sábado, 31 de agosto de 2013

LA COHESIO TERRITORIAL DEL REGNE DE VALENCIA ABANS DE LES TAIFES (i II)





 Autor: Agusti Galbis

Per a continuar l´articul anterior, en primer lloc, es interessant coneixer que Oriola fon, la capital de la cora de Tudmir primer que Murcia, que no existia. Vejam-ho : En la p. 105 de la “Crónica del califa Abdarrahman III an-Nasir entre los años 912 y 942” (al Muqtabis V), Ibn Hayyan, citant a ar-Razi i referint-se a 916-917, escriu que: “Dice ar-Razi: ...El visir Ishaq b. Muhammad…conquistó la muy fuerte plaza de Orihuela, capital de la cora de Tudmir…que había servido de refugio a los cristianos en los primeros tiempos…”

Escomençant a concretar llimits, tenim que en “ Una descripción anónima de al-Andalus ” de Luis Molina, podem llegir: “Al-Andalus tiene ochenta y siete montañas, de las que las mayores son cuatro: La primera es la Montaña de Córdoba, conocida por Yabal al-Arus, que comienza en la orilla del mar Mediterráneo Meridional en la costa de Valencia, y termina en el Océano Occidental, frente a las ciudades de Beja y Ocsóbona” Luis Molina dona Ahmad al-Razi (¿-955), com a font del text. I hem de saber que “La montanya de Córdova coneguda com Yabal al-Arus, (la novençana)”, es correspon en serra Morena que s´unix en el sistema Betic abraçant la serra de Mariola, el Mongo i la serra de Bernia, aplegant a la mar per el penyo d´Ifach. I segons lo expost, al-Razi diria que Calp, es troba “en la costa de Valencia”. Sense dubte es la “montaña fortificada en las inmediaciones de Valencia” (Ibn Haldun), a on parlen les croniques que es refugià “el Siklabí”, enviat de Bagdad per a evitar la secessio politica d´Abderraman I.

La certa indefinicio de llimits, es comprova quan vegem que al-Udri inclou Denia indistintament en les cores de Valencia i Tudmir. Al-Qazwini, en “El occidente de Al-Andalus” diu d´Elig/Als: “Esta ciudad andalusí está situada cerca de Tudmir.” Es deduiria que si Elig no es trobava en Tudmir, podía estar en Valencia. Pero, s´ha dit que podria ser que Tudmir fora el toponim oficial de Murcia, fundada l´any 826, fins al s.X, per lo que podria fer referencia a ciutat i no a cora. La veritat es que es dificil decidir-ho, sense saber a quina epoca es referix Al-Qazwini. Joaquín Báguena, parlant de la Cora de Tudmir, escrigue que “En los últimos dias del califato,…se divide el territorio, siendo reintegrados á otras coras, distritos á ellas pertenecientes; Lorca, Cartagena, Murcia y Orihuela con lo mejor del valle del Segura son anexionados al gualiato de Almería, y la zona boreal, que hoy constituye la provincia de Albacete, á coras de Toledo, la Sahla (Albarracin) y Valencia” (El Diario de Murcia. Núm. 4149. divendres, 10 d´Octubre de 1890). Per una atra banda, la zona de que parlem, formà part de Conca (Cuteka) en algun moment. Aledris o Al Idrisi escriu en “Al Nozhet al-Mostâk”, o “Recreacio del desig”, segons traduccio de Joseph Antonio Conde titulada “Descripción de España”: “Síguese la region Tadmir, y en ellas las ciudades Mursia… y sigue de cerca Cuteka, y en ella Auriola, y Elx, y Lecant”. Pero tambe es cert que Abd al-Aziz ben Abi Amir, “Al-Mansur”, rei de Valencia des de l´any 1021, incorporà Almeria, en la que es trobava Murcia, al regne de Valencia. En definitiva, lo que esta molt clar, es que la “Sentencia de Torroellas” suscrita per Jaume II en 1308, no fon el motiu de la primera incorporacio d´Alacant, Elig, Guardamar i Oriola al Regne de Valencia.

Pero esta indefinicio politico-administrativa, es resol des d´un punt de vista etno-cultural, gracies a l´arqueologia. Sonia Gutierrez Lloret, en el seu llibre “La cora de Tudmir”, parlant de la zona d´Alacant que pogue estar en la cora de Tudmir diu: “En segundo lugar, estos restos aun siendo ya califales o taifales, no tienen ninguna relación formal o genética con los que conocemos en Tudmir, por el contrario, se inscriben perfectamente en el ámbito cultural que caracteriza las tierras valencianas, con un claro predominio de las “ollas valencianas” y la total ausencia de marmitas de base plana y otras series típicas del sureste peninsular. Por este motivo, creo que es posible perfilar una frontera “cultural” –en el sentido de la cultura material, obviamente- que vincula esta Yibal Balansiya a Valencia, con independencia, insisto de su adscripción administrativa….”

I entrem en el tema verdaderament important. Sonia Gutierrez, en el llibre citat, parla de “…la zona septentrional de Sarq al-Andalus -Valencia y Castellón- donde el profundo y probado aporte étnico bereber parece entrar en contradicción con un registro material de aparente “tradición indígena”. I anteriorment haviem vist la relacio en la “cultura material” d´Alacant i la de Valencia. Nos diu tambe Sonia Gutierrez que “Sin embargo, el propio Guichard relaciona estos materiales valencianos con el mundo indígena, lo que complica enormemente el análisis, puesto que obliga a buscar las causas de esta disparidad en el sustrato tardorromano…”

Vegem com, sent important la forma de govern, sent important el territori, encara ho es mes el poble que l´ocupa. Un poble individualisat per una cultura propia, que trascendix als seus governants siguen cristians o musulmans.

Com hem dit, l´any 948, Ibn Hawkal visità Espanya, escriguent posteriorment “Configuración del mundo”. Maria José Romaní Suay, traduix fragments alusius al Magreb i a Espanya. Llegim: “Hay en España más de una explotación agrícola que agrupa millares de campesinos, que ignoran todo de la vida urbana y son europeos de confesión cristiana”. Escriu tambe : “Lo que asombra sobre la condición de esta península es que ella pertenezca todavía al soberano que reina allí, a pesar de la poca intrepidez de los habitantes, su mentalidad sórdida y su falta de inteligencia; ellos están bien lejos de tener energía y coraje, montan mal a caballo, no tienen audacia…mientras nuestros señores, ¡Qué la salud les acompañe! Conocen muy bien la situación del país, la suma de sus rentas y saben en qué consisten sus ventajas y atractivos.”

Vegem que Hawkal no diu mes que lo que ya sabem i els catalanistes no volen vore : una inmensa majoria de poblacio autoctona, no massa apreciada per Hawkal, i una clase dirigent nuestros señores”, que es preocupen de la suma de sus rentas”.

Tot aixo es lo que li feu dir a Felipe Mateu y Llopis, en “Consideraciones sobre nuestra reconquista” que: “La resistencia indígena contra la presión del Nordeste, es decir, lo español contra lo español, la representó Zaén, hijo de Mudafe y nieto del rey Lobo, otro gran rebelde. Eran la encarnación del tercer elemento del complejo, por lo que la guerra fué más civil entre los moros de Zaén y los cristianos de Jaime I que entre los musulmanes del primero y los de Ceit-Abu-Zeit, a quien por su defección, abandonó Ibn Alabbar... ”

Comprovem com Mateu i Llopis nos parla del tercer elemento del complejo que els catalanistes no veuen. Eixe tercer element, era eixa part de la poblacio que recebia en alegria al rei en Jaume, com ell s´encarrega de contar-nos en la seua Cronica (“La falsa muralla de la llengua III”), eixos “valentini”, que es convertien i casaven nomes entrar el rei en Jaume en Valencia, segons sabem per la documentacio de la “Ordinatio ecclesiae valentinae” (“La mentira sobre “Els fundadors del Regne de Valencia II”). Es tracta del poble que creava la toponimia valenciana en la que Jaume I es trobà (“¿Es catalana la toponimia valenciana?”). Parlem del poble que havia mantingut una cohesio territorial (que envejarien uns atres pobles), des de epoques remotes, segons hem vist en el present articul i ampliarém en uns atres. Es el poble que tenia un sistema metrologic i unes costums propies respectades per Jaume I. (“La continuïtat pre i postjaumina del sistema metrologic valencià” i “La costum dels valentini”). Es tracta del poble que recomprava els bens al “reconquistadors” que fugien una volta havien fet caixa. Es el poble valencià, hereu dels iberorromans, que no descendix ni dels araps i nortafricans ni dels aragonesos o catalans, (la major part dels quals se n´anaren), segons ha demostrat cientificament la genética (“La mentira sobre els fundadors del regne de valencia”). Nos referim al poble que feu evolucionar el seu romanç valencià (“El mossarap i les caracteristiques del romanç valencià prelliterari”). Es, en definitiva, el “tercer elemento”, l´element mes numeros i important. Es el Poble Valencià. (Nota: entre paréntesis s´ha posat el titul d´articuls a on hem incidit en cada tema)

Pot ser que existira una epoca no massa llarga, des de la vinguda de Jaume I, en que part d´eixe poble valencià, no donà la cara, provablement avergonyit per haver abandonat la religio cristiana, que tornava a ser dominant. Pero eixa epoca durà poc. L´explosio cultural i politica del poble valencià, donaria pas al primer sigle d´or d´una llengua peninsular, la llengua valenciana, llengua nostra i de ningu mes. Un valencià, en 1335, deixaria constancia del seu nom “Llengua Valenciana”. (“La denominacio de Llengua Valenciana documentada en 1335”)


I tot aço, els acatalanats, no ho veuen. ¿Estaran cegos? ¿Els ho prohibix el dogma? ¿O son els amos catalans els que els mantenen lligats en una corda i si es porten malament no els donen de menjar?

