lunes, 30 de agosto de 2010

LA GUERRA DE LAS GERMANIAS (XIII)


Document num. 11

Font: Archiu del Regne de Valencia, Real 1408 f. 4.

Valencia 14 de novembre de 1.521 - Carta del virrey des de Valencia a Joan Caro, comunicant-li que s’el mantindra en lo seu carrec de racional pel temps que el resta del trieni per al qual hi havia segut elegit pels Jurats y Consells agermanats.

“Joannis Caro
“Nos don Carlos etc. E per ses Mats.
“Nos don Diego Hurtado de mendoça etc. Jat sia vos amat de les seus prefates Mats. En Joan Caro per los tune asserts jurats, e consell de la present ciutat de Valencia sian stat a vos otorgat, e la dita vra. Eleccio es estada nulla, e nulliter feta per los respectes que a notorio consten, e ats. Anos benvista e los quals no euran aci exprimir. Empero perquant vos dit en Joan Caro que este temps de les perturbacions notories de esta predita Ciutat e Regne de Valencia segons tenim veridiques relacions, e nos encara sabem e per experiencia havem vist. Perço confiants de la rectitut vra. E que continuaren e regiren lo dit ofici de Racional a servici de les dites Mats. Expressament e de certa sia, otorgam, ens plau que regiscan e tingan lo dit offici de Racional per lo temps que resta del trieni, al qual foren elegit en Racional de la Ciutat de Valencia, e per lo dit tempsnovament elegim a vos dit en Joan Caro en Racional per lo dit restant temps del trieni, e nomes ab totes les preminencies prerrogatives, hopnres, salari, e emoluments al dit offici pertanyents devents. Manants ab esta mateixa de la dita certa scia. E expressament per prima e segona inssions e sots incorriment de la ira, e indignacio de ses Mats. E pena de mil florins dor als portantveus de general Gobernadot, e Batle general en este dit Regne, justicies en lo civil, e Criminal, Jurats, e Consell de la dita Ciutat de Valencia e a tots e sengles encara alts officials , e subdits de les dites sues Mats. E als locts. O subrrogats dels dits officials, o los dits officis regents segons els pertanya que a vos dit en Joan Caro, e no atre algu tinguen, reputen, honren, e tracten per Racional de la dita ciutat per lo dir restant temps de lo dit trieni tan solament e no mes, e lo dit offici per vos, e no atre, algu per lo mateix restant temps continuar regint, permeten liberament, e a vos dels dits emoluments. Salari, e drets responguen, o façen respondre. E per res no façan ne donen loch al contrari sia la gracia de les sues Mats. Tenen casa, e les dites penes desigen evitar. Com per les resppectes, consideracions, e causes dessus dites tal sia vra. Determinada voluntat, tota difficultat, contradiccio, consulta, e atres impediments qualsevol cesdants: En testimoni de les quals coses havem manat esser feta e expedita la presnet ab lo Real sagell en lo dors sagellada. Dat en lo Real Palau de Valencia a XIII dies del mes de novembre en lany dela nativitat de nostre Senyor MD vinthiu Don Diego Hurtado de Mendoça “

MOSSARAPS (II)


Font: Origens del Regne de Valencia – Saragossa 1.981 – Antoni Ubieto Arteta – Tom I – pag. 117-134.


El concepte que tanca la paraula “mossarap” es clar i terminant: son gents que practiquen la religio cristana dins d’un mon que oficialment es musulma. No importa ni sa raça, ni sa llengua, ni sa integracio politica. A soles interessa sa religio.
Durant l’Edat Mija espanyola hi hagueren mossaraps, que podien ser de raça hispana, parlar arap o qualsevol atre idioma imaginable, i podien tindre carrecs publics en el mon oficial que els envoltava. En teoria podrien hui cridar mossaraps a quants cristians viuen hui en territoris musulmans, lo mateix que designen coptos ad alguns d’ells.
Quan en 1854 publicá Dozy sa “Historia dels musulmans espanyols” no utilisá la paraula mossarap ni una sola vegá: fon prou que aludira als cristians o a lo mes als cristians que vivien baix domini musulma. Pero els problemes plantejats per algunes poblacions balcaniques, i mes concretament Alsacia i Lorena, durant el sigle passat, cridá l’atencio sobre les “minories” i, llavors, escomençaren els estudis sobre mossaraps, siguent ya classic el de Simonet.
A partir d’aci tenien una doble corrent molt interesant, seguida per filolecs i arabistes. Els filolecs designaren en lo nom de mossaraps a les llengües romaniques parlaes en la peninsula al mateix temps que, l’arap, i introduiren l’equivalencia religio/llengua. Els arabistes es fixaren en el propi valor de la designacio mossarap, per a cridar aixi a soles als practicants religiosos: sabem que es designá en la paraula “aljamia” als idiomes romanics usats entre els musulmans peninsulars.
Extremant les postures, se podrá dir que, per als filolecs, els musulmans parlaven l’arap: els cristians, romanç.
Es aleccionaor vore els tituls d’esta serie d’estudiosos. Els filolecs titulen dialecte hispa-musulman, identificant religio i parla. Els arabistes, en canvi, titulen aixi ses treballs, diferenciant llengua i religio.
L’arabiste Ribera ya denunciá l’aberracio dels filolecs al denominar com a mossaraps als idiomes romanics parlats en l’Espanya musulmana, pero sen s’exit.
El distint sentit donat per filolecs i arabistes ho motiva fonamentalment sa postura cientifica. L’arabiste estudia l’Espanya musulmana -l’Espanya desapareguda- perdedora en fi, despres de la conquista de Granada. El filolec es fixa en l’Espanya musulmana que guanya en la reconquista que naix en el nort. I conforme va eliminant a l’enemic, impon lo seu idioma. Es l’enfrontament Cristia/idiomes derivats del llati front a l’islamisme/llengua arap.
Estes tesis dels guanyaors faran que s’imagine que el castellá haja naixcut en terres de Santander/Burgos; pero poc a poc s’exten en palmito -paralelament a la Reconquista- cap al sur. Es la tesis del Nacionalisme/Castellaniste de Menendez Pidal i ses seguiors. Quant la tal tesis es trasvassava a Orient i Occident, surgiren els respectius nacionalismes que pensaren en un galec/portugues que tambe alvança cap al sur. Es el triumf del “bons” -els que parlen castellá, galec, etc.- caractesitats per sa fe cristiana, front als “roïns” els que parlen l’arap i practiquen l’islam.
Hi ha que afegir que es te que identificar com a mossarap cristia, prescindint de l’idioma que parla. Recordem al famos cadi cordoves que en lo sigle IX a soles sabia parlar en romanç; o a eixos cristians que el mateix sigle hi havien oblidat el cultiu del llati i escribien en arap.

LA SEGUNDA CRUZADA (I)


Autor: Desconocido

Los karajitay se habían apoderado de Balasagun, la capital de los karajaníes, y allí su caudillo Yalu Dash fue proclamado gurkan (kan universal). El sultán selyúcida Sanyar trató de detener la invasión, pero en 1141 fue derrotado por los karajitay, que se adueñaron de la la mayor parte del territorio karajaní. A excepción de en Balasagun, mantuvieron a las dinastías locales, a las que sometieron a vasallaje y les cobraron impuestos.
En Hungría murió el rey Bela II el Ciego, que fue sucedido por su hijo Geza II. También murió el duque de Baviera y margrave de Austria Leopoldo IV, que fue sucedido por su hermano, el conde palatino del Rin Enrique IV, que ahora se convertía en Enrique II de Austria. El condado palatino del Rin pasó a Hermann III de Stahleck, cuya esposa Gertrudis era hermana del Emperador Conrado III y cuya hija Isabel estaba casada con Conrado, hermano de Federico III Barbarroja y sobrino del Emperador.
El rey Esteban I de Inglaterra asedió la ciudad de Lincoln, al norte de Londres, que era partidaria de Matilde, la heredera designada por el difunto rey Enrique I. Roberto de Gloucester acudió en su auxilio con fuerzas más numerosas y más leales que las de Esteban I, con las que obtuvo una victoria y logró incluso capturar al rey. Matilde tuvo entonces la oportunidad de devolverle a Esteban I la galantería que éste tuvo al liberarla cuando fue capturada tres años antes, pero consideró más práctico encarcelarlo y usarlo para negociar. Convenció al hermano de Esteban, el obispo de Winchester, para que hiciera por ella lo que en su día hizo por Esteban: que pusiera a su disposición el tesoro real. Así lo hizo, y Matilde entró en Londres como reina de Inglaterra. Los londinenses no la veían con buenos ojos y, ella, en lugar de ganarlos para su causa, decidió que su deber era castigarlos por el apoyo prestado al usurpador Esteban I. Estableció nuevos impuestos y se negó a dar ninguna garantía de que respetaría las leyes de Eduardo III el Confesor. El resultado fue que los londinenses se alzaron contra ella y la expulsaron antes de que pudiera ser coronada. El obispo de Winchester cambió de bando inmediatamente.
Matilde huyó a Winchester, donde estaban también David I de Escocia y Roberto de Gloucester. Un ejército leal a Esteban I atacó la ciudad. David I y Matilde lograron escapar gracias a la resistencia que ofreció Roberto, el cual terminó siendo capturado. Esto permitió un intercambio de prisioneros: Roberto por Esteban. La guerra civil continuó: la parte occidental del país estaba a favor de Matilde, mientras que la oriental apoyaba a Esteban I.
Mientras tanto, el rey Luis VII de Francia presionó para que uno de sus capellanes fuera nombrado obispo de Bourges en contra de la voluntad de las autoridades eclesiásticas. Esto generó un conflicto que llegó hasta el Papa Inocencio II. El conde Teobaldo IV de Blois y de Champaña decidió apoyar al candidato propuesto por la Iglesia, Pierre de la Châtre. En 1142 el ejército de Luis VII tomó al asalto la fortaleza de Vitry y la incendió, con la mala fortuna de que las llamas se propagaron hasta una iglesia vecina en la que se habían refugiado unas mil trescientas personas, que murieron carbonizadas. Fue un accidente, pero reforzó la posición de Inocencio II, que excomulgó al rey y amenazó incluso con la supresión completa de las funciones eclesiásticas en sus dominios. Esto significaría que los vasallos de Luis VII no recibirían ninguna antención religiosa, con lo que sus almas se condenarían irremisiblemente, lo que pondría sin duda al rey en una situación muy tensa frente a sus súbditos.
Ese año murió Pedro Abelardo, y Eloísa se encargó de organizar su entierro, dejando estipulado que a su muerte sería enterrada junto a él.
También murió el duque Godofredo VII de la Baja Lorena, que fue sucedido por su hijo Godofredo VIII.
El duque de Sajonia y Baviera Enrique X el Soberbio había muerto tres años antes, dejando un hijo de diez años (que, por tanto, ahora tenía trece) conocido como Enrique el León. El heredero reclamó los ducados que el Emperador Germánico Conrado III había arrebatado a su padre. La nobleza había apoyado en su día la decisión de Conrado III porque el duque era peligroso, pero ahora que estaba ya muerto nadie veía con buenos ojos que a un duque se le hubieran quitado sus ducados, ya que podría verse como un mal precedente. Por ello Conrado III tuvo que ceder a las presiones y presionó a su vez a Alberto el Oso para que renunciara al ducado de Sajonia (aunque se quedó una pequeña parte como compensación) y se lo entregara al joven Enrique. Alberto el Oso se volcó de nuevo en la Marca del Norte.
La China de los Song firmó finalmente un tratado de paz con el Imperio Jin por el que se establecía el río Huai como frontera entre ambos estados.
El Emperador Bizantino Juan II se estaba haciendo fuerte en Asia Menor y una vez más atacó Antioquía, cuya reconquista era casi el objetivo de su vida. Parecía que la ciudad iba a caer definitivamente en sus manos, pero durante el asedio Juan II fue herido en una cacería. La herida no era grave, pero se infectó y el Emperador murió en 1143. Le sucedió su hijo Manuel I Comneno, de veinte años. Si su abuelo Alejo había buscado la ayuda de Occidente y su padre Juan la amistad, Manuel I admiraba a Occidente. Vestía como un occidental y participaba en torneos al estilo occidental. Incluso llegó a plantearse unificar la Iglesia bajo las condiciones occidentales. Todo esto le ganó la simpatía de los occidentales y lo hizo impopular entre sus propios súbditos.
También murió Foulques de Anjou, el rey de Jerusalén, que fue sucedido por su hijo Balduino III.
Los venecianos impusieron al dux un consejo de sabios que limitó en parte su autoridad.
El rey Sverker I de Suecia llamó a los cistercienses a su país, que fundaron un primer monasterio en Alvastra, al cual seguirían otros en los próximos años.

