martes, 13 de septiembre de 2016

LOS “MAULETS” FUERON CASTELLANISTAS



Por Ricardo García Moya
Las Provincias 25 de Abril de 1996

   En Cataluña y en plena Guerra de Sucesión, el 11 de mayo de 1710, se celebró la festividad de la patrona del reino en el Monasterio de San Pedro de las Puellas de Barcelona, cantando melodías el coro del Palacio de  la Condesa, siendo maestro el sacerdote Tomás Milans. EI acto tenía su trascendencia, al ser promotores del mismo los doscientos valencianos huidos del reino tras la ocupación de éste por las tropas borbónicas.
   En Barcelona -con paraguas militar de ingleses y portugueses-, los fugitivos de Valencia, Castilla, Aragón y Navarra soñaban con regresar a sus tierras.
   En los años de espera, cada colectivo mantuvo celosamente sus tradiciones, sin integrarse en la cultura catalana.
   Quizá a ello responda que, en Barcelona, los "maulets" valencianos usaran la lengua castellana o española en los actos festivos. La pantomima lingüística de hablar valenciano y que les contestaran en catalán no les placía, por lo que la lengua española era la vehicular para todos. .
   EI mismo archiduque "maulet" Carlos de Austria, en 1712, después de siete años de estar en tierras valencianas y catalanas, siempre se dirigía en castellano a sus súbditos, fueran los Comunes de Barcelona o el humillado Basset.
   Jamás utilizó el valenciano o el catalán en cartas y alocuciones.
   En consecuencia, el 11 de mayo de 1710, por deseo de los "maulets" valencianos, las voces catalanas que componían el coro del Palacio de la Condesa interpretaron en la festividad de la Mare de Deu dels Desamparats una serie de coplas compuestas para la ocasión que, entre líneas, reflejaban el angustioso estado de ánimo en que se encontraban.
   EI tema que rige los cánticos es la añoranza del Reino de Valencia, al sentirse extranjeros en Cataluña:
   "Viendo que en María tienen / su Amparo los valencianos / hoy le buscan en María / porque están desamparados". Las súplicas al poder celestial por estar "en triste y larga ausencia, rendidos, postrados, desterrados" no eran simple retórica.
   La suspicacia catalana hacía difícil la estancia de los "maulets" en Barcelona. Cualquier conversación intranscendente podía suponer cárcel o muerte.
  Así, en el Dietari del Consell Barceloní leemos que el sábado, a 26 de agosto de 1713, "los Concelleres fueron a la prisión a presenciar el juicio de un preso que se Ilama Vicente Martínez, valenciano de nación.
   Fue condenado por espía a cortarle la cabeza, hacerle cuartos, la cabeza puesta en jaula de hiérro, atormentado in capite sociorum y confiscación de bienes".
   Lo que más gustó a los Consellers era la confiscación de bienes, pero el espectáculo del lunes siguiente tampoco lo despreciaron.
  Tal día, después de ser atormentado lentamente, una jaula con la cabeza del valenciano Vicente Martínez adornaba las calles barcelonesas.
   La realidad que ofrecen los documentos "maulets" contradice la propaganda cada 25 de abril por los agentes catalaneros.
   Los "maulets" jamás se preocuparon de defender la lengua valenciana, a la que no consideraban en peligro; pero también es cierto que jamás en la historia del Reino de Valencia se promovió tanto la lengua de Cervantes.
   Los textos del régimen repiten el tópico de la inmersión castellana de la reina Germana, ocultando que fue cosa de niños si se compara con la efectuada por los "maulets".
   Valga  de  ejemplo  que  los "maulets", los auténticos, autorizaron e impulsaron la representación de obras teatrales exclusivamente en castellano en plena Guerra de Sucesión, entre 1705 y 1707, en Valencia.
   EI general Basset y sus compinches asistían complacidos a las comedias y dramas de Calderón, Moréto, Matos Fragoso, Rojas Zorrilla, etc.
   EI colectivo "maulet" -en vísperas de la Batalla de Almansa llenaba  el  corral  de  comedias para presenciar "EI genízaro de Hungría", "Los amantes de Teruel" o "Los tejedores de Segovia"; es decir, obras que ensalzaban la lengua española del Imperio y la grandeza de la dinastía austríaca.
   Igual actuaban los "maulets" catalanes en Barcelona. En 1708, cuando ningún gobierno de Madrid les obligaba a editar obras en español, publicaron los "Anales de Cataluña" en castellano.
  Se trataba de una obra lujosa, editada "oficialmente" y dedicada al "venerado monarca Carlos III de Austria".
  Es curioso que el autor rechazara el autóctono Narcís, firmando la obra como "Narciso Feliu y Farell, caballero de la Orden de Santiago", presumiendo de pertenecer a una orden del reino de Castilla.
  Igual actuaba el Correo Mayor de Valencia, un "maulet" llamado Jacinto Oliver que estaba en 1708 en Barcelona y recibió el título de Caballero de Alcántara -de la orden castellana homóni mapor voluntad del archiduque Carlos III.
   Lo anterior -cantos a la Virgen de los Desamparados o la edición de los "Anales de Cataluña" en castellano contradice el cliché del "maulet" catalanero impuesto en nuestros días por la Universidad,  demostrando  que los infalibles dogmas académicos pueden rozar el  ridículo a poco que se investigue.

  Aunque  esto  no  sucederá mientras tengan  los medios de comunicación social o informativos en sus manos.