LA COHESIO TERRITORIAL DEL REGNE DE VALENCIA ABANS DE LES TAIFES (I)



Autor: Agusti Galbis

L´organisacio territorial de l´Espanya musulmana previa a la descomposicio del califat de Cordova, partia de l´existencia de circumscripcions territorials i administratives denominades “cores” (kura). La cora, existent en l´orient musulma, fon adoptada a partir de l´any 752. Pero si en l´orient musulma, la ciutat depen de la cora, en l´Espanya musulmana, la provincia depen d´una ciutat mare o capital de la cora que es convertix en ciutat-provincia o ciutat-territori (balad). Existix una persistent coincidencia en que si la ciutat (mudun), era capital d´una diocesis, se li dia “madina”. Joaquín Vallvé, en la p. 183 de “La división territorial de la España musulmana”  diu que: “…el “sahib al-madina” equivale al “comes civitatis” visigodo y el “qa´id al-kura” equivale al “dux provinciae”. De cada ciutat, depenia un alfoç (hawz) i una regio o distrit agricola (iqlim, amar o nazar) en els quals hi havia o podia haver un o mes castells (husun), alqueries (qurà) y poblats (buldan). (p.24 de “El Muyam al-Buldam de Yaqut” de Gamal Abd al-Karim).

Comprovem l´importancia de la ciutat-provincia quan Al-Razi escriu: “E Valencia ha muy grandes terminos e buenas villas que la obedecen, e las bondades de los que en ella moran son muchas”. Ibn Hayyan parla “los alfoces de Valencia” (p 148 de la “Crónica del califa Abdarrahman III an-Nasir entre los años 912 y 942”), en la qual situa la encara no identificada ciutat de al-Askar.

Hi hague una epoca en que Valencia era el nom del territori valencià, i a Valencia ciutat se li nomenava “Madinat al-Turab”. Vejam-ho: En la “Série arabe” de la “Collection Unesco d´oeuvres représentatives”, es troba la “Configuration de la Terre de Ibn Hawkal. Conté la cartografia que feu Hawkal en acabant de la seua visita a Espanya l´any 948. En la part de la mar Mediterranea vegem que les ciutats son representades en un requadro. Trobem en el nº 226 “Madinat al-Turab” (ciutat de Valencia) i en el nº 236, “Xativa”. Fora dels requadros es representen pobles o territoris. Escriu Hawkal: “Dans la partie droite du continent superieur, on lit près de la mer: (214) Basques, (215) France, (216) Rome (217) le pays des Ghalidjashkash (Galicia), et, à gauche de ce texte, sur le litoral: (218) Al Djazira, (219) Valence…” Fora tambe de requadro trobem “(225) le district de Tudmir”. L´interpretacio dels catalanistes del nom de “Madinat al-Turab” per a la ciutat de Valencia, es com tot lo que diuen, desficaciada i per a variar destructiva. Ho deixarém, de moment, perque l´objecte del present treball es la cora de Valencia o territori valencià.

Per a escomençar, vejam que es trobava entre Tortosa i Tudmir. Probablement una de les fonts mes antigues siga el “Kitab al-buldan” (“Llibre dels paisos”) de Al-Ya´Qubi (? -897). Segons traduccio de Guichard, que retraduixc al valencià (Afers nº 7. Vol IV), diu: “Es va de Tortosa, dirigint-se a l´oest, cap a una terra nomenada Valencia, (balad yuqal la-hu Balansiya) vasta i bella terra on s´han establit tribus berebers que no han reconegut l´autoritat dels Banu Umayya (dels Omeyes). Eixos berebers posseixen un gran riu en la regio nomenada al Saqr (Xuquer). Des d´alli retrobem el pais de Tudmir pel qual hem escomençat”. Vegem que Valencia fita al nort en Tortosa i al sur en Tudmir. La “Crónica del moro Rasis”, ho confirma: “Parte el termino de Valencia con el de TudemirParte el termino de Tortosa con el de Valencia.

I ara, anem a intentar concretar alguns llimits de la  “ terra nomenada Valencia ”

Respecte del llimit en Tortosa, Al-Qazwini en “ Atar al-Bilad ” escriu : “Tortosa es una ciudad andalusi antigua situada cerca de Valencia, sobre el rio Ebro…” Es clara la referencia a Valencia com a territori i a Tortosa com a ciutat. Fátima Roldan, autora de “El oriente de al-Andalus”, diu que esta mateixa descripcio, es repetida en numerosos testimonis. El llimit no varià sustancialment en el temps i devia trobar-se en l´Ebre o en lloc similar a l´actual.

Per l´oest, Ibn al-Atir (1160-1233), en la seua obra “Al-Kamel fit-Tarij” (L´historia perfecta), nos conta que l´any 781/782 tingué lloc una guerra entre els “berebers de Valenciai “els de Santaver”. (“Els berbers de Valencia”. Afers nº 7. Vol IV). Santaver, arabisacio de l´antiga “Caeltiberiae” i que incloïa part de les provincies actuals de Terol i Conca, fitava per l´oest en Valencia. Comprovem com els ibers valencians, fitaven en els celtibers. Dos pobles, dos cultures. Concretant alguna referencia, en la p.268 de la “Crónica del califa Abdarrahman III an-Nasir entre los años 912 y 942” (al Muqtabis V), consta el trayecte d´ Abdarrahman, en la “Campanya de Saragossa”. Llegim : “En esta expedición, la ruta de an-Nasir paso de Córdoba a Mamluha…y desde allí a Bazalote, en la cora de Tudmir, a Chinchilla, a Qantarat Turrus, en el Júcar; ya en la cora de Valencia, a la Torre de Caudete, a al-Batha cerca de al-Mary…” Vegem com Caudet i “ al-Batha ” es troben en la cora de Valencia. “ Al-Batha ” es el toponim arap d´una antiga poblacio ubicada en la falda de “el Molón”, en el terme de Camporrobles, en la comarca d´Utiel-Requena, separant Valencia de Conca i Albacete.

Mes al sur, en contacte en l´actual provincia d´Alacant i Murcia, per “Una descripción anónima de al-Andalus”, sabem que: “En al-Andalus hay cuarenta ríos; de ellos los más importantes y principales son seis: El primero es el de Córdoba, llamado Betis, que nace en las montañas de la ciudad de Segura, por la parte que da a Valencia. En ese mismo lugar nace también el río de Murcia, que corre hacia el este, pasa por Murcia y Orihuela…” I sent que “Betis” era el nom romà del Guadalquivir, sabent que “la ciudad de Segura” es Murcia, i que els naiximents del riu Segura i el del conjunt Guadalquivir-Guadiana menor, es troba en el massiç de montanyes que formen les serres d´Alcaraz, Cazorla, Segura, Castril y La Sagra, resulta que eixe massiç, fitava en Valencia.

Respecte de la pertenencia a la cora de Valencia de ciutats importants durant el periodo musulma, mes a la costa, tenim per eixemple que en la p. 182, de la “Crónica del califa Abdarrahman III an-Nasir entre los años 912 y 942” (al Muqtabis V), referent a l´any 924, en motiu de la “Campanya de Pamplona”, Ibn Hayyan, escriu: Luego se conquistó al asalto Alcira del Júcar, en la cora de Valencia, y fortalezas subordinadas, siendo allí rendidos los rebeldes Banu Ibn Abi Yawsan… ”. En la p. 189, any 929, llegim : “En este año cayeron Játiva y la fortaleza de Sagunto y sus dependencias, en la cora de Valencia… ”.