SENYAL REAL (VI)


Autor: J. B./ VALENCIA

Como es sabido, la imagen de la Real Señera en pergaminos medievales como el
de 1410 (B.N.París, Ge. B. 8268) testifica la presencia de la franja azul con la
corona y, también, las dos barras de la antigua señal real de Jaime I.
En 1459, cuando era habitual el modelo de cuatro, Jaume Roig citaba los bastones de oro coronados ("Spill"), aludiendo a la corona otorgada por el rey y que -a fines del XIV- ya figuraba sobre las dos barras de la moneda del Reino de Valencia. Símbolo de todos los valencianos.
El museo histórico del Ayuntamiento custodia las Senyeres más queridas por el pueblo. La más antigua data de 1545. La que sale en la procesión cívica, de la que se hicieron cuatro copias, es de 1927.
La Senyera saluda a todos los valencianos desde los edificios oficiales, desde las torres que presidían las antiguas entradas a la ciudad o más recientemente, por poner otro ejemplo, desde los barcos de los equipos de la Copa América, que enarbolaron la bandera valenciana en agradecimiento por el trato recibido durante su estancia en la ciudad.
Pese a la multiplicidad de este símbolo tan valenciano, bonitas historias rodean a las banderas denominadas oficiales, como puede ser antigua Senyera que se custodia en el museo histórico municipal, el facsímil que se saca todos los años en la procesión cívica o las que presiden instituciones de raigambre valenciana, como el Colegio del Arte Mayor de la Seda.
El mejor sitio para empaparse de la historia de la Senyera es el Museo Histórico del Ayuntamiento de Valencia, al menos de forma visual, al ser el lugar donde se guardan tres de las banderas más queridas por los valencianos.
En una preciosa vitrina creada en 1935 por los ebanistas Andrés y Fuster, se custodia la Senyera más antigua que se conserva en Valencia. Data, según algunos documentos municipales, de 1545, y el paso de los años ha hecho mella en ella. Está compuesta por cinco franjas de tejido de oro cosidas a otras rojas de seda. Un listel adornado con piedras preciosas separa la franja azul, donde se sitúa la corona.
Se sabe que sufrió una restauración en 1638, coincidiendo con el cuarto centenario de la conquista de Valencia. Su precario estado (el azul es difícilmente reconocible) hace imposible que salga del museo donde se custodia.
Tras un viaje realizado por la Senyera a Madrid, en 1925, su deterioro preocupó al entonces alcalde de la ciudad, el Marqués de Sotelo, quien ordenó una nueva restauración. Los trabajos fueron llevados a cabo por las hermanas de la Caridad de San Vicente de Paúl. Una vez terminado, la Senyera se colocó en el archivo histórico, de donde no ha vuelto a salir. Con la elaboración de la vitrina, se mejoró su protección, lo que permite que los valencianos aún puedan disfrutarla.

AUSIAS MARCH I RIPOLL

* Gandía (Valencia) 1397
+ Valencia 3 de marzo de 1459





El major poeta valencià de l'Edat Mija, pertany ad una família de la chicoteta noblea. En la seua família destacaren uns atres poetes com Pere, son pare, Jaume, son tio i Arnau, son cosí.
Senyor de Beniarjó, Pardines i Verniça, i falconer major d'Alfons V el Magnànim. En 1419 havia segut ya armat cavaller. A l'any següent participa, a les órdens del rei Alfons, en les expedicions de Córcega i Cerdenya i en 1424 en la empresa dirigida per Frederic de Lluna en Sicília i en el Nort d'Àfrica contra els pirates. Des de llavors viu retirat en Gandia i en Valéncia a la mateixa vegada encara que, no deixa de prendre servicis al rei Magnànim rebent d'este continus honors i privilegis. Per una atra banda, com era duc de Gandia, lo rei de Navarra, al heretar este ducat el príncip Carles de Viana, trava amistat personal i relació lliterària en este poeta.
En 1437 és casa en Isabel Martorell, germana de Joanot Martorell, el famós autor de Tirant lo Blanch. Isabel mor en 1439 i d'ella hereta noves possessions. Contrau segons núpcies en Joana Escorna, de qui enviuda en 1443 i de qui també hereta. Cap de les dos dònes li donen descendència, pero està atestat l'existència de quatre fills bastarts i diverses concubines.
Mos ha deixat 128 poesies. Ausias March te l'honor de ser el primer poeta cult que trenca en la tradició de la lliteratura provençal, sent el valencià la seua llengua lliterària. La seua poesia oferix sistemàticament un anàlisis de lo moral, que és traduïx en una tràgica i angoixosa lluita entre lo bo i lo roïn. Lo mateix declara, en plena consciència, que abandona la tradició dels trobadors per alluntar-se de la veritat.
Ausias March és un poeta de difícil llectura i interpretació. Els seus temens preferits son: lo bo i lo roïn, el pecat i la virtut, el dolor i la mort. És troba influït per Aristóteles, Dante i Petrarca.
En 1539 apareixen impreses per primera volta en Valéncia 46 composicions seues en traducció castellà de Baltasar de Romaní.
En 1555 apareix una atra en Valladolit (En 124 poesies), al cuidat de Joan de Resa, capellà de Felip II.
En 1560 veu la llum en Valéncia la traducció de la primera part de les obres d'Ausias March, degut a Jordi de Montemayor, que fon reimprés en Saragossa en 1562 i en Madrit en 1579. El famós Brocense traduí, entre unes atres, peces del gran poeta valencià.
La seua obra màxima son els "Cants d'Amor".

LOS "MILAGROS" DE PEDRO ROSSELLÓ


Autor: Juan Vanrell Nadal

Creo que a mis lectores les agradará conocer el homenaje póstumo que la Academia de la Lengua Balear tributó el pasado 24 de octubre a su Vice-presidente, Pedro Rosselló Munar. Pedro era persona entrañable y única. Prestigioso abogado palmesano, gran amante de la música y de la poesía. Como miembro de la Academia no tenía parangón. Puedo asegurar que esta Academia sigue por imposición suya:

Efectivamente, el sábado 21 de octubre de 2007 se convocó la Junta Directiva con un solo punto: “Disolució de s’Acadèmi”. Pedro fue el primero en hablar. Con su voz cálida y potente, con su palabra convencida y convincente, se opuso rotundamente a dicha disolución: “Noltros no mos porêm desimà may… Noltros som es caliu (el rescoldo) de sa nostra llengo trepitjada covardement per es nostros politics… Cualca día es joves s’han de donà conta que aquets politics ignorans les y han pres es pel… Llevonses es joves feràn flamada, gràcis a que noltros som estad es séu caliu”. Nos convenció a todos.Todos seguimos.

