miércoles, 22 de febrero de 2017

PERIS, CANTINFLAS, BORREGO Y LACREU

 

Autor: Ricardo García Moya
(Articul publicat per Diario de Valencia el 9 de març de 2003

El otro día, el catalanero “Levante” titulaba: “Peris da una lección a Menganito por censurar palabras”. Inconscientemente asocié Peris al dibujante valenciano Alberto Peris que, en los años 50, creó los personaje de “Cantinflas y Cateto”; pero el aleccionador era Joan Francesc Peris, con-jurado de la lnstitució Joan Fuster para “impulsar l’arti-culació dels territoris de parla catalana en els àmbits social, profesional, acadèmic, econò-mic...” (Manifest, 6/5/00). De ahí que el verde diputado Peris toque todos los temas: ecológico, enseñanza, sexuali-dad, estética del IVAM, OTAN, células madres, AVE, defensa del Ebro y, junto a Gorka Knörr, la de Ormazábal, etc.

Sus ponencias sientan cátedra y tienen eco en la prensa científica especializada: Avui, El Racó català, Komunikatuak, boletín del BLOC, diario “Levante”, etc. Con distinto ideario, Cantinflas también era polifacético: dominaba la política (“Si yo fuera diputa-do”); la milicia (“Patrullero 777”); ecología (“El barrende-ro”); pedagogía (“El profe”); y la lingüística (“El analfabe-to”). Buscando comicidad, abría una puerta y pregunta-ba: “¿Se puede compene-trar?”; y es que, para ironizar con el idioma, hace falta domi-narlo. El verde Peris lo intenta con barbarismos: “desenvolu-par, verd, avui, esport…”; pero sólo provoca bostezos y algún rot. Le falta algo, no sé... ¿el bigotito, quizá, de Cantinflas?

Los comisarios llegan al or-gasmo por la supuesta lección léxica de Peris, pero: ¿Com pot donar lliçons qui no sap triar entre veus de la llengua del Reyne de Valencia y la del País Català? Hay matices entre “vert, verd, verde”, siendo valenciana la primera voz; pero Peris usa la catalana “verd” ¡Qué héroe! En fin, para inmunizar a incautos, ahí va una vacuna documental que ni Inmersiomán puede contrarrestar: “canem vert” (B.N.París. Llibre valencià de les herbes. h.1400); “tota vert” (Ferrer, St Vicent, Quar. 1413); “ceti vert” (Inv. Palau Real de Valencia, amort de la Reyna, 1458); “jovens verts e inexperts” (Roig: Espill, 1460); “rama vert” (Martorell: Tirant, 1490); “brot de vert herba» (Gasull: Vida Sta. Magdalena, 1496); “vert comú, viridis” (Pou: Thesaurus, 1575); “llorer vert” (Fiestas Tomás de Villa-nueva, 1620, p.359); “quina color més li agrada? Lo vert” (BUV. Morlá: Ms.666, h. 1649); “el teu dret está molt vert” (Tormo, Bertomeu, 1760); “els gots verts y roigs” (Valencia per sos Reys, 1802); “coll vert” (Rosanes: Misce-lánea, 1864); “verts” (Martí Gadea: Tipos, 1908); “vert, verts” (Dicc. RACV 1997). La voz “verd” no existe en lengua valenciana, aunque la usen salvapatrias catalanas. Los clásicos que escribían “vert”, con oclusiva sorda, conocían el étimo “veridis”, pero usaban el valenciano, no el latín; tam-bién sabían que el femenino y derivados sonorizaban en “verda, verderol...”. Hoy, la AVL excluye del status de ciu-dadano normal (acceso al fun-cionariado, por ejemplo) a quien se atreva a escribir “vert” en valenciano. Todo el poder lingüístico (gracies als inmersiomans: Cipriano, Camps, Tarancón...), está en manos de gente como el verde Peris.