Pero sense dubte, el llimit mes problematic i que patí mes variacions historicament fon el llimit sur en la cora de Tudmir. Pensant que Tudmir podria ser el territori governat pel comte visigot Teodomir, que en motiu de l´invasio musulmana, pactà les condicions de capitulacio en ‘Abd al-‘Aziz, l´any 713, es interessant estudiar les ciutats que es citen en el pacte. I hem de saber, que existixen distintes versions del pacte. En arabic tenim les de al-Himyarî, al-´Udrî, al-Garnâtî, Ibn Adarí… Entre totes elles es citen les següents ciutats valencianes : Uryula [Oriola], Lakant (Alacant), Villena, i Ello (¿Elda ?), Ilš (Elig), Baltana/B.n.tî-la (¿Valencia?). La Crónica de 1344, que “ traduix” l´Historia de ar-Râzî, cita Oriola, Alacant i Valencia. Sobre l´identificacio de Baltana/ Balantala/ Batanala en Valencia, Joaquín Vallvé, en “La división territorial de la España musulmana” diu que: “… se ha escrito mucho, pero me parece concluyente la opinión de Simonet al identificarla con Valencia. Se basa en un códice mozárabe de 1049, donde la sede episcopal de Valencia aparece designada con el nombre de Balansiyat Tudmir, o sea Valencia de Tudmir, que traduce la suscripción del concilio IV de Toledo: Ecclesiae Valentinae Episcopus. Parece que Balantala o Balantana es una transcripción pura y simple de (Sedes) Valentina. Es despendria, que Valencia podria haver segut governada pel comte visigot Teodomir. Tambe extrauriem la conclusio de que la cora de Tudmir seria nomes una part del territori que hauria segut governat per Teodomir, no aprofitant este criteri per a determinar els llimits de la cora de Valencia en la de Tudmir.

Es necesari un atre articul per a concretar el tema.


jueves, 29 de agosto de 2013

EL MANUSCRITO 1324 DE LA NACIONAL Y LA LENGUA VALENCIANA



Por Ricardo García Moya

El manuscrito 1324 de la Biblioteca Nacional de Madrid (desconocido, creo, por el Constitucional y el Congreso) fue inìciado en mayo de 1693 por Juan de Ayala, un gramático experto en lenguas sagradas y romances. Con caligrafia barroca, Ayala cita el idioma del Reino, recordando que "la lengua valenciana tiene muchísimos vocablos moriscos, de que hago largos índices en obra aparte” (BNM. Ms.1324, f. 227, r). Constituye otro de los innumerables reconocimientos del idioma valenciano y su riqueza léxica por parte de científicos del lenguaje -no políticos ni jueces- antes de 1861  cuando Milá i Fontanals ideó la argucia de Ilamar dialecto catalán al idioma valenciano.

Los largos indices de léxico valenciano han desaparecido y el manuscrito está inconcluso (sólo hasta la dicción coracina), pero basta para constatar que muchas palabras brotaron entre el Cenia y el Segura antes de ser prestadas al castellano, o capturadas por el catalán. Una de las que recoge es la relativa al "conducto de aguas Ilovedizas, voz albelló en lengua valenciana”. De procedencia árabe generó variables humildes como arbelló y arbellonets (juego que se practicaba en las calles de Valencia). Lamentablemente, pese a que arbelló figuraba en diccionarios como el de Escrig (1887) Y Fullana (1921), la inmersibn lo suprimió -como a tantos otros- para forzar la política unidad de la lengua.

Ayala respetaba el origen valenciano de vocablos; por el contrario, el Institut d'Estudis Catalans los captura o censura. La praxis del IEC consiste, grosso modo, en dictaminar que un sustantivo como baladre es murciano, aragonés, almeriense y catalán (Corominas: Diccionario Etimológico, 1987), es decir, no existe en valenciano. No obstante, uno de los primeros documentos donde surge baladre no fue escrito en Murcia, Zaragoza, Almería o Barcelona, sino en la Valencia del siglo XV y por un Jaume Roig amante de la lengua valenciana dels de Paterna, Torrent y Soterna. Ayala también recurre a Jaume Roig como fuente léxica en su ensayo etimológico (que no otra cosa es el manuscrito 1324). AI analizar brete, dice: “Jaume Roig, poeta valenciano, usa la palabra brell por lo mismo que laço o trampa en que cae la caça." Y reproduce versos de Roig en valenciano del Siglo de Oro: "En lo filat/laços e brell" (f. 126 r) Los miembros de/ Congreso podrian comprobar que el clásico articulo lo -usado por  Roig y vivo en  lengua valenciana- también lo liquidó la cientifica inmersión en pro de la unidad de la lengua.

Ayala aborda la homonimia de léxico peninsular: "Cadira, lo mismo que silla. Voz antigua en el castellano y así Juan de Mena dixo: En gran cadira  de ver, le dieron asentamiento. De donde quedó en la Iengua velenciana, que conserva muchisimos vocablos que lueron antiguamente nuestros de que hice recopilación en obrilla especial deste asunto" (f.142). La koiné lingüística medieval permitía a Juan de Ayala atribuir origen castellano a cadira (curiosa corrupción de cathedra) y de ser un Milá i Fontanals. hubiera reivindicado la unidad de las lenguas castellana y valenciana, pues infinidad de palabras (conquesta, finestra, nafrar, dues, flama, ome, farina, dona, altre, ferida, present, fusta, tot, ferro princep, aquest. fora, etc.) aparecen en documentos toledanos, sorianos y leoneses anteriores a 1238.

EI filólogo narra pormenores: "Çandia, voz arábiga que significa melón de agua. En Valencia hay observancia de que no se vendan hasta que entra el mes de octubre, alli les llaman melones de Argel" (f. 196).  Efectivamente, meló de Argel (sin apóstrofo) equivalía en idioma valenciano a la corrupción catalana sindria que ahora imponen como cultismo.  En el  manuscrito, Ayala  nos devuelve vocablos: "Cencerrada, aunque en su sonido es castellano, no lo es porque neció en eI Reyno de Valencia" (f. 153). Cuenta que entre los valencianos, "cuando una mujer se casa por tercera o cuarta vez, la gente acostumbra darles chasco Ia noche de boda, haciendo ruido por las calles con sartenes y cencerros, de donde tomó eI nombie de cencerrada".

Actualmente constituye un enigma el origen de cencerro, aunque documentos valencianos del XV muestran la variable con vocal abierta sancerro. Pero lo interesante es que el sonar cencerros (tintinnabulorum) a viudas casadas en  segundas o terceras nupcias fue costumbre en  los siglos III y IV, entre el Edicto de Milán y el hundimiento del Imperio. Quizá los mozárabes valencianos, o los valencianos que habian aceptado el islamismo, conservaron una jocosa tradición que no contravenía dogmas coránicos.
EI manuscrito también incluye nombres botánicos: "Albornios o madroños del latino arbutum, y en valenciano se Ilaman por el mismo origen alborsos" (f. 43). EI erudito Ayala derivaba la lengua valenciana del latin y árabe (no del catalán, claro); así, al enumerar viviendas como hacienda. heredad, granja. cortijo y cigarral, menciona la raíz arábiga de la alquería del  Reino de Valencia (f. 184). Lamentablemente, ahora es tal la manipulación (como denunció LAS PROVINCIAS), que hasta las alquerías que rodean Alicante, Orihuela y Valencia son llamadas masías por Ios inmersores.