Imagínense mi asombro desolado cuando el día 14 de enero de 2008 me comunican que Pedro ha muerto. No pude evitarlo, indignado le dije en mi fuero interno: “¡Pedro, esto no se hace; nos embarcas y tú te vas!”. Pero con el tiempo he ido descubriendo que Pedro sigue con nosotros de una forma especial. Esta presencia la llamo LOS “MILAGROS” DE PEDRO:

1.- Todos los políticos mallorquines -derecha e izquierda- adoran embelesados al becerro de oro pancatalanista. Es su “ars triunfandi” y, sobre todo, su “ars mamandi”. Hasta los que alardean de ser más mallorquines que nadie (Estarás, Rotger, Palou y demás obtusa cúpula pepera de las islas) proclaman ufanos que el mallorquín no existe, sólo es catalán… Pero, hete aquí, que en Pascua de 2008 D. Carlos Delgado Truyols, alcalde de Calvià, a toda plana en El Mundo/Día de Baleares (01-04-08, pág.30) desenmascara la mentira y la impostura política de que la lengua balear es obra de Cataluña. Este “manifiesto” indignó a los suyos y molestó a los contrarios, hasta el punto de recibir amenazas de muerte. Lejos de desanimarse, el Alcalde de Calvià, en la Pascua última insiste y vuelve a dar otro aldabonazo. En un nuevo manifiesto a toda plana, publicado en EL MUNDO/Día de Baleares dice digna y valientemente a Mariano Rajoy que hay que dejarse de “AMBIGÜEDADES CALCULADAS”, si el PP quiere recobrar la credibilidad en Baleares. ¿Han pensado en la cantidad de valor, de dignidad y de honradez política que conlleva esta postura?... Antes, nadie, nadie, nadie del mundo de la política había demostrado tanta hidalguía mallorquina. A Carlos Delgado no le ha importado la ira gallega del Sr. Rajoy, porque antepone la VERDAD de Mallorca y el SERVICIO a Mallorca antes que las prebendas políticas que los Jefes dan a sus aduladores… Seguro que el espíritu arrollador de Pedro ha propiciado la valentía arrolladora del Alcalde de Calvià.

2.- El pueblo mallorquín es pacífico hasta el absurdo. Pasa de todo, hasta del robo escandaloso que los políticos hacen de sus más sagradas señas de identidad… Hete ahí que el Círculo Balear, capitaneado por el bravo Jorge Campos, harto de las disposiciones aberrantes de un hexapartito nefasto, que gobierna en perpetua adoración pancatalanista, organizó una manifestación de protesta. ¡Oh milagro! Unas 30 mil personas recorren Palma, de Cort a Pl. España, proclamando a voz en grito que son españoles y mallorquines, ¡NO CATALANES!...3.- El verano de 2008 recibí una llamada sorprendente. D.Baltasar Pomar Ramis requería mi ayuda y autorización para poder publicar en un libro, “EN DEFENSA DE LA LENGUA BALEAR”, unos artículos míos que tenía recopilados junto a los de Antonio Alemany y otros. Me dijo que, en vez de ir de crucero, destinaría su montante a la edición de dicho libro para regalarlo a instituciones públicas y bibliotecas municipales, como así hizo en el pasado mes de enero. Gustosísimo se lo prologué.4.- La Academia se ha reanimado con nuevos miembros, émulos del entusiasmo de Pedro: Ignàci Martí, joven técnico en electrónica que trabaja ilusionado en la preparación de una página web. El citado Baltasar Pomar, con una dedicación ejemplar. Nicolàu Arcas, abogado como Pedro, que me recuerda su empuje y coraje. Jaume Homar, gran valedor del léxico mallorquín , de una sensatez admirable. Por unanimidad aprobamos su iniciativa de establecer “EL DÍA DE LA LENGUA BALEAR”. El primero será en octubre de 2010.5.- Hay otros “milagritos”: El joven estudiante, Marc, que quiso asistir al acto del homenaje para poder comprobar por sí mismo quién dice la verdad sobre nuestra lengua. Si sus profesores pancatalanistas o la Academia. La juventud comienza a reaccionar… El inesperado y apreciadísimo “PREMIO LEALTAD 2009” que en brillante y solemne acto me concedió el Grup d’Acció Valencianista el 29 de mayo último. Sigue emocionándome la razón por la que se me concedió: “El Sr. Vanrell defiende la lengua valenciana con la misma valentía con que defiende la lengua balear”.Ante estas y otras cosas, increíbles e impensables hace dos años, saco la conclusión personal de que el espíritu luchador de Pedro sigue con nosotros. Por esto terminé mi intervención en el acto de su homenaje: “¡¡¡GRÀCIS, Pedro, per lo bon y gran mallorquí que vares essê en vida!!! ¡¡¡GRÀCIS per lo bon y gran mallorquí que seguexes sent después de mort!!!”.Como siempre, el GAV -¡admirable GRUP!- quiso estar presente en el homenaje a Pedro. Envió unas sentidas y bellas palabras de adhesión, que “s’Acadèmi” agradece muy sinceramente.Creo que en Mallorca la juventud comienza a pensar… Unida al empuje admirable de la valenciana, podremos “reconquistar” lo que siempre ha sido “valencià” en Valencia y “baléà” en Mallorca, Menorca e Ibiza.

viernes, 27 de agosto de 2010

INJUSTA SUPLANTACIÓN DE NUESTRA TRADICIÓN TOPONÍMICA BALEAR, POR LA LENGUA CATALANA (I)


Autor: Josep Antoni Ripoll Fe
Palma de Mallorca

Las mil veces injusta “normalización lingüística”, aplicada al pueblo balear, impone injusto desprecio a todo “lo nuestro”: nuestra tradición, nuestra solera isleña y sobre todo nuestra querida lengua balear. Así vemos que nuestro Santuario de Lluch con ch final, como siempre lo habíamos escrito, símbolo y refugio de la espiritualidad y devoción Mariana mallorquina, está catalanizado hasta tal punto que antes de llegar a los pies de nuestra Moreneta, nuestro corazón se queda estremecido, teniendo la sensación de que nos hallamos en Cataluña y no “a ca nòstra”. Con la mayor insensatez hieren lo más profundo de nuestros sentimientos redactando todo cartel en catalán, así como los rezos, misas y cánticos, mientras alguien se frota las manos al ver cómo el pueblo asume todos los caprichos de un egoísmo invasor, atropellándolo todo en nuestra bendita tierra. ¡Con qué indiferencia vendemos o regalamos en Baleares lo más sagrado y entrañable que pueda poseer un pueblo!
Ya no es Ntra Sra de Lluch (con ch final), como lo escribíamos desde hace siglos, sino Ntra Sra de Lluc (con c final) o sea Ntra Sra de Lucas, pues según la gramática mallorquina de J.J. Amengual de 1835 y su Diccionario Mallorquín Castellano Latín (joya que todos deberíamos tener), en su página 278 dice: Lluc = masc. nomb. prop. de varón, Lucas.
Lluch con ch final significa lugar cerca de la ribera de un río o de un valle o montaña o de la costa, acepción mucho más razonable para nuestro Santuario que la de Lucas, lo que constituye un verdadero desatino
Lluchmayor (lugar mayor) que durante largos años se llamó también Llummayor o sea luz mayor, con una antorcha encendida en su escudo, han sido despreciadas ambas acepciones, para llamarlo Llucmajor o sea Lucas mayor.
Lluch Alcari dependiente de Deyá, que en árabe significa Alquería de la Costa, del Valle etc. nos lo convierte el catalanismo en Lluc Alcari, que traducimos por la cursi acepción de Alquería de Lucas
Recordemos que siempre habíamos escrito Binisalem con una sola s, nombre árabe que significa hijo de Salem. Con igual instinto destructivo le fue aplicada la gramática catalana convirtiéndolo en Binissalem con dos eses, sonido de ese.
Aníbal tenía un hermano llamado Magón, nombre cartaginés que con el tiempo se convirtió en Mahón. Lo que dice llamarse “normalización” catalanista le quita la h y la n, convirtiéndolo en Mao, nombre de pila en China. (recordemos a Mao Tse Tung).
Otra cruel vejación la sufre Cala Ratjada que es el nombre de una preciosa Cala seguida de un nombre de pez muy común en Baleares. Pues bien. La han convertido en Cala Rajada o sea una Cala que se ha rajado.
En cuanto a Deyá, que en árabe significa Cortijo se ha sustituido la y por i siguiendo normas gramaticales catalanas, despreciando nuestra tradición y origen toponímico árabe.
Igual sentido destructor se ha aplicado a otros pueblos, cambiando nuestra ortografía por la catalana. Citemos algunos ejemplos: nuestro Bañalbufar ha sido sustituído por Banyalbufar, Buñola por Bunyola, Cañamel por Canyamel, Portals Veys por Portals Vells. San Llorens por Sant Llorenç etc. etc.
Esta campaña catalanizadora de nuestro sagrado suelo, es una maniobra en vistas a borrar nuestra historia. Todos conocemos perfectamente el histórico paso de fenicios, cartagineses, romanos, árabes etc. por nuestra tierra, de cuyo paso dejaron testimonio de su cultura y nombres de pueblos, principalmente los árabes que además respetaron nuestra lengua y nuestra religión. El catalanismo desprecia nuestro pasado al objeto de hacer creer a futura generaciones que, al ostentar nuestros pueblos nombres catalanes, fueron ellos que dominaron o pasaron por estas Islas. Jamás han dominado ni nos han dejado cultura alguna. Nuestra cultura es mucho más antigua que la suya. Recordemos que nuestro sabio mallorquín Ramón Llull nacido en Palma de Mallorca en 1235, ya impartía cultura universal en Miramar de Valldemosa y en Randa, cuando aún no existía Cataluña, ni literatura alguna catalana. Recordemos también que D. Torcuato Luca de Tena, en el Diario El Día de 22.09.1985 dijo que “La noción de catalanismo como madre de las Baleares, es falsa históricamente. Las manifestaciones culturales baleáricas y valencianas, son muy anteriores al catalán.” También el Académico de las Lenguas inglesas Robert Graves dice en su libro Por qué vivo en Mallorca que: “Los mallorquines hablan una lengua tan antigua como el inglés y más pura que el catalán o el provenzal, sus parientes más cercanos.”
Te das cuenta pueblo balear de la traición y del volcán que late astutamente bajo nuestros pies? Rehusemos cuanto contribuye a destruir nuestros valores lingüísticos, culturales e históricos. Baleares siempre fue de España.

