martes, 13 de septiembre de 2016

LOS BÁRBAROS DE SUECA


Ricardo García Moya
Diario de Valencia 19 de diciembre de 2004

A hores del rat penat y Nosferata de la Vega, en Alacant plovia a canters. A lo llarc de la nit de Sant Cipriá, enmomiat en llançols almidonats y sinse tancar ulls per la por, ductava d'anar a Sueca (ahon viuen els barbarots, segons el sabi catalá Corominas). A l´alba, com dirien Trillo y Aute, agarrí el cochet y, chino chano, m'acostí als boirosos arrosars. L'ambient fea poriga y aulor a cava catalana o creiller pudent A fosques per la carretera, el vert y roig d'unes llumenetes em cridaven: ¡Vine, blavero, vine y vorás quin calimocho més bo t´engolixes! Yo, valent en la intimitat, fugia per lo que pugueren tindre dins eixos puestos endemoniats (de `daemonium´, no de vendrer moniatos); inclús pasí de llarc davant d´un barot ple de botelletes y pernils, en un lletrer que dia '¡Viva España!´ junt al pencholl de quatre barres ¡Quin cague, mare meua! La veritat es que apleguí a Sueca en pau. Baix del paraigües y chafant charcos, guipava que tot era `normalitzat´. En les llibreries s'oferien cudols catalans com el del Dr Estivill, pera ajudar 'els més petits' (Planeta). Ya en tranquilitat -al vorer que la gent era com mosatros-, entrí en lo bar Gambrinus al costat del Ajuntament. Raere de la barra, unes chicones charraven de dinés y atres asunts del espírit. Yo, tremolanme desde la pancha als quixals, ensomiava trobar a Salma Hayec -peircing en un mugró y gavineta en ma- que voldría chuplarme la sanc o les lleteroles; pero res de res, lo únic que´m chupla la chicota varen ser dos euros per un cafenet en llet y un croisant freí y tinyós. Mentres, afora, ¿ahón s'amagaven els bar­barots de Sueca?
Ironías aparte, visité Sueca el pasado 9 de diciembre. Quería ver a los que el etimólogo Coro­minas llama 'bàrbars' (Dicc. Etimològic i Complementari de la Llengua Catalana, t° VI, p. 813). El adjetivo lo aplica el deslengua­do a los que usamos ordinales fe­meninos apocopados: 'la primer vegá, la sequia segón, la segón casa...'. Insultarnos por poseer recursos morfosintácticos pro­pios del idioma valenciano, no del catalán, es argumento visceral ajeno al metalenguaje. Lo malo es que esta política de palo y za­nahoria da resultado. El ciudada­no, para huir del sambenito de bárbaro, catalaniza la lengua; p.e. `archiu´ es voz valenciana des­de el siglo XIV pero los colabora­cionistas han logrado que en Sue­ca o en la Generalidad de Campspons sólo admitan el catalán tarxiu´. El bar Gambrinus se llama también 'Els Porchets´ pero el dueño lo ha catalanizado como `porxets'. Supongo que la peste de cucarachas catalaneras que infecta Sueca le quemaría el chiringuito si valencianizara la mor­fología. Por si algún día se atre­ven a enfrentarse a estos mato­nes, aquí tienen documentación de esta familia semántica desde los años en que Ausias March ju­gaba al cinc contra u: 'lo porche de Salamó... lo porche davant lo temple... en aquell porche del temple' (Ferrer, St. Vicent: Ser­mons, c. 1400). El fraile usaba 'porchens' (Quaresma, 1413), plural analógico de vergens, cafens, homens, termens, etc. Hui en dia, que dasta els colectius de llesbianes sinse fronteres volen defendre el catalá, mosatros tenim el recort y testimoni de la do­na valenciana més intelectual del sigle XV: 'en lo porchet' (Villena, Isabel de: Vita Christi, 1497). La morfología permaneció hasta la necrosis catalanera actual: 'al porche... li falten fínestres' (BUV Morlá: Ms. 666, c. 1649); 'cuber­ta de la porchada' (A. Col. Pa­triarca, Obres d´Alfara, 30 abril 1650); 'un porchet' (Gil, Vicent: Relació del segón Centenar, 1655); 'les fínestres del porche' (Bib. Nic. Primitiu. Ms. Coloqui de la Mosa de Peyró, sigle XVIII); 'tú, conill de porche' (Burguet: El tío Sinagües, 1882). Cuando en Sueca no reinaba la Gestapo inmersionista, Bernat y Baldoví es­cribía correctamente el sustanti­vo: 'baix los porchets' (Bernat y Baldoví: Un ensayo fet en regla, 1845), La sombra del colabora­cionista Joan Fuster y sus discí­pulos, tan repugnantes como él, convierte a Sueca en ciudad san­ta de la extrema derecha catala­nera. Mentres, ¿qué fa el invicte poble valencia? Lo de sempre: paelletes, mascletaes, morro en terra y cul en pompa.