                                             Las Provincias 20 de Mayo de 1997


EL LÉXICO GAY VALENCIANO



Ricardo García Moya
Diario de Valencia 20 de Enero de 2002

La normalización catalana, omnímoda, afecta a todos los campos semánticos, incluido el sexual. El IEC acomoda, re­tuerce o elimina vocablos como “bujarró”, que últimamente se ha esfumado del diccionario del Institut d’Estudis Cata­lans (ed. 1995); aunque en idio­ma valenciano sigue vigente desde su aparición a fines del XV y en la prosa renacentista “bujarrons ni putos” (Breu relació de la Germania, 1519). La supresión es producto de la finor que impera en el IEC, y que ha motivado que al pene lo llamen penis y al culto “culte”, huyendo del ancestral valen­ciano “cult” por su homofonía con “cul”. Estas moralizacio­nes morfológicas son reveren­ciadas por la progresía de boga­vante, Saó y Vega Sicilia.
No obstante, los catalanes “Grup Cristiá del col-lectiu Lambda”, el "Centre Associa­tiu de Gais” y sus clónicos va­lencianos muestran cierta re­ticencia a adoptar los perti­nentes sustantivos y adjetivos catalanes. Así, al valenciano “bujarró” corresponde “bu­gre” en catalán culto y progre­sista, aunque si algún idem vi­sita Asturias leerá cosas como “bugre da Fonte de Mato”, y no es que nos avisen que tras la fuente está un bugre cata­lán preparado para darnos alegría mientras bebemos. El bugre asturiano es un sabroso crustáceo al que suelen cocer vivo.
El léxico alusivo a la homose­xualidad -sea en valenciano, castellano o catalán-, es bur­lesco e hiriente. La sociedad in­tentaba aniquilar al diferente, bien con la cremación (apro­vechando las cenizas para fab­ricar pólvora, como hacían en Barcelona) o la marginación. El poeta valenciano Gilabert, en el sangrante "Mandado” a Gil Ro­bles, no halla adjetivo más duro que tildarle de homosexual: “Su estupidez de carne de cebo­lla / su ensotanada hiel, su alma de ajo / y su cara de culo y de gargajo / han de ser más quema­dos que fue Troya./ Vete, mari­conazo, se te ha visto / bajo los pantalones el roquete / y bajo la mirada el ano hambriento”. Son imprecaciones donde la es­pontaneidad del poeta republi­cano desvela el ancestral odio al “mariconazo”. Por algo García Lorca huía de Miguel Hernán­dez Gilabert, y cuando éste se reunía con Aleixandre no acud­ía el granadino. Eran tiempos crueles, Miguel Hernández no ayudó a Muñoz Seca en su cal­vario, y los catalaneros fran­quistas (Fuster, Riquer y com­pañía) tampoco movieron un dedo cuando Miguel Hernán­dez agonizaba en la cárcel de Alicante.
Volviendo al tema observa­mos que “maricó” también ha desaparecido del diccionario del lEC. Los filólogos Satué, Cahner y Gulsoy -expertos en la materia- descubrieron que “maricó” era “répugnant cas­tellanisme”, y advirtieron que la palabra catalana equivalen­te al castellano maricón es “culer” (DECLLC, 1993) Bue­no, ¡ejem!, en fin, esto... ¿cómo les diría yo? El caso es que el diccionario del IEC (ed.1995) enseña a los inmersores que “culer (sic) es el soci o sim­patitzant del Futbol Club Bar­celona”. En idioma valenciano poseemos la voz “maricó” y sus derivados: mariconet, mari­coneta, mariconaes..., sin con­tar los complementos: “maricó de convent, de placha, de cara de conill...”. La primera docu­mentación de maricón se debe a Torres Naharro, extremeño que escribía en “latín e italia­no, castellano y valenciano” (Propalladia, Nápoles,1517). Escrig consideraba arraigada la voz “maricó” y, como equiva­lente semántico de mujer, en valenciano también se usaba mariquita, siempre con el ma­tiz despectivo de la incompren­sión social. El cotilla Martí Ga­dea recordaba a “María Vicen­ta”, que en “el any 1856 se vea por los carrers de Valencia, tipo ridícul d’este sobrenom, que no era més qu’un mariquita, fent figures, estovantse com un ti­tot quant pasava per les boti­gues y els depenents eixien a les portes a requebrarlo y tirar­li flors” (Tipos, 1908).
Hablando de flores, mi ma­dre -que era más educada que servidor- usaba en ocasiones el adjetivo “manflorita” como eu­femismo, siendo voz del idioma valenciano que también se aplicaba al amanerado de ges­tos o excesivamente preocupa­do por la vestimenta. En “El agüelo Cuc”, zarzuela en len­gua valenciana estrenada en 1877, Balader y Escalante cali­fican como “monflorita” a Simonet, un joven que está hi­lando pacientemente: “¿Quí es eixe infelís corder? / Simonet el monflorita”. Hay palabras va­lencianas similares, cargadas de agudeza malvada y graciosa del vulgo, como “monquilí”, que no alude al sexo, sino al que lleva prendas ridículas o que le sientan mal: “eixe va a la monquilí” (En tiempos de penuria, el joven que había cre­cido y seguía usando un panta­lón que le quedaba corto, “ana­va a la monquilí”).
Aquel “María Vicenta”, que se contorneaba por las calles de Valencia en el siglo XlX, sería actualmente un “sarasa”. Voz de étimo árabe y polisémica, lo mismo aludía a mujeres de mal vivir que a ciertos vestidos confeccionados con delicada tela de algodón, cualidad que explica la traslación semántica: “un ves­tit de sarasa” (Cansó de la siga­rrera, Valencia, h.1850). Otro adjetivo valenciano que no he­ría susceptibilidades era “afe­minat”, prohibido en el 2002 por los comisarios lingüísticos enquistados en Canal 9 y la En­señanza; aunque nosotros no tenemos que obedecer a estas fuerzas de ocupación. Cuando algún colaboracionista catala­nero se burle de usted por usar “afeminat”, contéstele que Jaume Roig lo usaba en 1460: “bastant, malvat, afeminat” (Espill), y Joan Esteve: “home­ns afeminats” (Liber, a.1472), lo mismo que Mulet: ”si yo fora afeminat” (Poesies a Maciana, h.1645). O Escrig “afeminat, afeminadet” (Dicc.1871) En su cangrejera manera de defender nuestras señas de identidad, el doctor Tarancón y sus coman­dos han anatematizado el ad­jetivo valenciano “afeminat”, imponiendo el catalán “efemi­nat”. Por algo el gótico Hauf -virilmente ¿eh?-, lanza floreci­tas a San Zaplana (“El Temps”, 31-XII-01. p.16)
Como es lógico, también el léxico sexual mantiene fronte­ra en el Cenia. Al tridente gay catalán: bugre, culer i efemi­nat, el idioma valenciano opo­ne un abanico de sugerentes voces clásicas y modernas: ma­ricó, maniconet, bujarró, afem­inat, afeminadet, sarasa, sara­seta, monflorita, maríavicenta, de matamorta, sin contar las compartidas con lenguas her­manas: sodomita, homosexual, puto, etc. Esta riqueza debe ser incorporada por los combativos grupos catalaneros gays, si son coherentes con sus postulados. Así, cuando desfilan con cuatro barras y pidiendo la catalaniza­ción de los valencianos, debier­an dar ejemplo y exhibir pan­cartas en culto catalán del Principado, sin eufemismos ni ambigüedades, por ejemplo: “Grup cristiá de cultes culers Ramon Llull”, “Cèrcol de bugres de progrés Monestir de Montserrat”, “Cenacle efemi­nat de nois escriptors Enric Va­lor”, etc. En fin, son admira­bles Oscar Wilde o García Lor­ca; pero es patético ver a un va­lenciano -de cualquier tenden­cia sexual- arrastrándose tras el catalanismo.


APROVÀ LA GRAMATICA OFICIAL


Via Valencià d´Elig
Aprovà la Gramatica oficial (i d´obligat compliment) de la AVL (i com sempre, per "casualitat", abans d´un periodo vacacional - "pont de la constitucio").

Una gramatica de "consens" (entre catalananistes i omplibujaques que han renegat de la RACV - pero que s´aprofiten del seu nom) que li dona l´esquena (com sempre) al "incult" poble Valencià (propietari i garant de la llengua Valenciana). Pareix que eixa es la tonica general de molts "illustrats" (la d´anar d´esquenes a lo que realment parlen els valencians i tractar d´impondre lo que es "correcte", encara que ningu hu parle).
Me prenc la llibertat de posar l´enllaç a un escrit que li vaig enviar a la AVL fa cosa d´un mes quan Figueres va dir que del descens de l´us del Valencià tenien la culpa els emigrants.
"MOSATROS els valencians"
http://miarroba.com/foros/ver.php?foroid=370297&temaid=3916096

¿ Son els emigrants culpables de que l´us de la llengua Valenciana estiga minvant ?

Ans d´aplegar a considerar (i presentar) eixe motiu com el responsable de que no aumente l´us del nostre idioma Valencià s´hauria de reflexionar al voltant de la normativisacio del Valencià que se li està tractant d´impondre als valenciaparlants a traves del sistema educatiu i les institucions publiques valencianes. En poques paraules, una artificiosa normativisacio forastera catalana/catalanisant que no s´ajusta a la realitat llingüistica de la major part dels valenciaparlants i que en conte de fomentar l´amor i l´orgull cap a la propia llengua materna Valenciana, per a l´unic que aprofita es per aumentar l´auto-odi dels valenciaparlants cap a la seua llengua propia Valenciana abocantlos a parlar unicament en Castellà.

No pareix que l´actual metodo "impossitiu/coercitiu" de la A.V.L. ("Academia Valenciana de la Llengua" - catalana) basat en l´impossicio d´una artificiosa normativisacio catalana aliena al Valencià siga el cami més adecuat per a fomentar i dignificar l´us de la llengua Valenciana entre els valenciaparlants; més be els resultats demostren que els estudiants valencians una volta han aprovat els examens abandonen esta artificiosa normativisacio catalanisant que la A.V.L. vol impondre i, lo que es pijor, deixen de costat la seua propia llengua materna Valenciana en benefici d´una llengua Castellana que conta en un major prestigi i en una normativisacio més coherent i ajustà a la realitat llingüistica que este idioma presenta en terres valencianes; aspectes éstos que fan que la llengua Valenciana, representà per la catalanisant normativisacio actual, no puga fer res per evitar la substitucio llingüistica del Valencià en favor de l´idioma Castellà.

A dia de hui els professionals llingüistes i la A.V.L. haurien de treballar sobre un metodo "descriptiu" de la realitat llingüistica valenciana, deixant de costat l´obsolet i acientific metodo "impossitiu" si de veritat volen que la societat valenciana de forma real i efectiva recupere l´us i la dignitat de la seua llengua Valenciana.