VICENTE BLASCO IBAÑEZ (IV)


BIOGRAFÍA BREVE - Valencia (29-1-1867), + Menton (Francia) (28-1-1928)

Datos basados en el libro “Vicente Blasco Ibáñez”, biografía escrita por D. José L. León Roca
Vicente Blasco Ibañez nació en Valencia, el 29 de enero de 1867. Sus padres, procedentes de Aragón, poseían un pequeño comercio de ultramarinos en las proximidades del Mercado Central. Cursó estudios en Valencia y en 1888 se licenció en derecho por esa Universidad. Desde muy joven sintió su vocación literaria, colaborando en distintas publicaciones, algunas de ellas fundadas por él mismo, y escribió diversas obras literarias. Simultaneó su vocación literaria con su activismo político, participando activamente en las movilizaciones estudiantiles de la época.
En 1887 se publica el periódico federal La Revolución, cuya dirección fue atribuida a Blasco Ibáñez. Ese mismo año publica su primer libro, Fantasías. Al año siguiente obtiene un premio en los Juegos Florales por su Biografía de don Hugo de Moncada, y es nombrado vocal de la Junta Directiva de Lo Rat Penat. En 1889 funda el semanario La Bandera Federal, órgano de expresión del republicanismo federal.
En 1890 tuvo que huir a París a consecuencia de la manifestación que promovió contra Cánovas del Castillo, conociendo a los principales impulsores del naturalismo en la literatura francesa. Tras regresar a Valencia en 1891 participó como Mantenedor en los Juegos Florales, y fue designado Presidente del Consejo en la Asamblea Regional del partido Federal. Ese mismo año contrae matrimonio con Dª María Blasco del Cacho.
En 1892 publica su novela La araña negra, desarrollando una frenética actividad política, al año siguiente publica su obra París, donde reúne los artículos escritos durante su exilio. Nace su primer hijo varón Mario, y se publica su novela Viva la República.
En 1894 participa en los disturbios con motivo de la partida desde Valencia de una peregrinación a Roma. Blasco marcha a Barcelona y a su regreso en encarcelado. Se publica su Historia de la Revolución Española, y se estrena su obra teatral El Juez. Esa misma noche fallece su madre. El 12 de noviembre de 1894 se publica el primer número del diario El Pueblo, fundado y dirigido por Blasco Ibáñez. En ese primer número se adjunta como folletín la novela Arroz y Tartana. El Pueblo será denunciado en numerosas ocasiones por el contenido de los artículos que publica. En 1895 nace su hija Libertad y en mayo viaja a Argel. En septiembre Blasco ingresa en la cárcel de San Gregorio por su artículo En pleno absolutismo. En noviembre empieza a editarse su novela Flor de Mayo.
En 1896, tras ser elegido Presidente del Consejo Federal, toma parte en Madrid en la Asamblea del Partido Federal. En marzo se celebra en Valencia un mitin para protestar por la Guerra de Cuba, hubo altercados y se proclamó el estado de sitio. Blasco debe huir a Italia. Nace su segundo hijo varón, Julio César.En agosto de 1896 El Pueblo publica el primer artículo de una violenta campaña contra la guerra de Cuba Que vayan todos: pobres y ricos. Blasco es detenido y condenado a dos años de prisión. Se publica su obra Cuentos valencianos. En marzo de 1897 se le conmuta la pena de prisión por la de destierro, por lo que marcha a Madrid, desde donde continúa escribiendo para El Pueblo. En Madrid entra en contacto con Rodrigo Soriano, quien publica en El Imparcial un artículo elogioso para Blasco Ibáñez. En septiembre regresa a Valencia, amnistiado.

BIOGRAFIA DE DON JOSE MARIA GUINOT GALAN (FILOLEC I LLINGÜISTE) (III)


Autor: Gonzalo Romero Casaña
President de l´ Associacio Cultural Cardona i Vives de Castello
Vicepresident de la Federacio Coordinadora
d´Entitats Culturals del Regne de Valencia

El seu nou desti serà en un poble situat en el cor de la Serra d’Espada Ahin, pero en la condicio de que encara que Ahin se trovara prop d’Artana no estiguera sempre en el seu poble. En Ahin Don Jose Maria es va a integrar com a un mes del poble, la gent el volia, jugava en els chiquets a la “chomba”, era amic de tots els jovens , va tindre alli la primera radio del poble´la gent anava a escoltar-la i alguns dien que lo que havia alli dins eren dimonis puix no havien vist mai cap aparato de radio. Eren temps de la Republica i un dia acudiren a visitar-lo uns amics de Castello de ideologia republicana, un d’ells era el Sr. Segarra Bernat que va ser tinent d’alcalde republicà de l’epoca i que tenia la intencio de fer-lo beninfet de Lledo cosa que Don Jose Maria no va voler aceptar puix llimitava molt lo que eren les seues ilusions, encara que li oferiala possibilitat de una vida a monto mes facil de que la que portava. Un dia els amos d’arros SOS d’Algemesi que eren estiuejants al poble portaren un aparato fabulos de radio i en la iglesia possaren la misa de Bethoven que va durar dos hores, fou un exit, enterant-se els d’Eslida i demanant estos permis al obispat per a poder fer la misa tambe en radio, els contestaren que no que aixo estava prohivit, com dia ans a Don Jose Maria el tenien per modern per tota esta serie de coses. Don Jose Maria en aquells dificils temps era vollgut per tots independentment de la seua ideologia, anava un dumenge al cassino dels radicals i un atre als partidaris d’Azaña , ell volia estar en tota la gent, en els homens del poble encara que d’estos hi havia poquets puix la majoria anaven de temporà a la sega o a França a la vendimia. Un dia van apareixer en el poble en propaganda electoral els republicans de Castello un espardenyer que despres va ser diptutat els encapsalava, es ficaren davant de la iglesia diguent que no havia Deu que Deu era el sol, Don Jose Maria eixint al carrer va replicar-los i allo acabà com el “Ball de Torrent”, encara que al rato estaven tots junts al cassino dels radicals prenent un café la mar d’amics. La gent tenia por de que a Don Jose Maria li passara algo, pero ell se sentia protegit per les amistats republicanes que tenia en Castello, este fet fou comentari de l’epoca en tota la contornà. Estant en Ahin va fer el bachillerat per lliure en el Institut Lluis Vives de Valencia i la carrera de mestre tambe en la capital del Reine. Quan va acavar de fer la carrera de magisteri s’en va anar a Barcelona, la despedida d’Ahin fou trista pero a la vegada molt gratificant al vore que tot lo poble va eixir a dir-li adeu en lo cor a la ma.
Don Jose Maria se va emportar a Barcelona als seus germans per a que estudiaren en la “Normal”, tots al seu conter, pero conm ell diu eren espabilats i ells se van valdre per a acabar les carreres, mes avant ell i els seus germans representaren als estaments de l’epoca. Com en els escolapios de Barcelona necessitaven un mestre, i en les odes religioses d’entonces tenien prohibit l’ensenyança , Don Jose Maria fou el mestre dela chiquets de parvuls, recorda com se adrepenien cantant algunes lliçons com “ la puerta que uno abre debe cerrala inmediatamente”, Don Jose Maria fea al mateix temps Filosofia i Lletres Seccio de Romaniques en la Universitat de Barcelona, de dia treballava en les escoles i per les nits assistia a les classes. Van eixir en aixo unes oposicions a professor en l’escola de Santa Maria del Mar, una parroquia de Barcelona, Don Jose Maria se va presentar i alli va exercir fins que va arrivar la Guerra.
El 18 de Juliol el va pillar en Barcelona, fent de professor, en aquells lluntants dies, alla a on havia un capella totes les seues pertenencies eren saquejades i si el capella era trovat, la seua sort era la de caure fusellat, se destapaven les tumbes de les monges, horrors moltos d’horrors que porten les Guerres entre germans.Don Jose Maria se va llevar la sotana i va estar amagat com a paisa en la vivenda del costat de sa casa, estant alli van anar abuscar-lo a sa casa, i encara que van trovar part de les seues pertenencies no el trovaren ad ell. Ell va decidir que s’en tenia que anar , que tenia que fugir, i no per el porter que encara sent com era de la CNT, el va ajudar i el va amagar.

PRAT DE LA RIBA: NARCISISMO Y VICTIMISMO


Por Pío Moa

Pío Moa publicará próximamente un nuevo libro, titulado Los nacionalismos catalán y vasco en la historia de España, como adelanto editorial del cual, Libertad Digital ofrece esta semana la duodécima entrega. El libro aparecerá en Ediciones Encuentro, el mismo sello que publicó su trilogía sobre la segunda república y los orígenes de la guerra civil española.

