viernes, 30 de diciembre de 2016

"PAÏSOS CATALANS" UN TERMINO CON MARCADO CARACTER NEOFASCISTA



AUTOR: JAUME DE LA SERRA


(Nomes versio en Castellà · Solo versión en Castellano)


 Llevo algún tiempo intentando obtener una respuesta coherente por parte de algún nacionalista catalán para que explique los argumentos histórico-políticos sobre los que se sostiene el término "Països Catalans" (incluyendo en ellos a la Comunidad Autónoma Valenciana), del que tan abundantemente hacen uso en Cataluña tanto particulares, como estamentos oficiales de índole política o educacional.

 Lo que en un primer momento llama la atención del término es que está en plural y no en singular, "País Catalán", lo cual sería lo más lógico ya que Cataluña solo es una y no varias. Uno no sabe si el término obedece a que Cataluña posee fronteras y aduanas entre sus propias comarcas (producto de un nacionalismo desmedido), o a que el "Pais Catalán" está imbuido de un misticismo y religiosidad exquisita que lo hace coparticipe del misterio de la Santísima Trinidad o Tripartito, con tres reyes de Taifas distintos y un solo "corralito" verdadero. 

 Por lo visto, ni lo uno, ni lo otro.

 Resulta que los señores del "País Catalán" lo que pretenden es hacernos creer que aparte de su "corralito", Cataluña es: "Muchas, Grandes y Libres?". Son muchos años sufriendo la represión franquista en sus carnes como para que a estas alturas no hayan aprendido de cabo a rabo las artes del dictador. Para qué ser buenos si la experiencia en propias carnes les ha demostrado que se llega más lejos siendo un mangante. Para qué conformarse solo con Cataluña si se puede trincar la Comunidad Autónoma Valenciana, la Balear, el Roussillon y el cepillo de la iglesia.

 Como valenciano que soy me centraré en lo que a mí me concierne, no voy a hablar por boca de Balear porque sería una ingerencia inaceptable por mi parte. Así pues, en lo que respecta a la Comunidad Autónoma Valenciana, desde su fundación como "Reino de Valencia" en 1238 por el rey aragonés Jaume I, nunca ha estado políticamente subyugada a Cataluña, sino al contrario, siempre ha sido un reino soberano, independiente y en acasiones enfrentado a los catalanes. El único punto en común con Cataluña era que ambos, junto al Reino de Aragón (y otros territorios), pertenecían a la Corona de Aragón. Pero cada territorio con sus propias leyes, fueros, costumbres, instituciones y lengua. Y por supuesto sin que los catalanes tuvieran ningún grado de privilegio o potestad sobre el resto de miembros de la corona aragonesa, menos aún cuando Valencia poseía rango de reino y Catalunya era una simple referencia a una serie de condados independientes los unos de otros, entre los que el de Barcelona tenía cierta preponderancia sobre el resto (de condados).

 Lengua propia tenía y tiene el pueblo valenciano. Y "Valenciano" es su nombre. Aunque no haya sido reconocida ni por el castellano imperialista represor de antaño y hogaño, ni por los imperialistas normalitzadores catalanes que recién nos llegan camuflados bajo un burdo pellejo de pariente norteño solidario, tratándonos de hacer creer que lengua Valenciana y Catalana son una misma cosa.
 En el fondo y en la superficie los catalanes saben que se trata de dos idiomas diferentes y diferenciados, tanto en orígenes como en evolución. Pero como se parecen tanto...no han podido sustraerse a la tentación de utilizar la manipulación y el engaño lingüístico para tratar de obtener benefícios políticos y económicos.
 Su razonamiento es simple (simplón más bien): "Como el idioma Valenciano tiene similitudes con el Catalán diremos que el Valenciano es dialecto del Catalán; por lo tanto (y aquí aparece la pirueta político-lingüística que les da derecho a trinque) como en la Comunidad Autónoma Valenciana se habla Catalán (variante), los que lo hablan son catalanes y sus tierras son Cataluña".
 La carámbola se ha efectuado. El tocino y la velocidad han sido mezclados y al engendro resultante se lo intenta validar a través de intelectualoides en nómina o con complejo de inferioridad ante la "Gran Cataluña anti-franquista".
 Solo queda maquillar la frase: "La Comunidad Autónoma Valenciana pertenece a Cataluña porque en ella se habla catalán" sustituyendo "Cataluña" por "Països Catalans" (o mejor aún por "Eurorregión"). Así se disimula un poco el intento de robo y atraco a mano armada y se evita que el sector progre-culto-acomplejado valenciano se dé cuenta del timo y continue mordiendo el anzuelo (aunque los hay que lo muerden con gusto y a sabiendas).

 Para el que no haya entendido muy bien por qué es una aberración querer obtener beneficio político a través de factores que son puramente lingüísticos voy a exponer un ejemplo real y muy clarificador, que posee un paralelismo con el caso que nos ocupa, aun sin ser exactamente igual (ya que en el caso valenciano está demostrado que la lengua Valenciana y el Catalán son dos lenguas distintas):

 En Alemania se habla alemán, en Suiza se habla alemán, en Austria se habla alemán, en Holanda se habla holandés, pero clasificable como "dialecto alemán" si utilizamos las premisas (obsoletas) que emplean los catalanes para definir lo que es lengua o dialecto.
 ¿ Qué pensaría o sentiría un Suizo, Austriaco, Holandés si los ciudadanos alemanes o los organismos políticos oficiales alemanes se dedicaran a declarar, publicar y difundir que todos esos territorios son "Paises Alemanes" porque se habla alemán en ellos ?
 ¿ Sería lógico o demandable por Alemania que todos esos paises tuvieran que renunciar a su independencia y colocarse bajo el gobierno de Alemania o aceptar estar englobados bajo la identidad política de "Paises Alemanes", algo con lo que no se identifican, ni desean, simplemente porque hablan un idioma similar al de Alemania ?
 Es evidente que tales pretensiones por parte de Alemania serían consideradas una solemne idiotez, a la par que una insultante bravuconería imperialista, por parte de cualquier estamento político o persona con un poco de sentido común y honestidad.

 Así pues, concurriendo ese mismo tipo de agravios y circunstancias hacia la Comunidad Valenciana por parte de Cataluña (máxime en nuestro caso, donde está plenamente demostrado que el Valenciano es una lengua distinta al Catalán), es de derecho denunciar esta insultante situación y exigir a Cataluña y a todos sus estamentos e instituciones que cejen en su empeño de querer colonizar política y lingüísticamente la Comunidad Autónoma Valenciana. Además de reclamarles que dejen de utilizar el término "Paisos Catalans" por falso y erróneo, o que cuando lo hagan no incluyan en el mismo al histórico Reino de Valencia.