Es molt trist vore com se gasten dines, temps i esforços sense obtindre els resultats desijats en la dignificacio, promocio i us de la llengua Valenciana. Es igualment trist comprovar com una institucio com la A.V.L., per culpa de la seua forta carrega politica (catalanista) estiga fora de sintonia i totalment divorcià del poble Valencià i la seua realitat llingüistica. En eixes circumstancies nomes es una qüestio de temps el que la A.V.L. deixe de ser considerà una institucio util per a la societat valenciana i que s´acabe qüestionant molt seriament la seua continuitat (a fi de contes sempre existirà el "Institut d´Estudis catalans", I.E.C., (de moment ya en Castello i Alacant), que continuarà fent el mateix paper catalanisant que fa ara la A.V.L. pero sense que mos coste als valencians un chavo de les nostres bujaques).

La solucio a esta greu precarietat en la que se troba la llengua Valenciana no es atra que la d´adoptar una postura estrictament valenciana i treballar honestament pels valencians i la seua llengua. Eixa llengua Valenciana que a lo llarc de sigles i generacions el poble valencià ha fet evolucionar i l´ha donat vida. Voler impondre atra cosa als valencians, ademes de ser un acte del tot deshonest i rebujable, es una empresa abocà al més absolut fracas.

ANTOLOGIA DE LA BURRERA, L’ANALFABETISME I ATRES CATALANOANIMALADES.





Autor: Ferrer.
21-12-2004.

Lo del forums d’ internet (valencianistes i catalanufos) no te nom. Es impressionant. Alli venen en pla kult molts catalanufos que per a justificar una imaginaria unitat llingüistica i nacional entre valencians i catalans mos aporten arguments cientifics dignes de ser inmortalisats en una antologia de l’ analfabetisme. Aixina es que d’ ara en avant, si Deu vol –i l’ editor tambe- publicare periodicament les millors barbaritats. Anim, a vore qui de tots els catalanufos amolla l’ animalada mes gran, que a final d’ any li regalarém les orelles de ruc d’ or!

1) Es evident que el “Principat de Catalunya” no ha existit mai de la vida. A la pregunta de com podia Catalunya ser un principat sense haver tengut cap princip mai, un catalanofasciste va respondre en el Forum d’ El Palleter que “principat” venia de “principal”, es dir que el comtat de Barcelona era el comtat principal (aço es, el mes destacat) de tots els comtats precatalans i que aixo li convertia en “Principat”. Aço es com dir que Alcala de Chivert es un poble “real” (es dir, no es fictici) i que per tant al ser “real” aixo el convertix en Regne.

2) Els catalanofascistes argumenten: “Totes les universitats del mon diuen que el Valencià i el catala son la mateixa llengua”. I quan els demanes els documents a on totes les universitats afirmen tal cosa, la merda els cau pel camal perque tals proves no existixen ni existiran. Una universitat es per definicio un forum obert de debat on un professor pot defendre blanc i un atre negre. Si les universitats apostaren per una sola teoria i no acceptaren la discussio i el debat, dixarien de ser universitats per convertir-se en dictadures intelectuals, es clar.

3) La penya Bon Rollo i el panflet Vilaweb s’ han tret de la chistera una lliga de futbol imaginaria: la dels Països Catalans. Aci es computen els resultats dels clubs valencians, balears i catalans quan s’ enfronten entre sí en la Lliga Espanyola. Aixina en la temporada 2002-2003 “el Valencia guanyà la lliga dels Païsus i l’ aficio valencianista es llançà al carrer per a celebrar-lo” (!!!) mentres que en la 2003-2004 el Barça quedà campeo de la lliga dels Païsus (a pesar del doblet conquistat pel Valencia en la vida real). Qui no es consola es perque no vol.

Continuarà...?

ANOTACIONES A LA "CRONICA" DE RAMON MUNTANER


AUTOR: VALENCIÀ D'ELIG

  Todos los indicios apuntan a que la mayor parte de la "crónica" escrita por el catalán Ramón Muntaner no está basada en la experiencia propia y directa del autor sino en datos de terceros que el cronista presenta de manera marcadamente idealizada y distorsionada.

 Ramón Muntaner, según aclara él mismo en su obra, comenzó a escribir su "crónica" muchos años después de acontecer algunos de los hechos que pretende reflejar. En concreto la inició el quince de Mayo de 1325 (XV Maig M.CCC.XXV) cuando contaba con 60 años de edad (LX anys), por lo que el año de su nacimiento, 1265, coincidió con el de la campaña que efectuó el rey aragonés Jaume I "el Conquistador" en el Reino de Murcia para sofocar una rebelión sarracena en aquellas tierras. Teniendo en cuenta que el rey Jaume I falleció cuando Ramón Muntaner tenia solo once años de edad, resulta más que evidente que Muntaner no pudo nunca acompañar como cronista al rey Jaume I en ninguna de sus campañas, ni pudo ser testigo directo y presencial de unos hechos que el cronista catalán nos quiere presentar como vividos en primera persona.

 Incluso, es tanta la desinformación e inexactitud por parte de Ramón Muntaner en relación a este asunto, que en su "crónica" erróneamente data en el año 1238 (M.CC.XXXVIII) la presencia del rey "en Jacme D'Arago" en tierras murcianas, cuando históricamente está más que probado que fué en los años 1265-1266 cuando el rey aragonés Jaume I estuvo en el Reino de Murcia ayudando a su yerno castellano el infante Alfonso (Alfonso X "el Sabio") a sofocar la rebelión sarracena.
  
 Resulta llamativo comprobar como los anti-históricos y falaces términos "Corona catalano-aragonesa" o "Rey catalano-aragonés" de los que reiteradamente hace uso el aparato propagandístico catalanista no encuentran sustento, ni validez alguna en la obra de este cronista catalán. En consonancia al marco legislativo y a los derechos y usos consuetudinarios el cronista Ramón Muntaner utiliza profusamente los adecuados términos "Corona d'Arago", "Regne d'Arago", "Regne de Valencia", "Comptat de Barcelona", "Cathalunya", "Rey d'Arago", "Rey de Valencia", "Compte de Barcelona", "Senyor de Cathalunya", "Casa d'Arago", "Casal d'Arago", "Jacme I d'Arago", "Pere d'Arago", "coronas [de rey para el reino de Aragón y para el reino de Valencia]", "garlanda (diadema) [de conde para el Condado de Barcelona]", "Regina (reina) [en el reino de Aragón y en el de Valencia]", "comptesa (condesa) [en el Condado de Barcelona]".

 En los textos siguientes se describe la coronación del infante Pere, hijo de Jaume I, como "Rey" en el "Reyalme d'Arago" y en el "Reyalme de Valencia", recibiendo la "corona" de cada reino, mientras que en Cataluña solo es "creado" Conde de Barcelona y señor de Cataluña otorgándosele en consonancia a dicha titulación la "garlanda" (diadema) de conde pero jamás la "corona" de rey ("...reebe ab gran gloria, e ab gran alegre la garlanda, don fo creat Compte de Barcelona, e senyor de tota Cathalunya").
 Queda patente por todo lo expuesto que Cataluña nunca fué reino, sino solo una agrupación de condados en donde el de Barcelona tenía mayor preponderancia que el resto y el conde que lo gobernaba actuaba como representante y "señor" de Cataluña, pero jamás bajo la titulación de "rey". Todo ello no hace más que dejar en evidencia la grave manipulación histórica que realiza el nacionalcatalanismo cuando pretende otorgar atribuciones de reino o corona a Cataluña bajo la falsa terminología de "Corona catalano-aragonesa" o "Rey catalano-aragonés".

 Como colofón (línea verde), el cronista catalán lanza un exaltado alegato en favor de Cataluña, con toda seguridad para tratar de compensar la frustración que le provocaría tener que admitir la inferioridad de rango de Cataluña ante los reinos de Aragón y de Valencia (y Mallorca). Proselitismo gratuito que deja en evidencia el marcado carácter chauvinista de Ramón Muntaner y su visión partidista en favor de Cataluña y lo catalán a lo largo de su "crónica". Un chauvinismo catalanista que continua presente en nuestros días, con mayor virulencia y agresividad si cabe, que viene de la mano del nacionalismo catalanista (y sus colaboracionistas en tierras valencianas) que pretenden hacer creer que el idioma Valeciano es solo una variante del Catalán para absorber el patrimonio lingüístico e histórico-cultural valenciano dentro de sus inventados y ficticios "Països catalanes" y "Coronas catalano-aragonesas" imperiales.




 
  


ANGOIXANT SENSACIO




Me pose a analisar tot lo que està passant aci en Valencia al voltant de la llengua, del problema politic i social que aixo comporta, de les greus implicacions que se’n deriven, i no puc fer-me l’anim de vore a la classe politica, a les altes esferes socials i economiques i a una part dels intelectuals naixcuts o assentats en esta terra, tan tragicament deconectats, tan aliens, tan contraris a voltes, al sentir mes pur i originari de la gran majoria del poble valencià, del qui i mes i millor representa els valors de la terra.