El tono del nacionalismo se manifestaba en editoriales como éste, de La veu de Catalunya del 24 enero de 1898, titulado “¡Pobre Cataluña!”, en que, sacando partido de unas graves inundaciones en Rosellón, Cataluña y Valencia, “como si el cielo quisiera hacer a las tierras de lengua catalana objeto de un castigo terriblemente significativo”, se preguntaba dramáticamente: “¿Qué pecados han cometido los pobres catalanes?”. Pobres no sólo por víctimas de incontables males históricos y ahora de las lluvias, sino porque la prosperidad regional tenía mucho de engañosa: “desde fuera, Cataluña es rica. En Cataluña se trabaja; y de Cataluña van a Madrid riadas de dineros. Pero a quien ve Cataluña por dentro, se le rompe el corazón: los restos que dejan aquí las riadas de dineros que van a Madrid los llenan de lágrimas. ¡Cuántos cientos de propietarios lloran mirando las tierras que no pueden cultivar porque han de enviar a Madrid los escasos medios que podían destinarles! (…) La industria, única cosa por ahora atendida por el gobierno, paga culpas de éste, debiendo arrinconar en los almacenes piezas que antes iban a los mercados de las colonias hoy en rebeldía, y en parte medio estropeadas (…) Mirar al porvenir daría escalofríos si no tuviésemos confianza en que (…) se aclarará el buen sentido y reaccionarán las energías prácticas de la raza”. Cataluña era rica no con España y gracias a ella, sino a pesar de ella.

Pero los catalanes, lamentablemente, no acababan de ver esa obviedad, debido a “las desgracias morales que anulan a nuestro temperamento y nos rebajan ante quien nos observa”. Ahí radicaba el significativo castigo de Dios por los “pecados” de Cataluña, de los cuales “he aquí uno, de los más gruesos: haberse dejado esclavizar la voluntad y desposeer de la administración de los medios de buscar el bien y rehuir el mal”. Si tan insufrible esclavitud fuese abolida, y los catalanes cobraran plena conciencia de su superioridad, como exigían los nacionalistas, males como el de las riadas serían prevenidos o superados fácilmente.

La explicación racial dio mucho juego por aquellos años. Percatados de la superioridad catalana, revelada con claridad en su pujanza económica —a la que los nacionalistas no habían contribuido nada—, debían encontrarle una base material, física, en la raza, según la moda extendida entonces por casi toda Europa.

Desgraciadamente, los catalanes corrientes no difieren en su aspecto físico de los demás españoles, pero ello no fue óbice para persistentes intentos de diferenciación. Así, el doctor Robert, un médico y político que hacia finales del siglo se pasó al nacionalismo, centró sus esfuerzos diferenciadores en la medición de cráneos, encontrando ahí la prueba tangible de la peculiaridad catalana con respecto a “Castilla”. A los sarcasmos que sus hallazgos provocaban en Madrid y en la misma Barcelona, respondía el entusiasta Rovira i Virgili: “El doctor Robert, en su conferencia, se limitó a hacer un estudio rigurosamente científico” Y concluía, muy razonable: “Si en el noreste de la península predomina un tipo craneano diferenciado, los catalanes no vamos a deformarnos el cráneo en aras de la unidad española”. Habría sido el colmo de la complacencia con el centralismo, desde luego. O bien contraatacaba “No se nos tolera a nosotros hablar de raza catalana (nadie se lo impedía) y se celebra mientras tanto (…) esa reciente, artificial y envarada Fiesta de la raza”, en referencia al 12 de octubre, aniversario del descubrimiento de América, conmemoración de la que deseaban desvincular, con gesto despectivo, a los catalanes.

Un personaje típico de la época fue el escritor Pompeu Gener, para quien la raza catalana, “fuerte e inteligente”, había tenido escaso contacto con los musulmanes, siéndole por eso ajena la pereza propia de otras razas peninsulares. Por entonces se divulgaban en los círculos intelectuales españoles las ideas nietzscheanas, que combinaban bastante bien con las racistas. Según Gener, los catalanes superaban al resto de los españoles, pero se sentían inferiores a los europeos del norte, a causa de los siglos de dominación castellana, y también de la actividad comercial, señal de inferioridad heredada de los fenicios y otros semitas, y “así esa función que constituye el fondo del pueblo judaico pasó a constituir el suyo (el catalán). El escaso fondo de semitismo que hubiera en el pueblo catalán triunfó del Ario y se sobrepuso”.

Bajo las exaltaciones, arrebatos e imprecaciones del nacionalismo catalán asoma a menudo una actitud forzada. Exhortaciones como ésta, muy posterior, pueden dar una idea: “Catalán, por mucho que te cueste, algún día tendrás que ser insensible, duro y vengativo. Si no sientes la venganza —la venganza depurada del odio, que restablezca el equilibrio roto—, si no sientes la misión de castigar, estás perdido para siempre. No lo olvides —confían en tu falta de memoria—. No te enternezcas —confían en tu sentimentalismo fácil—. No te apiades —confían en tu compasión ellos, los verdugos.” O bien: “No hay progreso en el derecho si no hay violencia. El derecho de las minorías podrá progresar mientras haya violencia (…) La apelación al sentimiento es inútil: hay que apelar al interés”. Apelaciones que toman un cariz cómico al provenir de un intelectual burgués y en general poco extremista, Joan Estelrich (1)*. Sin embargo sería un error creer que sólo las convicciones sinceras mueven a las personas. A veces lo hacen más todavía las insinceras, por la compulsión de mantener la postura.

Las ideas de Prat dieron al nacionalismo catalán una proyección distinta del vasco, pese a sus similitudes de base. El plan de Arana consistía en el aislamiento para salvaguardar la preciada raza vasca de toda contaminación; el de Prat, en asegurar la soberanía catalana en interacción, o más bien dirección sobre el resto de España, e incluso con proyección ejemplarizante hacia el resto del mundo. En lo sucesivo, el nacionalismo catalán padecería la atracción contradictoria de tres focos de interés: un particularismo catalán, en el fondo separatista; la influencia sobre el conjunto de España; y el expansionismo hacia los que llamaba “países catalanes” (denominación que éstos, es decir, Valencia y Baleares no aceptaban), no estando claro si Cataluña debía limitarse a la región de ese nombre, o debería abarcar a todo el levante peninsular.

En las versiones nacionalistas, la historia de Vasconia y la de Cataluña quedaban en poca cosa, como una especie de oscura e indiferenciada “intrahistoria”, por usar la expresión de Unamuno, una vez marginadas de la historia general de la nación cuya influencia y legado se manifestaba en su expansión cultural por otras veinte naciones, y en su presencia en gran parte del mundo. Al condenar esta realidad, los nacionalistas despojaban a vascos y catalanes de su parte, a cambio de confusas idealizaciones de pasados remotos o de promesas de portentos futuros.

Otra incoherencia chocante de aquellos nacionalismos consistía en que, al exaltar sin límites las virtudes de sus paisanos, llamándoles a rebelarse contra la supuesta sumisión a una “raza” tan netamente inferior como la castellana o la española, los pintaban como efectivamente inferiores, por haber aceptado tan prolongada “esclavitud”. Más deprimente resultaba que, pese a todas las encendidas prédicas y denuncias, los vascos y catalanes persistieran en no percatarse de tan insoportable opresión ni de su propia y completa superioridad sobre los demás españoles, fuera de las rencillas y rivalidades regionales de siempre (2)*.
Irónicamente, las versiones nacionalistas implicaban la descalificación de los vascos y catalanes reales e históricos como traidores o serviles durante generaciones y siglos enteros, como lo bastante estúpidos para no entender la radical oposición de sus esencias e intereses con los intereses y esencias españoles. En verdad, cabría dudar de la posibilidad de regeneración de unas gentes tan largamente complacidas en su propia servidumbre. En todo caso, sacarlos de tales abismos de abyección exigiría auténticos mesías, hombres de una altura ética e intelectual muy fuera de lo común, y una persona escéptica podía albergar alguna duda sobre si Arana, Prat u otros líderes nacionalistas cumplían realmente tal exigencia.

Salta a la vista que, en el fondo, ni Prat ni Arana se apoyaban realmente en una tradición ni en una historia catalana o vasca, tan deleznables desde su propio punto de vista. Su base auténtica consistía en la promesa de un resplandeciente futuro, en que los vascos y catalanes, redimidos por las ideas nacionalistas, y libres de los causantes de sus males, desplegarían unas cualidades fantásticas, (aun si difíciles de creer, vistos los largos precedentes históricos). De ahí, también, que la crítica a sus interpretaciones históricas apenas les haya hecho nunca mella, para desesperación de quienes han tomado tales interpretaciones por bases de su doctrina, creyendo poder tirar ésta abajo al mostrar sus puntos débiles. La clave radicaba, insistamos, en su proyecto de futuro.

Tales ideas proyectaban sobre el pasado y el presente una mentalidad victimista, arma de doble filo, pues si por una parte fomentaba el rencor hacia los culpables designados de las desdichas reales o imaginarias, por otra generaba amargura y desencanto. Cambó lo observó pronto. Aquellas prédicas eran “una pura exaltación lírica de las virtudes del pueblo catalán y de las glorias de su historia y un desprecio constante del Estado español y de las glorias y virtudes de Castilla. Me di cuenta de que esa propaganda destinada a convencer a los catalanes de sus propios méritos los tenía que llevar, por el contrario, a la convicción de que un hado inexorable los perseguía, y que todas sus empresas, hasta las más justas y mejor preparadas y conducidas, estaban condenadas al fracaso”.

(1)* Véanse estas expresiones de Josep Pla, él mismo muy pratista, refiriéndose al nacionalismo de izquierda: “En este país hay una manera cómoda de llevar una vida suave, tranquila y regalada: consiste en afiliarse al extremismo (…) En todo el mundo, las posiciones extremas de la política se mantienen por la gente más abnegada, más idealista, más romántica. En nuestra casa, el cercado extremista está poblado de escépticos, individualistas, pedantes y despistados”. En otra ocasión escribió: “A muchos catalanes les interesa Cataluña, pero no creen en ella. Les pasa exactamente lo contrario que con la religión y la otra vida: creen en ello, pero no les interesa”. O bien: “El catalán, genéricamente hablando, tiende al estado agradabilísimo de ser víctima”. Sustituyendo “catalán” o “catalanes” por “nacionalistas”, las frases cobran, quizá, más sentido. (Luis Bonada, Diccionari d´idees planianes, en La Vanguardia, 7-3-1997)

(2)* Pero existía una tradición en Vascongadas, una corriente con pretensiones de superioridad. De origen eclesiástico, como expone M. Azurmendi en Y se limpie aquella tierra.