La ecología d’aspardenya de Peris enlaza con los Borrego, especializados en catalanizar fallas. Uno de los hermanos, Pere Borrego, ya es presidente de la “Na Jordana”, que este año la dedica a la “Natura Mare”. La latina natura era un arcaísmo habitual en neo-latinas, figurando en el medie-val Libro de Privilegios de Sevilla o en la prosa de Fray Blas de la Madre de Dios: “hinchazones de la natura ” (Libro de las medicinas. Fili-pinas, año 1611, p.5). Si los Borrego (Pere, Vicent, Carme, etc.), quieren usar el idioma valenciano, habrán oído que sus padres dicen “naturalea”, que es la palabra que nos sin-gulariza y que no fue invento de saineter desfaenat. Para que la comisión de Na Jordana no engañe a inocentes, aquí hay razones: “la naturalea per longuea” (Crón. Jaume I, s. XIII); “naturalea” (Marto-rell: Tirant, 1490); “obres de la naturalea” (Montanyes: Es-pill de ben viure, 1559); “mo-gudes per naturalea” (Disputa de viudes, 1561); “secrets de naturalea” (Const. Universitat de Valencia, 1611); “naturale-es” (Ginart: Reportori dels Furs, 1608); “la naturalea ben cumplida la va fer” (Mulet: Ms. Maciana, h.1643); “sa naturalea está lliure” (Blay: Sermó de la Conquista, 1666); “era per naturalea angel” (Ba-llester: Ramellet, 1667); “¡qué coses la naturalea cría!” (Escalante: Trapatroles, 1895); “naturalea” (DRACV, 1997).

La Na Jordana, en su obse-sión catalanera, regaló dos monyicots a los que llama “g-egants”, despreciando la dife-rencia morfológica entre “ge-gant”, en catalán; y “jagant”, en valenciano. Ya en 1990, uno de los Borrego, (Vicent), pu-blicó un librito catalanero sobre las Fallas; de ahí que no sorprenda la preferencia por “gegant”, corrupción adopta-da por el lEC por haberla utilizado Verdaguer en 1878. De-rivadas del latín “gigas”, se documentan por primera vez como “gigant”, en Eiximenis; y “jagant”, en fray Antoni Ca-nals (h.1390). Enlazaba con la latina “gagante” (DECLLC) y la occitana “jagant”, recono-ciendo Corominas que: “ja-gant es hoy general en el Rei-no de Valencia”. La que no aparece en los clásicos es la “gegant” usada por los Bo-rrego y la AVL; así que, contra el aborregamiento idiomático, tenemos la ayuda de valencia-nos libres: “jagant» (Canals: Trad. De amore, h.1390) “Cristofol, gran jagant” (Au-sias de Sant Johan: Obra a Sant Cristofol, 1498); “los jagants a jugar al borinot” (Mendoça: Fiestas Conv. del Carmen. Valencia, 1622); “jagants y nanos” (Gil: Relació segón Centenar Can. S. Vicent, 1655); “del presumit jagant” (Blay: Sermó de la Conqujsta, 1666) “ajagantats” (Ballester: Ramellet, 1667); “los jagants, nanos, les roques” (Pregó ca-nonizació St. Pere Pasqual, 1674); “jagants, roques” (Re-bollida: Vª Centuria, 1740); “ab estos jagantets” (Mas: Sermó a S. Vicent 1755); “jagant” (DRACV 1997).

Y vosatros, valencianissims (¡ejem!) fallers de Na Jordana: ¿per qué no demaneu als Borrego documentació pare-guda, que demostre que “ge-gant” es valenciá? ¿No vos do-na vergonya defendre la llengua del Nort? L’ampastrá ve de llunt. Consciente o no, Thous y su traducción del Himno al valenciano (en 1934), popularizó el monstrui-to “gegantines”, cuando en idioma valenciano es “jaganti-nes”. Actualmente, los deriva-dos del catalán “gegant” son impuestos por el SALT de So Joseph Lacreu que, com la pallola, ha vuelto a salir en el diario del Moll, delante de una pared desconchada para desta-car su elegancia; con corbatita, chaquetita y gesto de sufrir mucho o tener almorranas. ¡Che, Chusep, en lo que tú vals! ¿Te paguen poquet per el SALT en catalá? Un consell d’admiraor: llevat eixe look que no te favorix gens (pare i-xes Alfredo Landa disfrassat de Luis Eduardo Aute).