Concretant el problema de la llengua, com a simbol de tot lo que mos passa, es pot comprovar que al politic normal valencià no se li regiren els budells quan llig en texts oficials, que tenen pretensio d’estar en llengua valenciana, paraules i expressions no valencianes, ni d’ara ni de mai. No li puja l’amargor de la fel a la boca, quan escolta el llenguage i l’accent contrafet de TVV o de Radio 9. No sent la desesperacio i l’impotencia quan pensa, si es que pensa, en els mils de chiquets i estudiants obligats a engolir cada dia i a deprendre un llenguage escolar que no te res a vore en el que parla el poble valencià.

Hi ha frustacio, hi ha resentiment, hi ha revolta en el cor de molts valencians. Hi ha un complet desamor a la politica llingüistica, o falta d’ella, que estan duent a terme els governants. Hi ha molt de recel, plenament justificat pels fets de cada dia, de que, una volta mes, la llengua i la cultura valenciana que ve a representar al poble valencià, con moneda de canvi.

El poble valencià no ensomia en dominis llingüistics ni politics. Se sent, per ara encara, valencià i espanyol en sa inmesa majoria. No vol una atra cosa sino que el deixen en pau ser ell mateix, content de sa propia llengua, de sa propia cultura, de sa propia historia, de sa propia identitat, de son propi desti. Pero, en contra de totes eixes fondes i llegitimes aspiracions, se veu, des de fa anys agredit, manipulat, invadit i forçat en lo mes intim i propi seu, lligat per força i a arrastrons d’un carro imperialiste, que el vol com a trofeu d’una nova conquista.

La cega indiferencia dels politcs, l’esmussà sensibilitat que demostren per estos valors basics, que son la medula espinal que soste la consciencia i la força d’un poble, van fent covar una colera sorda, que podia molt be pegar un dia un esclafit. Son massa colps constants sobre una mateixa ferida.

Hi ha, hui mes que mai, i cada volta mes, una forta consciencia en el popble de que volen privar-lo de la seua identitat i del seu patrimoni. Privacio consentida, quan no promoguda, per la gran majoria de la classe politica i de l’alta classe social, que ya fa temps ha deixat de parlar valencià, encara que “lo entiende”, pero que no enten res de per que es fa qüestio d’una paraula, d’una lletra o d’un accent, sense vore lo que està en joc realment.

A ells no els brunyen les orelles de sentir cada dia en TVV, per posar un eixemple, “el millò futbòl del mòn”, en les “os” obertes i toves com una pardorgada. Plantarien potser les orelles si algu en el Consell es posara a dir “cada diomingo a València, todo i que muchos no salen, medio millon de personas son a la calle por pasear, el cual es muy adiente”.  I suponc que els cauria la cara de vergonya si des de l’Universitat els repetiren una i mil voltes seriament que aixo es el cult i correcte castella. Igual acabaven creent-ho i consentint-ho.

¿Qué creuen que sentim els valenciaparlants de tota la vida, que amem, i parlem la llengua que havem rebut dels nostres pares, davant de tant abus en nom d’una extranya unitat no mai sentida ni volguda? I mes quan eixe poble nostre, mantingut en l’ignorancia i l’engany durant tants anys, va descobrint a poc a poc que la llengua que parlem els valencians naix en Valencia, es fa en Valencia i arriba en el Regne de Valencia a un cim lliterari, del que molts atres pobles no tenen la sort de poder-se ufanar, i sempre baix el nom de llengua valenciana.

Un motiu suficient per a alçar dret a un poble, l’han tornat, sobre tot els politics i gent politisà, en simbol de rebuig, en pedra al coll de l’autoestima, en jou de subjeccio, en bandera d’esteril divisio  i enfrontament, en tanca i corral de ramt sempre a punt d’estampida, sobre tot quan li acosten el ferro calent d’una marca que no li pertany, ni tampoc reconeix. Tinc l’angoixant sensacio de que els politics no saben lo que fan ni de que es tracta.

Joan Costa i Catala (q.e.p.d.)
                                  El ferro que desperta
                                               Valencia 1998


ANALISIS DE LA LLEGENDA DE LES DONZELLES DE LLEIDA



Autor: Desconocido

o La llegenda:  La versió més antiga d'esta llegenda la trobem en l'obra del català Pere Tomich composta en la segona mitat del sigle XV, en la que en referència a Jaume I exposa: “e en poc temps pres la ciutat de Valencia e la mes part del Regne; e feu poblar la ciutat, de mil dones e fadrines que lo rey feu venir de Leyda e de Urgell, e a totes dona marit dins la ciutat; e apres tot aço lo dit rey feu fer furs e leys ab que la ciutat e lo regne fossen regits”.
o Posteriorment Beuter en 1538 la modifica y pasa a Escolano, quedant el número en tres-centes y diversificant l'origen d'elles.
  •  Els autors posteriors generalment tornen a fixar l'origen de totes les donzelles en Lleida, lo qual és lògic si tenim en conte que els números donats per Escolano no tenen fundament. Per posar un exemple, Escolano diu que el municipi de Sarroca aporte 34 donzelles (casaderes y en edat de procrear), quan està provat que ya en 1585 la seua població no havia de passar de 150 habitants.
o La població de Lleida en el sigle XIII: El geògraf Idrisi en el sigle XII la definix com “ciutat mitjana” en comparació en atres que considera grans.
o En 1585 Cock va fer una descripció molt àmplia de Lleida, atribuintli 1.500 veïns. Lo que suposaria uns 7.500 habitants.
  • Ademés Ubieto per mitjà d'un detallat estudi fixa els límits que per llavors tindria Lleida, arribant a la conclusió  que en el millor dels casos Lleida tindria una població d'uns 4.000 habitants, lo qual és coherent en les estimacions de Cock.
Número de dones disponibles: Una vegá obtinguda la població de Lleida en el moment de la Conquista de València per Jaume I, és necessari obtindre el número de dones que estarien en disposició de ser portades. Per a això Ubieto procedix de la manera següent: 
o Presenta una piràmide poblacional, que lògicament no és la de Lleida  d'aquella època, pero que servix de referència.
  • Prenent una població de 4.000 habitants, obtenim que hi hauria en Lleida unes 440 dones entre 15 y 25 anys y uns 430 hòmens.
  • Conclusió: Fem la combinació que fem, inclús en el cas més extrem, és impossible acceptar que en 1238 hi haguera en Lleida ni mig centenar de dones fadrines disposades a traslladarse a València per a contraure matrimoni.

En tot açò, queda demostrat que aquells que utilisen esta llegenda com base per a argumentar un origen català a Valéncia y a l'idioma valencià, ho fan per dos raons possibles: ignorància supina o tendenciosa manipulació.

ANALFABETOS


Autor: Vicente Giner Boira (q.e.p.d.).

Todos los diputados que han votado en contra de Lengua Valenciana diciendo que es la misma que la catalana, son una partida de analfabetos ignorantes.
Es principio universal de filologia "que nada se puede derivar de lo que no existe ".
Y como la lengua catalana no existia hasta 1326, según demostró el gran investigador Don Antonio Rubio Lluch, nadie puede negar que durante 124 años desde 1238 a 1362 el pueblo valenciano no podia hablar una lengua que aún no habia nacido.
Y eso no hay nadie que lo pueda negar. Por que tanto como admitir que durante 124 años los valencianos estuvieran mudos sin hablar esperando a que se inventaran la lengua catalana y para que no digan que yo me opongo a todo admito que durante esos 124 años en silencio sin hablar y mudos estuvieron las cuatro generaciones de valencianos que en esos años vivieron. Pero nadie me podra hacer creer que durante 124 años en silencio, sin hablar, estuvieran mudas las mujeres valencianas esperando que les crearan su lengua, porque esto es imposible. Toda vez que es contra natura.
Que no me vengan con filólogos comprados por el catalanismo. Yo invoco solamente un texto, el de Don Ramon Menéndez Pidal, quien dijo sin lugar a dudas "es la lengua valenciana la primera lengua Románica literaria de Europa, de cuyos clásicos no solo aprendieron los catalanes, sino los castellanos. ¿Quién se atreve a desmentir a Don Ramon Menéndez Pidal?.
Por eso no podemos admitir la mentira con que se quiere engañar al pueblo y España y recordemos a Unamuno cuando dijo "nada hay más pernicioso que la mentira por todos consentida". No consintamos esta mentira. Luchemos por defender la verdad somos valencianos y hablamos la lengua valenciana, la que usa el pueblo para si mismo, porque son los pueblos los que crean las lenguas y no los filólogos ni traidores.
A luchar sin parar. Como tenemos la razón podemos ir con la cara bien alta orgullosos de ello.

Y eso es lo que debemos hacer y no dejarnos abatir por votaciones de gentes incultas.

AMNESIES D’ ESPANYA.




Autor:
Ferrer.

La serie Memories d’ Espanya de TVE -un conjunt de documentals que preten cada semana mostrar l’ historia de l’ Estat- es un total frau. Per a començar ens parla de l’ historia d’ Espanya fins i tot abans de que esta existira, com si Espanya fora una realitat mes alla del temps i de l’ espai. Aixi veus per eixemple que ibers, romans, al-andalusis o els valencians (quatre pobles que existixen previament al d’ Espanya) no eren ni ibers ni romans ni al–andalusis ni valencians com podriem pensar, sino espanyols encara que no ho saberen ni ells.