ALS TRAÏDORS ,VENUTS , MENTIROSOS , DIFAMAORS Y CALUMNIAORS


per Miquel Carbonell Roig

U dels pijors mals que patix el poble valencià es el de de l’ignorancia y la confusio. Si els valencians no forem un poble de meninfots y s’haguerem preocupat de coneixer un poc lo que ha segut nostra historia, nostra llengua, en fi, lo que conforma nostra cultura, no mos passaria lo que mos està passant,en el que el triunfo de la mentira s’impon poc a poc sobre la realitat dels fets y de les coses. Si en la relacio entre els humans y el seu intercanvit d’idees no existix el compromis de dir a cada cosa pel se nom, al final acabarem com els animals en els que la força fisica s’impondra sobre la de les idees. Confondre e incitar, son manifestacions tipiques de la mentira. La mentira, a falta de raons valides pera expondre, compensa sa deficiencia en la demagogia de buscar partidaris que l’apoyen en les seues veus, y aixo es lo que ha fet y ve fent constantment, ixe catalaniste que des de un servidor de la Generalitat Valenciana y amagantse com els covarts en l’anonimat de seudonims com: SORT, SCULLY, MULDER, MARCH, O VISCA LA GENERALITAT, entre atres, es dedica en total impunitat, a difamar y calumniar en el FORO DEL PALLETER ,a ixe gran patriota valencià que li diuen JOAN GARCIA SENTANDREU, per defendre simplement les idees valencianistes que du dins d’ell. Sabem que aixo no agrà gens als catalanistes y com estos, no troven arguments pera rebatrelo, tenen que recurrir a la mentira, a la difamacio y a la calumnia. Ya coneixen ixe vell dit popular “calumnnia que algo queda”. Per aixo l’han tachat de renegat, de fasciste y de castellaniste Este calumniaor anonim es un gran desconeixeor de Joan Garcia Sentandreu. Qui coneix a Joan Garcia Sentandreu sap que es persona que no renegarà may dels seus principis ideologics. ¿De qué ha renegat Joan en l’actuacio realisà contra els enemics de Valencia, al recurrir per via judicial contra el nomenament de Calpe y atres Academics de la A V LL? Quan l’acusen de fasciste, durien explicar en qué consistix el fascisme per als catalanistes, perque el fascisme correpon a atra epoca y lloc totalment superats. M’ha sorpres l’acusacio de castellaniste, perque has d’hara sempre l’havien acussat d’espanyoliste; pero observe que el sector o moviment nazional catalaniste de Valencia, vist l’atac frontal que els imperialistes catalans lliderats per Maragall y Carod Rovira volen plantejar contra la Constitucio Espanyola, han canviat l’estrategia en nostre Reine, perque no es el moment de mantindre varios fronts agüerts y no interesa que els valencians catalanistes mostren sa clara tendencia antiespanyolista, perque els valencians podriem tindre l’apoyo dels atres pobles d’Espanya en contra dels catalans y entonces seria contraproduent pera la consecucio del fi de sa ideologia que es la creacio d’ixa entelequia que ells anomenen com a Païssos Catalans. La millor forma de coneixer a les persones es per la seua obra, les seues realisacions. Yo he conegut a Joan Garcia Sentandre en el mon del valencianisme , que es en el que yo me he menejat tota ma vida y per tant, de lo unic que puc donar fe, es del seu valencianisme. De la seua obra valencianista podrien escriures varios llibres. Yo soles vos en vaig a recomanar u, escrit per ell, precissament, que es titula : LES CLAUS DEL PACTE DE LA LLENGUA. Moltes son les persones que podrien corroborar la valenciania de Joan y moltissimes mes, les que sense sabero, han participat de l’accio mes gran que s’ha fet en Valencia per la defensa de la llengua valenciana. La manifestacio del 13 de juny de 1997 fon un exit, perque este gran patriota que es Joan Garcia Sentandreu va saber dirigir y menejar els fils, pera que el poble valencià, responent a la seua cridà, es tirara al carrer, a defendre ixe llegat llingüistic, que mos han transmitit nostres pares y que els partits politics valencians venuts al catalanisme,, pretenen canviarmos, amparats ara, en l’engany y la mentira de la A V LL.. Joan: que no t’amilanen els traïdors , venuts, mentirosos, difamaors y calumniaors.
Saps que m’has tingut y me tindras sempre al teu costat, en la brega per la defensa del millor tesor que tenim els valencians: NOSTRA VOLLGUDA LLENGUA VALENCIANA. AVANT. EL NOU VALENCIANISME CONFIA EN TU.

MOSATROS DIGUEM ¡NO!


Els Jurats de la Societat de Filologia Valenciana volem manifestar al Govern de la Generalitat i a tot el Poble Valencià que, davant la flagrant illegalitat que supon l’inconstitucional modificacio de l’Estatut d’Autonomia de la Comunitat Valenciana, per mig del subterfugi de l’aprovacio en caracter prescriptiu de l’informe de l’Academia Valenciana de la Llengua, convertida inopinadament, en la maxima complicitat del Govern valencià, en institucio llegislativa, a on es proclama de forma arbitraria i capciosa l’identitat llingüistica entre l’idioma valencià i el subdialecte barceloni normatiu, normativisat per l’Institut d’Estudis Catalans, pera les autonomies de Catalunya i de les Balears, que:

Mosatros ¡Diguem No!: A l’imperialisme llingüistic i cultural del partits pancatalanistes -CiU i ERC- i dels seus cooperaors necessaris PPCV-PSPV-EU.

Mosatros ¡Diguem No!: Al fascisme que supon la modificacio de l’Estatut d’Autonomia de la Comunitat Valenciana, de forma antidemocratica, per mig d’una Academia al servici d’interessos politics i economics antivalencians.
Mosatros ¡Diguem No!: A l’etnocidi de la cultura propia del Poble Valencià, a canvi de pactes de governabilitat entre del govern central espanyol i partits imperialistes i independentistes catalans.

I, en conseqüencia, demaném, a tots els valencians que es movilisen en defensa de la seua identitat colectiva, de la seua personalitat com a poble, i dels seus drets colectius.

Fem una crida a la desobediencia civil a qualsevol directriu llingüistica provinent de l’Academia de la Valenciana de la Llengua i del Govern de la Generalitat Valenciana.

Demanem el processament, per causa de prevaricacio, i l’inhabilitacio de tots i cada u dels academics que votaren a favor del citat informe prescriptiu anticonstitucional.

Exigim la dimissio immediata, per manifesta indignitat, del Sr. Francisco Camps, president que hauria d’haver segut de tots els valencians.

Solicitem de tots els valencians que eixercixquen el seu dret constitucional a l’exigencia democratica de la responsabilitat politica als partits co-autors de la violacio juridica de l’Estatut d’Autonomia de la Comunitat Valenciana (PP-PSOE-IU) i la seua censura en les urnes.
MOSATROS DIGUEM
¡SÍ A LA LLENGUA VALENCIANA!
¡SÍ A L’ESTATUT D’AUTONOMIA!
¡SÍ A LA DEMOCRACIA!

martes, 24 de agosto de 2010

NACIONALISMO CATALAN. UNA GRAN FARSA (VII)


Autor: Michel Braveheart
Depósito Legal: PM-1405-2002

OPORTUNISMO CATALÁN

A lo largo de la Edad Media, las Curias Reales o Consejos de Gobierno, fueron poco a poco adquiriendo el nombre de Cortes, que significa séquito, debido a que no tenían un lugar fijo de reunión, pues se convocaban a donde se encontrara el Rey.

Las Cortes estaban constituidas por tres estamentos, que eran: el Militar, el Eclesiástico y el Real (formado éste por los síndicos (1) de las ciudades más importantes). Es decir, que las Cortes estaban formadas y por ende representaban, únicamente a la oligarquía. El pueblo llano, es decir, los artesanos, los comer-ciantes, los campesinos, los menestrales y el bajo clero (curas) que constituían el 95% de la población, no estaban representados en las Cortes.

Y fueron precisamente las Cortes catalanas, las que siempre arrancaron exenciones y libertades a los Monarcas a cambio de ayuda monetaria y pertrechos. Exenciones y libertades que nunca fueron en beneficio del pueblo catalán, sino de sus señores feudales (que también eran catalanes).
Así tenemos que, (2) reunidas las Cortes del reino de Aragón en 1228 en la catedral de Barcelona, Jaime I propone ir a conquistar el reino de Mallorca, para lo cual pidió a los catalanes ayuda monetaria, quienes le ofrecieron cobrar nuevamente el tributo llamado “bovaje”, (obsequio que se le hacía a los reyes al inicio de su reinado), a cambio de prometerles el Rey tierras y dignidades a todos los que colaboraran en la empresa. (Es decir que quien pagó la ida a Mallorca fue el pueblo catalán, pero quien se benefició fue la oligarquía catalana).

Pedro III de Aragón, que fue el fundador de las Cortes Catalanas, jurídicamente hablando, ni se acordó de ellas en los primeros siete años de su reinado, pues hasta que en 1283 no se vio acuciado por el peso de su excomunión (debido al incumplimiento del testamento de su padre D. Jaime I, y arrebatar por la fuerza de las armas el reino de Mallorca a su hermano D. Jaime II de Mallorca), al ser desposeído de sus estados por el Papa Martín IV, ofreciéndolos a cualquier príncipe cristiano que los quisiera conquistar, no las convocó. Las dichas Cortes le concedieron ayuda en hombres y dinero, a cambio, de que él (Pedro III) y sus sucesores, se obligaran a convocar Cortes Catalanas una vez al año, dentro de las fronteras de su región; así como que las Constituciones Generales que concediera el Rey, deberían de ser aprobadas por mayoría. (Una prueba más de que Cataluña no era un estado, y menos un estado independiente). Y otras muchas de los estamentos noble y eclesiástico, que, aprovechando la coyuntura, se hicieron reconocer privilegios e inmunidades privativas, así como prerrogativas financieras (3). De resultas de lo cual fueron suprimidos a los nobles catalanes y cuerpo clerical, todos los impuestos creados en los últimos veinte años, así como los tributos de la sal y el bovaje.

