel como arma, dándose la paradoja que la herencia  inmersora dejada  por el  PSOE la recogerán intacta y con intereses.