En estes falsejadisimes memories es tracta de borrar el Regne de Valencia del passat. S’ oculta qualsevol cosa que puga eclipsar l’ historia de Catalunya i es destaca i exagera qualsevol merit dels comtats precatalans. Per al programa l’ Idioma Valencià i Balear mai existiren (encara que se citen llengües minoritaries com el bable), ni el Sigle d’ Or de les Lletres Valencianes, i autors com
Ausies March i Joanot Martorell escribien en catala, a pesar de que ells mateixos dixaren escrit del seu propi puny i lletra que escribien en Valencià. Molt fort.

L’ expansio cultural, comercial i economica del Regne de Valencia entre 1200 i 1500 no existi mai. La repoblacio es dugue a terme exclusivament per castellans, aragonesos i catalans (sorprenent si tenim en conte que Catalunya no existia i que els comtats precatalans (Barcelona, Girona...) no son lo mateix que Catalunya). En la repoblacio no participaren, segons el programa, gent d’ atres nacions. Que dirien els meus avantpassats escocesos, els del clan Ferrer, que vingueren durant la reconquista i esparciren el seu llinage per tot arreu del païs?

Memories d’ Espanya diu que son els catalans els qui lluiten en Sicilia per a ampliar els territoris de la Confederacio Catalano-Aragonesa (que no Regne d’ Arago). Els aragonesos i valencians que lluitaren alli no conten. Quan el port de Valencia era superior al de Barcelona silenci total, pero es destaca quan es al reves. Ah! Ultima hora! El Llibre del Consolat del Mar es redactà a Barcelona!
Etc., etc., etc. Si despres de tot lo que els valencians hem fet per l’ Estat, estes son les memories d’ Espanya, no vullc ser yo qui forme part d’ ella.

AMENAZAS DE SANCIONES A PROFESORES QUE UTILICEN CASTELLANO



 Autor: Desconocido


Se ha confirmado. La amenaza del Govern de la Generalitat de sancionar a los profesores que utilicen el castellano en los institutos de secundaria empieza a tomar cuerpo. Los comisarios lingüísticos (eufemísticamente llamados asesores lingüísticos) han comenzado a recorrer los institutos para diseñar y recoger el perfil y usos lingüísticos de cada profesor y centro con los que diseñar “El mapa del virus castellano-hablante en Cataluña”. Una vez completado, cada profesor y centro estarán controlados por el centro epidemiológico del Departament d’Ensenyament para ser convenientemente aislados y sancionados.

Un día cualquiera de la semana pasada (no daré nombres para evitar focalizar su ira sobre tal o cual centro), el comisario lingüístico llega al colegio a una hora cómoda de la mañana. Viene desayunado, cambia unas impresiones con la dirección del centro y se aposta en el hall del instituto. No lee, no habla, pero oye y mira mucho y saluda más. Pasas una vez, dos, tres veces. A distintas horas. El inquisidor sigue con la misma actitud. Podría leer El Periódico de Catalunya, su periódico, el periódico del Tripartito; pero no, sigue mirando,saludando, aburriéndose. Así pasa la mañana. En otros centros deambula por pasillos, se aposta en el bar con un mísero cortado. Y espera y toma notas. Ha de comprobar en qué lengua se relacionan los alumnos entre sí, los alumnos con los profesores y los profesores con los profesores. Son los nuevos “secretas”; ¿se acuerdan de aquellos policías sociales que se confundían con los alumnos y controlaban las actividades políticas en las facultades franquistas?

Última hora de clase, la delegada de curso se me acerca y me dice preocupada: “Profe, no el volem perjudicar, però hem d’omplir aquesta enquesta”. Era una hoja donde constaban asignaturas identificativas de los profesores y cuatro apartados donde habían de puntear en qué lengua realizaban cada una de las actividades, en qué proporción y cuál la utilizada para las explicaciones en clase.

No les basta con exigirnos dejar por escrito en nuestro horario en qué lengua damos las clases. Han comprobado la poca fiabilidad de esos datos por el miedo del profesorado castellanohablante a las represalias y han recurrido a la utilización de menores de edad para delatar con su firma a los profesores que dan las clases en castellano. Porque los dos delegados han de firmar, están obligados firmar y responsabilizarse junto al tutor de
la verdad de lo especificado en esas “hojas de delación lingüística”.

Hasta los alumnos huelen la maldad: “Profe, no el volem perjudicar…”¡Pobres alumnos! Allí donde deberían aprender a ser críticos,autónomos, libres y sabios, son utilizados para seleccionar y sancionar a los profesores que hoy representan mejor que nadie esos valores.

¡Malditos seáis! Por perseguir lo mejor de esta tierra: la libertad y utilizar para ello a lo mejor de nosotros mismos, nuestros hijos.

Nos levantaremos contra vosotros como se levantaron otros pueblos contra la opresión de sus dirigentes. No pasaréis a la historia por destruir la Constitución española, sino por ser una fotocopia en catalán de Francisco Franco.

ALMANSA Y LA MENTIRA CATALANA


Ricardo García Moya                                    Diario de Valencia 25 de abril de 2004

La divisa emblemática de los nacionalismos vasco y catalán es la mentira compulsiva. Mienten en la lengua y mien­ten en la historia. Para eso cuentan con esa gran tropa de historiadores ciencia-ficción dedicados a la afanosa tarea de hacer histeria en vez de historia. El fílibusterismo editor, cómplice del delito fal­sario, completa el cuadro.
El 25 de abril es siempre la fecha elegida por los trileros de la historia catalanenca (los Rovireches, los Blocqueros y demás troleros...) para bajar, con sus mesnadas pardas, a insultar a los valencianos y para confundirlos, otra vez más, con el tocomocho de la batalla de Almansa: esa gran mentira que se inventaron los catalanes para enriquecerse a costa de los valencianos que fuimos, por su culpa, las ver­daderas víctimas de tan feno­menal descalabro.
A los valencianos nos gusta celebrar victorias. Al `nazionalismo´ catalán le gusta celebrar derrotas. El Reino de Valencia, victorioso tras la conquista del Rey Jaime I, celebra, con su “9 d´Octubre”, el gran triunfo de los valen­cianos sobre el rey moro. El 25 de abril nos bajan del ‘condadito’ los trileros catalanencos para recordarnos su derrota que arrastró para los valencianos la pérdida de nuestros “FURS” (derechos forales del Reino de Valencia). A la muerte de Carlos II el Hechizado, rey de España, los valencianos perdimos la Gue­rra de la Sucesión (1707) al posicionarnos, por nefasta influencia de los catalanes, a favor del Archiduque Carlos de Austria y contra el here­dero legítimo que era Felipe V el Borbón francés.
La “Gran Alianza de la Ha­ya” entre Inglaterra, Holanda y Austria había declarado la guerra a Francia y, frente a Felipe V que era el titular legítimo del trono español, las potencias europeas nos que­rían imponer su candidato, el Archiduque Carlos de Aus­tria. Cataluña arrastró erró­neamente a los valencianos a posicionarse a favor del Ar­chiduque Carlos y en contra del heredero legítimo, Felipe V.
Tuvo lugar la llamada Guerra de la Sucesión y los valencianos la perdimos: culpa nuestra por posicionar­nos por el candiadto equivo­cado. Evidentemente Felipe V hizo su vendeta que consistió en privar a Valencia de nues­tros fueros mediante el Decreto de Nueva Planta de 1717. Ahora bien, los falsifi­cadores de la historia –histo­riadores, editores y burguesía catalana- mienten y se pre­sentan como las víctimas de esta derrota cuando, pese a ser los mayores culpables, los catalanes fueron los más beneficiados de la derrota. Los realmente dañados fui­mos los valencianos.
El comisariado nazionalista y su “popaganda machine” hace culpable de todos los males acaecidos contra la Cataluña y Valencia del 1700 al famoso “Decreto de nueva Planta” (1716) del Borbón Felipe V. Dicen ellos (falsa­mente) que “Cataluña perdió su personalidad y su lengua fue prohibida”. Pura ficción y falseamiento histórico pues, como decía el historiador catalán Vicens i Vives, no existe en ningún artículo de dicho Decreto la prohibición del uso de los dialectos catala­nes. Lo único que se dice en el Decreto es que las sentencias judiciales deberían de escri­birse en castellano, pero... porque hasta ese momento se habían escrito en latín y por­que, al igual que pasó en Inglaterra, Alemania, y Francia en ese momento, se proclamaron obligatorias las respectivas lenguas naciona­les para las sentencias judi­ciales. Los dialectos catalanes se siguieron usando total­mente.
El famoso historiador cata­lán Vicens i Vives en su famo­so libro: “Aproximación a la Historia de España” nos dice: “Un Decreto de Nueva Planta echó por la borda del pasado el anquilosado régimen de privilegios y fueros de los con­des feudales. Y este desescom­bro benefició insospechada­mente a Cataluña porque le brindó las mismas posibilida­des que a Castilla en el seno de la monarquía común”...
Hasta el mismísimo cate­drático catalán Emíli Giralt dice en su manual de historia: “la Barcelona conquistada (‘por Felipe V´) era una ciudad típicamente medieval y sería difícil de encontrar un ejem­plo tan patético de inmovilismo”... Cataluña se modernizó y creció a costa del hundi­miento del Reino de Valencia pues, al poco del Decreto de Nueva Planta, se canalizó hacia Barcelona el paso de 25.000 hombres camino de la conquista de Sicilia y Cerdeña y esto hizo que se reanimara el comercio, la artesanía de confección y calzado, así como la fabricación de barcos cata­lana.
En 1718, Felipe V para pro­teger la industria catalana, prohibió la importación de tejidos de Asia y China y se empezó entonces el aumento demográfico de Cataluña que pasó de 350.000 habitantes en 1708 a 817.000 habitantes en 1787. Entre 1745 y 1770 y, gracias al comercio ultrama­rino, el puerto de Barcelona alcanzó la primacía en España: no sólo se exporta­ban tejidos y calzados, sino también el vidrio, de Mataró y el papel de Olot. Y fue a Felipe V y al gobierno de Madrid a quien Cataluña le debió el incremento del culti­vo de la viña, la exportación de vinos a América y el creci­miento de las cepas en el Ampurdán y el Penedés ¡que dieron lugar al actual cava!.. con toda su riqueza.
El muy actúal historiador Marcelo Capdeferro dice en su libro “Otra Historia de Cataluña” (pág 371): “Gra­cias a la paz y al orden y a la laboriosidad de todo un pue­blo; y gracias también a la desaparición de unas institu­ciones anacrónicas y oligár­quicas, en menos de medio siglo, se operó un desarrollo impresionante en Cataluña en todos los órdenes”. Y lo mismo opinan, además de Vicens i Vives y Emilio Giralt otros historiadores como Henry Kamen, Antonio Pons, André Laborde y el profesor Tamames.
El problema real lo tuvo Valencia quien, tan mansurrona y soguzgada ella como de costumbre, fue la más marginada y la que más per­dió pues fue esa fecha (1745) cuando el puerto de Valencia y su economía empe­zaron un espectacular declive que se prolongó durante lus­tros. Y es que como nuestro profesor de historia nos decía en clase: “La historia de Cataluña y Valencia, desde siempre, ha sido la historia de dos fieras competidoras y a lo largo de los siglos se ha visto claro que, cuando Barcelona ha subido, Valencia ha bajado. Y viceversa.” El mal económi­co y financiero no le vino a Valencia desde Almansa como los manifesteros fletados desde el Contat, cada 25 de abril, pretenden intoxicarnos. El mal le vino a Valencia –y le sigue viniendo por oleadas-, desde sus vecinos del norte quienes, como de costumbre, hicieron lo indecible por sacar ventajismo y tajada de su situación a costa de los veci­nos del sur –els “ valencianets”-, cuyo desarrollo econó­mico siempre bloquearon y si­guen bloqueando como ahora mismo con el Plan Hidro­lógico y con el AVE. Y siempre con la complicidad de esta vergonzante izquierda socia­lista antivalenciana, cómpli­ce del catalanismo burgués y enemiga del desarrollo de Valencia: ahora los socialistas nos la matarán, llenándola de salmorra y tendremos un Mediterráneo muerto.