Debido a la conquista de Sicilia, Pedro III pasó por graves apuros ante la carencia de medios, por lo que pidió ayuda material en 1284 a las Cortes Catalanas, las cuales se lo concedieron a cambio de más concesiones, que pueden considerarse como el inicio de la legislación pactada.

(4) Alfonso III de Aragón, en las Cortes de Monzón (1.289) éstas le conceden un préstamo especial a devolver en tres años. Y en contrapartida a esta concesión, el rey aceptó y aprobó, que ninguna proposición regia que contuviese cosa contra privilegio general o especial, ni contra costumbres generales o especiales de algún lugar, no fuese aceptada o dada por válida.

Fernando I Trastámara, a finales de 1412 convocó Cortes Catalanas, las cuales se aprovecharon que éste era desconocedor de la idiosincrasia catalana, logrando arrancar una serie de concesiones, entre las que había la de que la familia real no estaría exenta del pago de contribuciones (derechos y arbitrios). Así mismo, Fernando I dio un gran impulso a la Diputación General, concediéndole (5) una constitución determinando la composición y elección de los rectores “del General” (que así se nombraba a la Diputación y que con el tiempo pasó a denominarse “Generalitat”), confirmando sus capítulos y ordenanzas. Al mismo tiempo Fernando I aceptó la creación de la Real Audiencia, con la cual la monarquía se desprendía del Poder Judicial en Cataluña.

A cambio, las Cortes le concedieron dinero para continuar la guerra contra Jaime, Conde de Urgel (nieto de Isabel I de Mallorca, hija de JaimeIII de Mallorca), el cual se sublevó contra Fernando I en el lugar de Balaguer.

Valga todo lo antedicho, como muestra palpable que razón hay para haber titulado este capítulo tal y como se ha hecho, pues pudiéramos continuar largamente hasta llegar a nuestros días (1.999) en que se critica en todo el orbe español, el oportunismo que ejerce D. Jorge Pujol, Presidente de la “Generalitat” de Cataluña sobre los distintos Presidentes del Gobierno Español. Y sin embargo, no debería de extrañarnos, pues de casta le viene al galgo, ya que, como hemos visto, las cotas sociales y de autonomía jurídico – políticas que ha conseguido Cataluña a lo largo de su historia, han sido siempre gracias al oportunismo desarrollado por sus dirigentes.

(Escribo Jorge Pujol y no Jordi Pujol, primero, porque así se escribe en español, y segundo, en fiel imitación de los nacional – catalanistas, los cuales a S.M. D. Juan Carlos, por ejemplo, lo inscriben por doquier como Joan Carles, no respetando la verdadera grafía de su nombre; claro que, si éso lo hacen ellos está bien hecho, si lo hacen otros con ellos entonces somos tildados de fascistas anticatalanistas. Cosa que a mi no me afecta lo más mínimo viniendo de quien viene. )

1. Síndico, palabra procedente del Balear "s'indicàt" , y que significa “el indicado”.
2. Otra Historia de Cataluña. Marcelo Capdeferro.
3. Historia de Cataluña. Ferrán Soldevila.
4. Otra Historia de Cataluña. Marcelo Capdeferro.
5. Els Trastamares. Vicens Vives.

OTRA HISTORIA DE CATALUÑA (III)


Autor: Ricardo de la Cierva - 1985

Un libro desmitificador que restablece muchas verdades

El principado
de Gerona

El Compromiso de Caspe llevó a la Corona de Aragón a la dinastía castellana de los Trastamara en la figura de ese político genial que se llamó don Fernando de Antequera. La historiografía romántica fustigó al Compromiso como si hubiera sido negativo para Cataluña, y habló de iniquidad. No tal, Jaime Vicens Vives, el gran historiador catalán del siglo XX lo dice taxativamente: “En Caspe no hubo ninguna iniquidad, porque la proclamación de Fernando era la única salida posible al problema planteado.” Y allí se designó “al candidato mas universalmente aceptado por la diversas estructuras de los países de la Corona de Aragón”.

Precisamente la dinastía castellana introdujo en la Corona de Aragón la costumbre de atribuir al heredero al título de príncipe de Gerona. El año pasado, 1.984, se produjo una cierta polémica cuando una propuesta catalana para reconocer el título de príncipe de Gerona en la persona del príncipe de Asturias don Felipe, encontró, según se dijo, algunas dificultades en la Casa Real. Si fue así, tales dificultades no parecen infundadas. En efecto, don Fernando I de Aragón, hijo de Juan I de Castilla y hermano del primer príncipe de Asturias, concedió el ducado de Gerona a su hijo primogénito, Alfonso, y elevó la dignidad a Principado. Pero los jurados o regidores de la ciudad de Gerona se opusieron a esta concesión, que no se creó oficialmente hasta el 19 de febrero de 1.416.

Como el rey Fernando I murió el 3 de abril siguiente, el infante don Alfonso, que subió al trono como Alfonso V (El Magnánimo) fue príncipe de Gerona durante cuarenta y cuatro días. Inmediatamente el título cayó en desuso durante cuarenta y cinco años. Entonces aparece en algunos documentos atribuido al príncipe heredero Fernando (pronto Fernando el Católico). Ostentaron el título los hijos de Fernando e Isabel, los infantes Isabel, Juan y Juana. La conclusión de Capdeferro es durísima.

“La historia confirma que el título de príncipe de Gerona no solo no fue apreciado en Cataluña (ni siquiera en Gerona) sino que fue prácticamente desconocido y según las épocas incluso oficialmente rechazado y olvidado, por no decir desaparecido. En el resto de España fue generalmente desconocido- No tuvo notoriedad ni incidencia alguna digna de mención. De todo lo cual se infiere que carece de interés histórico”.

SECA DE VALENCIA (Ceca de Valencia):


Casa o taller a on es llaurá la moneda, que en Valencia va rebre tambe lo nom de Casa Real de la Moneda. La Ciutat de Valencia, des de sa fundacio romana, tingue moneda propia, no faltant-li en ninguna de ses civilisacions historiques numerari propi en que atendre el desenroll de s’economia, ses necessitats i les de tot lo Regne que encapsalava.

En el sigle II, any 616 de la fundacio de Roma, segons el text de Livio i en opinio general any 138 a. C. la Seca de Valencia, acunyá valors de bronze, siguent colonia en lo nom de Valencia i esculpint en el revers de ses ases i semises la cornucopia i raigs, d’abolenc classic, alegoria de la produccio de sa terra.

Posteriorment a l’epoca imperial, l’antiquissima Sagunt Arse acunyava a nom de Tiberio, en lo cap de l’emperaor i la proa de la nau, com en l’epoca anterior; bronze tambe en ases i semises; i al S. del Regne de Valencia, la colonia Iulia Illicitana Augusta la batia en els ultims anys d’August i durant Tiberio, gravant en els revers signes legionaris, temple tertastilo, com en Carthago Nova, aras, aguilas i figures de togats. Les ciutats de Valencia i Sagunt posseiren seques al llarc dels regnats i dominacions de Gundemaro, Sisubuto i Suintila (610-612-621-631), escribints tots ells ses noms en la grafia romana de Valencia i Sagunt. Tingue seca tambe Valencia quant dos esclaus, Mobarek i Mothaffir (o Modofar), en l’any 1013 acunyaven argent; i pronte el regne amiri de Balansiyah (Valencia), tindrá sobirans propis com Al-Mansur o de Toledo baix Yahya I Al-Mamun Ben Ismail (1043-1075) i Yahya II Al-Qadir Ben Ismail Ben Al-Mamun (1074-1090); i sols en argent durant l’asedi del Cit, seca llavors tambe en independencia de les tambe musulmanes de Tortosa (1039-1959), Alpont (Albont) (1030-1092) i Denia (1039-1075).

Tras l’efimer estat cidiá, que en 1098 restaurá el bisbat valenti, i en 1102 hi hague de capitular davant la nova dominacio, l’almoravit, (almoravists) tres ciutats del Regne de Valencia tingueren seca propia: Valencia , Xativa i Denia, de les que en els regnats de Yusuf Ben Texufin (1087-1106) i Ali Ben Yusuf (1106-1142) ixqueren abundants dinars que pregonaven la potencia economica de la zona; com despres Valencia i Murcia, baix Muhamad Ibn ‘Abd Allah Ibn Sa’d Ibn Mardanis (Rey Llop) (1147-1171), continuava llaurant morabatins lupins, en els que mantenien inmovilisaes les fronteres del Regne que traspassaren tras reiterats esforços els Reis d’Arago (1170), hasda caure baix un nou poder musulma, el dels almohades, que acunyá les famoses dobles, cridaes per ells mazmutins, en rigor, semidobles morisques i en lo Regne de Valencia mazmodins, que coexistiren en abundant argent, en peces cuadraes, a nom del Mahdi en el periodo 1171-1229, en els ultims anys ho faria Abu Zeyan Ben Caad Ben Mardanis, descendent del Rei Llop, quant la pressio cristiana aplegava als mateixs murs de la Ciutat (1238) siguent Xativa l’ultima seca musulmana del Regne durant el critic regnat de Almotavakil Ben Hud (1224-1237) i d’Abu Beker Muhamad Alwatsek Ben Muhamad (1237).

