viernes, 30 de diciembre de 2016

“NORMALIZAN” A LA VIRGEN DE LA SAPIENCIA



Por Ricardo García Moya

   Qué sorpresa. Un folleto  sobre la  Universidad de  Valencia mostraba otra  vez la Virgen de la  Sapiencia, la venerable Patrona que Lapiedra suprimió del escudo. En  el  nuevo,  la  imagen aparecía sedente y con el Niño, similar al modelo iconográfico de 1733; aunque faltaban detalles, como el Libro de la Sabiduría y la frase alegórica "Sedes Sapientiae".
  ¿Se habrían atrevido en la Universidad a desafiar a los mandarines que alteran simbologías? Ni de broma. La composición se trataba, simplemente, de otro atentado cultural a la tradición mariana del Reino de Valencia, al habérsele añadido cuatro barras a la figura; de este modo, la joya iconológica  conocida como Virgen de la Sapiencia la "normalizan" en la Virgen de Cuatro Barras (sin  corona, por supuesto). Esta manipulación, es obvio, hunde raíces en el colectivo que quiere integrar  la  Iglesia  valenciana en la catalana.
   Hay guiños estilísticos que cantan la intencionalidad del ideólogo; así, la Virgen de Cuatro Barras recuerda excesivamente al modelo montserratino; huyendo del de la Virgen de la Sapiencia valenciana, que enlazaba antigüedad clásica y renacimiento en una aventura iconológica que apasionaría a Panofsky.
   La  figura prohibida por Lapiedra y sus iconoclastas era la cristianización de Minerva,  pagana  divinidad personificadora del "alma superior", esto es, razón y sabiduría... pero que no exhibía cuatro barras, ¡vaya fallo! y sus alegorías estaban en valenciano o latín.
   EI lamentable escudo representa a una nueva Facultad de la Iglesia, adscrita a la Universìdad Politécnica de Valencia. Por respeto a la institución (y a mis admirados clérigos Guinot, Alminyana, Castell y, especialmente, a mi amigo Fernando arcipreste de Muchamel) no calificaré el entuerto,  pero  ya  es  hora de  que  las  autoridades eclesiásticas  recuerden  a sus  miembros  (los  que brindaron con cava cuando Lapiedra eliminó la Virgen de la Sapiencia) que hay objetivos más  evangélicos que catalanizar el Reino de Valencia.
   Fomentan  el  gamberrismo cultural al sonreír cuando los ultra catalanistas ensucian el cementerio de Burjassot, o roban la Real Señera en la torreta del Campello. Hav mucho místico sardanero en la inmersión. Quizá, la razón de encontrar tanto eclesiástico encargando escudos de cuatro barras, o ensalzando al Institut d'Estudis Catalans, pueda estar en el ocio que padecen. En la época foral no se dio un sólo caso de cura que cayera en la degradación  catalanera,  e incluso componían "versos en lengua valenciana: A la Mare de Deu de la Sapiencia, protectora de aquella Universitat"  (Bib.  Nacional de Madrid. Ms. 3.746, f. 602).
   Cierto es que en la época foral tenían eficaces remedios contra la molicie. Por ejemplo, el desfaenat que encargó el diseño de la Virgen de Cuatro Barras, cuando sufriera tentaciones de volver a pecar contra el Reino de Valencia (en horas nocturnas, después de cebarse en Ca'n Bermell con pelas del pueblo) debiera imitar al franciscano Andrés Margil, el cual, "en las horas más quietas de la noche, abría la sepultura, y poniendo la cabeza dentro de ella, apacentaba el olfato con la hediondez que de los cadáveres salía".
   EI asceta Margil -en su convento de la Corona, cercano al Turia- tenía cementerio a pie de celda, algo que no disponen los redactores de Saò y los ideólogos de la Virgen de Cuatro Barras;  pero -cuando el turbador Belcebú  Pujol  les tiente con  la inmersión- podrían arrearse en los lomos unos "dos mil  açotes  de sangre", como hacía en 1690 la carmelita Mariana Díaz -valenciana de  Oriola- con latiguillos acabados en "rosetas de agudas puntas" confeccionados por ella misma. ( Panegírico. Orihuela, 1705, p. 59).
   Ahora en serio. La supresión de la Virgen de la Sapiencia fue una operación planificada. Valga de ejemplo la actitud de ciertos inmersionistas como Evangelina Rodríguez, la cual, en su libro sobre la Academia de los Nocturnos se le ve el plumero en las eruditas anotaciones sobre el poema dedicado a la "Nuestra Señora de la Sapiencia". Divaga sobre Platón, San Isidoro, el caballo Pegaso y el sursumcorda, pero oculta lo fundamental: que era la Patrona de la Universidad de Valencia (Rodríguez, E.: Actas de la Academia de los Nocturnos, 1988). La panfletaria obra se editó en 1988, en plena cruzada contra la citada Virgen, sufragando gastos la Diputación de Valencia; o sea, el contribuyente.
   No quiero ser alarmista, pero lo de la Virgen  de Cuatro Barras puede ser el inicio de los disparates que preparan los dirigentes bloqueros de la Universidad de Valencia para celebrar el 500 aniversario de la transformación en Estudio General.
   Son pocos, pero controlan todo: enseñanza, Iglesia, secciones culturales de las cajas de ahorro, etcétera.

Las Provincias 16 de Junio de 1996