Los tontos útiles del pasa­calle manifestero del 25-A son los que siempre traen, desde el norte, el verdadero “mal de Almansa”. Los archivos e his­toriadores catalanes decentes así lo testimonian. Los trileros, mienten. Y los tontos úti­les se lo creen.

VALENCIA: LA VEREDA DEL REINO (II)



Autor: Ricardo de la Cierva
Revista EPOCA  Nún. 25 semana 2-8 de septiembre de 1985.

El Estado, la repoblación, el idioma.

Tres hechos capitales, inmediatos a la Conquista,  debemos considerar antes las pretensiones del pancatalanismo;  tres hechos que se resumen en la aparición,  en el nuevo cristiano de Valencia,  de la Real Senyera, la primera bandera histórica de un reino europeo: el Estado, la repoblación y el idioma.

Como dice el profesor Suárez Fernández, y con él todos los historiadores solventes, “Valencia se incorporó a la Corona de Aragón como miembro de pleno derecho, sin anexionarse a ninguno de los reinos existentes”. Los conquistadores aragoneses exigían  la incorporación de Valencia al Reino de Aragón; y el Rey pensó inicialmente  dota al nuevo reino del fuero aragonés. Jaime I otorgó al nuevo reino un fuero independiente, el de 1240; y ante las protestas aragonesas el Rey Conquistador permitió que las ciudades del nuevo reino escogieran el Fuero de Aragón o de Valencia; sin la menor mención a la legislación catalana.

En segundo lugar, la repoblación. En la “Historia General de España” que dirigí para la Editorial Planeta en 1979/81 (tomo IV) el profesor Ángel Luís Molina hace un detenido estudio sobre la repoblación múltiple del Reino de Valencia,  y con base en las últimas investigaciones deshace la mitología catalanista de la repoblación; por ejemplo, en la zona costera castellonense  predominaron las colonizaciones de origen aragonés,  y no es cierto que las repoblaciones catalanas tuvieran lugar exclusivamente en la costa y las aragonesas en el interior. En todo caso, la repoblación, como la conquista, fue un empeño común de toda la Corona de Aragón, y los nuevos caballeros valencianos tenían clara conciencia  de que estaban creando un Reino nuevo, sin dependencia de ninguna clase respecto d sus reinos de origen. La identidad valenciana es un claro ejemplo de conciencia colectiva desde la misma raíz de la conquista; cualquier atribución catalanista o aragonesista, en sentido contrario no pasa de ser un flagrante anacronismo. La afirmación de la citada obra, atribuida a Ferrán Soldevila, “Les Balears y Valencia foren poblades de catalans (pag.67)” es una torpe simplificación, porque hubo otros pobladores, y porque los pobladores catalanes se sintieron, desde su nueva radicación, plenamente valencianos; la Corona se encargó de poner en su sitio a los nobles aragoneses que pensaban en Valencia como una prolongación feudal.

Y el tercer lugar el delicadísimo problema de la lengua. El Diccionario de la Real Academia Española, ed. 1970, comete una grave impropiedad al definir la lengua valenciana como “variedad de la lengua catalana  que se habla en la mayor parte del Reino de Valencia”. Esto en un disparate. El profesor Dámaso Alonso, director de la Real Academia, corrigió la aberración en unas sonadas declaraciones en las que afirmó que “la lengua valenciana y la catalana están en paridad y al mismo nivel y debe reconocerse una mayor antigüedad a la valenciana ya que sus raíces se hallan más próximas al latín”. Torcuato Luca de Tena en la tercera de ABC de 24-6-1978 dio en la diana al describir la lengua romance que, junto al árabe decadente,  se encontraron los conquistadores en el nuevo reino: “¿Qué lengua se hablaba entre los cristianos durante los cinco siglos de ocupación islámica del Reino de Valencia? ¿Tal vez el árabe? Hasta los niños de las escuelas saben que no es así. Se seguía hablando lo de siempre: un idioma romance, hijo del latín,  con las notables influencias de otros dialectos latinos como el castellano y de otras lenguas cultas como el propio árabe.”

Sanchis Guarner, portavoz del pancatalanismo lingüístico, afirmaba en la Enciclopedia de la Cultura española (V-544) que a la llegada de los cristianos ya  no  había mozárabes en Valencia “porque  la mozarabía valenciana la extinguieron los almorávides en el siglo XII”. No es verdad. El propio Ferrán Soldevila (Historia de España, I, 217) reconoce que Alfonso el Batallador, en pleno siglo XI, encontró en Valencia mozárabes suficientes como para atraerse a muchos a la repoblación del valle del Ebro; y no constan matanzas de mozárabes en Valencia por los almorávides en plena decadencia. No; a raíz de la conquista se crea en Valencia una fecunda  creación cultural valenciana, que llenará la segundo mitad del siglo XIII más los siglos XIV y XV; dentro de la cual incluir en la literatura catalana a Arnau de Vilanova, Eiximenis, Ausias March o Joanot Martorell equivale a llamar extremeños a los gallegos a Juan de Mena y al Marqués de Santillana; es una  broma inter-regional de mal gusto.


Desde niño me mostraban un camino entre Beniel o Orihuela, que visto desde Murcia se llama todavía hoy la “Vereda del Reino”. Una frontera que es un camino; porque el Reino es el Reino de Valencia. Algunos pancatalanistas deberían tratar de comprender que el Reino de Valencia, aunque haga camino de sus fronteras, fue ya definitivamente conquistado en el siglo XIII.