El agrio Corominas era esteticien documental. Así, en el dic­cionario que insulta a Sueca recoge: 'lo porxo pera entrar les garbes' (DECLLC), en frase de Onofre Pou, catalán que estudió y publicó en Valencia el 'Thesaurus' (a. 1575), con abundante lé­xico valenciano: chufes, cavalls chics, pechina, carchofa, etc. No hay duda de que Pou escribía `porxo´ en catalán (equivalente al valenciano 'porche', de posible étimo mozárabe), pero Coromi­nas miente como si fuera un vul­gar catalaner de Sueca. En el tex­to original de Pou aparece la afri­cada ch que valencianizaba el sustantivo: `lo porcho per entrar les garbes', incluso en la poste­rior edición barcelonesa (Pou: Thesaurus, Barcelona, 1580, f. 58). Volviendo a la barbarie, si los antepasados de las camareras del bar Gambrinus, o mis tata­rabuelos, escogieron libremente el femenino 'la segón' cuando lo requería la frase por eufonía, desgaste fónico o economía mor­fológica ¿qué autoridad tiene Corominas para condenar ca­racterísticas de la lengua valen­ciana? El fascismo expansionista catalán aplaude estas burlas, por lo que tenemos que cortar culturalmente las patas a estos tallarrosos y defender hasta el mínimo morfema, el sufijo más humilde o la interjección más insignificante de nuestro idio­ma vivo.
Los comisarios sólo consideran canónicas las voces, arcaísmos y construcciones que impone Cata­luña. Así, los femeninos 'la pri­mer, la segón' -que no excluyen las formas sin apocopar primera, segona'- las encontramos vivitas y coleando alejadas de Sueca y del siglo XXI, ya que hasta la sardanera Cano certifica su presen­cia en el Llibre del Mostassaf d'Elig, iniciado en 1580 (Cano: LME, págs, 23, 53); siendo aceptadas por barrocos y costumbris­tas: 'la primer rebaixa' (Mas, V: Sermó Cof. S. Vicent, 1755); 'la segón part... la primer nit' (Archiu Mun. Elig. Romans del pleit, 1776); `la segón part' (El Tabalet, 1847); 'la segón amonestació (Coloquí del fadrí, Xátiva, 1857); 'se­gón edició' (La millor rao el trabuc. 1867); 'la primer bofetá' (Arnal: L´agüelo del colomet, 1877); 'la segón intenció' (Escrig: Dicc. 1887); '1a segón consonant' (La Nova Traca, 29/7/1894); `segón edició´(Pensat y Fet, 19/3/1912); ten segón página' (La Traca, 23/8/1913); 'la segón persona´ (Fullana: Gramática, 1915); `la segón' (Millas: El cercadit, 1916); 'la segón vegá' (Peris: Nelo Bacora, 1918); `la segón vegá...´ (Valls: El tío de sa neboda. Alcoy, 1933), En fi, tomaré a Sueca y pendré café en llet en El Porchets, encá que no estiga la bacona Salma Hayet. Per cert, el rótul del carrer Templaris no es­tá, ¡milagrósament!, catalanisat com a 'Templers'. ¡Che, catalamerders de Sueca!, no sigau malfaeners o vos llevarán el plat d'arroset en clóchines y carrancs. Si­gau 1'eixemple del colaboracioniste Fuster (en la pau de Mespantofles estiga) y vos fará un monument Boabdil Campspons.

ú y prefirió depositar la prota­gonista de sus versos sobre el busto del poeta.
Miren esta composción inédita, de un ma­nuscrito valenciano del año 1643, que trata precisamente de la íntima relación entre el poeta y su obra; son significativos los dos últimos versos:

"Perque quant escriu batalles
fan (les Muses) que pense que es valent,
si amors com a mel de sucre
tot melós lo solen fer.
Si pastorils versos fa
pastor que pense ques (sic),
si escriu de furts lo fan lladre
y si de fem, femater"
(Bib. Nacional Madrid; Ms. 3746, f.626)
Escrito de los "Deputats" de la Generali­dad en que aparece el pronombre "nosatros". Es interesante, pues los catalanistas dicen que surgió el siglo pasado, teoría que sería desmontada por este Memorial a Carlos II. Si los diputados lo consideran correcto -aunque no estaba generalizado en la corres­pondencia diplomática-, quiere decir que el pueblo lo utilizaba ampliamente. La fecha exacta es 11 de diciembre de 1696, e incluye a pie de documento la fórmula preceptiva de "Los Elets dels tres Staments" y la firma de "Jusep Orti Secretari".