Els conquistaors cristians trobaren en ple curs monedes mores i cristianes, com eren els mazmodins judificies, melgaresos, jaquesos, torneses, morabatins, alfonsins, genovesos, marsellesos i atres que anaven a coexistir en la nova moneda creá per Jaume I El Conquistaor en 1274, el quinzet de Valencia, diner de vello, unic valor propi del Regne admitit sen s’excepcio en tot ell, moneda que seria no sols per a Valencia sino tambe per a Mallorca. Per a s’acunyacio Jaume I organisá una seca, quin emplaçamanet es desconegut, encara que sens dubte estigue dins de l’interior de la ciutat mora, hasda llavors de iure i despres de facto, alli a on s’alçava sobre l’administracio musulmana la cristiana. Durant llarcs anys foren els “quinzets de Valencia” l’unica moneda propia i circulant en lo Regne, hasda que en 1369 Pere II de Valencia El Cerimonios, ordená acunyar el flori d’or, de carácter internacional, besó del de Florencia, lo seu inspiraor; i conseqüencia de la politica monetaria d’aquell monarca fon l’instalacio d’una seca, en funcionaris, tecnics i administratius que estigueren baix la directa autoritat del Rei. L’acunyacio de la moneda d’or es fea mediant arrendament de la mateixa a distintes persones; es coneixen els noms d’aquells arrendataris; Pere Blau, Pere Dez Vall, Jaume Marmany, Bernat Ferrer i, des de llavors, qualsevol que fora el lloc de l’instalacio, la seca fon una dependencia del baile general de Valencia, com magistrat que representava a la facenda i administracio del Rei.

Els moneders de la nova seca invocaren els privilegis d’atres mes antigues, formant-se aixi un cos de normes que els favoria en distintes excepcions i gracies.

A partir de llavors el Colege de la Seca era un organisme acreditat en la ciutat; ses membres estaven baix la direccion de dos alcaldes, u pels moneders, atre pels obrers i tots baix la jurisdiccio del Mestre de la Seca, com est organisme es trobava baix la direccio del Baile General. Des d’eixe moment no deixaren de fer-se llabres monetaries en la Ciutat de Valencia durant el regim foral i encara despres d’ell. La Seca estigue en diferents llocs, cases llogaes, o a vegaes les propies del mestre, aixi en lo carrer que va de Roters al Carme; en lo carrer de Calatrava, en lo que es cridá carrer de la Seca, proxim a Sant Marti i atres.

Documentacio de l’Archiu del Regne de Valencia ha permitit contemplar aquell funcionament. Hi havia en la Ceca una dependencia per a la contratacio de monedes, compra de metals per a amonedar, peces extrangeres o no per a destinar-le’s a fondre-le’s, recepcio de metals en les corresponents balances; la fundicio, a on s-obtenia els riels i cospels; atra dependencia era la d’obridors de cunyos, entalls, a on els entallaors obrien les matrius, verdaders artistes escultors quins noms son coneguts, com el famos Pere Berneç, a qui el Rei Pere II de Valencia, El Cerimonios, cridá “fidelis argentarius noster”.

En atre lloc es procedia a l’ensaig de les peces que eixien de la fundicio “casa de l’ensaig”, en una taula es pesaven, en atra dependencia es procedia al blanqueig del metal, o emblanquicio, tasca de tornar-li el color propi, d’argent u or, despres d’haver eixit dels cresols de fundicio; despres es calfaven els cospels per a rebre el colp del cunyo, acunyacio que es fea a martell, en un cunyo fix en un pilo i atre movil sostingut per la ma de l’operari, cridats pilo i trosell respectivament; posteriormente s’ensayaven les peces ya acunyaes i una d’elles es guardava com a testimoni de la llei i pes de les mateixes; ad este proces possaven fi les deslliurances, o lliurances que fea el Mestre de la Seca, en lo que ya entraven en circulacio. En la Seca hi havia aixi mateix la “casa de la fornall, casa de l’entall, de les balances, i de l’escrivá” que portava rigurasament la verificacio de les operaciones.

Els documents establixen que es fan “tocs d’or”, quantes marques hi havien, quantes balances, com es dividia el marc de Valencia, tant d’or com d’argent; inventaris de 1465 descriuen pormenorisadament quant hi havia en la Seca “els cinc de la casa de l’ensaig”, els de la fornal, les de la fundicio, aixi com lo que hi havia en l’estudi o departament de la contratacio de la moneda, en una documentacio considerá com la mes pormenorisá d’Espanya.

Font: Gran Enciclopedia de la Regio Valenciana – Valencia 1972 – Tom. X, pags. 259-260

SENYAL REAL (V)


Autor: J. B./ VALENCIA

Olvidando fariseísmos inhe¬rentes a la militancia en el PC y 'algú que atre desunglat, capat o desorellat" al matrimonio Alberti les debemos mucho, desde su literatura a la defensa de los tesoros del Museo del Prado, De formación humanística envi¬diable, María Teresa León conocía el valor simbólico de la Real Señera valenciana, de ahí que participara en su izamiento en el castillo de Ibiza, No obs¬tante, algún coleóptero catalanero dirá, en octubre de 2003, que la descripción no alude a la corona ni al azul, por lo que aclararemos el asunto: "Me¬moria de la melancolía" es una autobiografía escrita en el exi¬lio argentino, donde la niebla del tiempo borra perfiles y disi¬pa vivencias. Lo advierte la autora en la primera página: "Habréis de perdonarme en los capitulos que hablo de la gue¬rra,,., ahí dejo lo que vi, lo que sentí, todo pasado por una con¬fusión de recuerdos". En conse¬cuencia, suponemos que la au¬sencia de referencias a la coro¬na y la franja azul de la Real Se¬ñera enarbolada en el castillo de Ibiza fue involuntaria, y no consecuencia de la ceguera par¬cial que afectó a Ma Teresa en las visitas a la China de Mao y la Rusia de Stalin, Pero, por suerte, los periódicos de agosto de 1936 ofrecieron información fotográfica de lo narrado por Mª Teresa.

Con enormes titulares, la prensa republicana testificó la presencia de "la Senyera sobre el castillo de la ciudad de Ibiza" (La Correspondencia, 11 de agosto de 1936). María Teresa León estaba allí y, probablemente, con su formación teatral ayudó a componer o escenificar la famosa fotografía donde dos milicianos despliegan la Real Señera de enorme franja azul, mientras un tercero toca la corneta rindiendo honores a la ensena. Los periodistas republi¬canos describieron la toma del castillo, citando a los mismos protagonistas que recordaba Mª Teresa León: desde el ca¬pitán Bayo a las columnas de comunistas y anarquistas va¬lencianos. Rubia, de gran belle¬za y adorada por los milicianos, la esposa de Alberti empuñaba su fusil y, según cuenta, se en¬cargó de que la Real Señera on¬deara destacada, sin tolerar que otras banderas -incluida la re¬publicana-, ocupara lugar más privilegiado. Enfadada contra un camarada, relata; "No sé quién trajo una bandera repu¬blicana y, usando nuestro tradi¬cional malhumor intransigente, pretendió colocarla más arriba. Intervine para decirle: Déjala" (p. 278).
Eixemples d’estos hi han innumerables en els documents de la nostra epoca foral. Tambe el virrei la portava per a revestir-se de major autoritat, perque en ella es simbolisava el Regne, aixina l’any 1526 “ixque la Bandera ab lo Rat Penat de Valencia i ana fins a la vila de Honda per fer espalles al Excellentissim Duch de Sogorp, que era capita de sa Magestat ab lo Governador Don Jeroni Cabanyelles contra los moros que sen eren muntats a la muntanya de Espada.”
De la data en que es confecciona la primera Senyera no tenim noticies documentades, pero sabem que esta Senyera primerenca tenia a soles dos barres roges sobre camp d’or, que era l’emblema real.

domingo, 22 de agosto de 2010

TRIBUNAL DE LAS AGUAS DE VALENTIA (IX)


VALENSIYA. VALENSIA. VALENCIA.
Síntesis de la historia natural del Santo y Síndico Tribunal Edetano Tyrius. Narrasio al Us Natural. Per el So. Andrés Castellano Martí. So. Mestre de Traca.5-.


En los siglos finales del primer milenio a. d. C, en lo que llamaríamos costas del mediterráneo, dos son los pueblos que en comercio, política y poder, se disputan ser los primeros; son los cartagineses y los romanos. Los unos y los otros no quieren que su oponente triunfe. Quieren triunfar ellos. En muchas cosas son aliados, en cuanto a ser los primeros no le ceden el puesto al otro. Los dos saben que aquel que se imponga será el amo del mundo conocido.
Con pretextos propios, ambos pueblos entran en guerras. Guerras que serían llamadas Púnicas. Guerras por ser el primero. Por dominar a todos.
Varias fueron estas guerras, Las Púnicas, y muchos los años en que estas duraron, pues iniciándose en el 264 a. d. C, finalizan en el 146 a. d. C. Finalmente, en la última, se decide quién será el dueño del mundo conocido.
Desde el inicio de estas guerras, los caudillos Amilcar, Asdrúbal y Aníbal, pelean contra Roma y sus aliados.
En nuestras costas, griegos y romanos tienen dos colonias comerciales. Eran Denia y Arse. Ambas estaban habitadas en su mayoría por ciudadanos de aquellas naciones. Aníbal cuando llega ante sus murallas, sus puertas se cierran, y ha de conquistarlas. Siendo de las dos, Sagunto, la que mayor y más tenaz resistencia le opone. Sin embargo, los pueblos edetanos de la costa y el interior son captados por los cartagineses, reclutando estos a la mayor parte de sus hombres, incluso a los de Edeta. Sagunto finalmente es vencida en el otoño del 219 a. d. C, y Aníbal prosigue su camino cruzando los Pirineos, la Galia, los Alpes y entrando finalmente en territorio romano.
Antes de tomar Sagunto, los cartagineses tomaron sin oposición alguna la fortaleza romana de Valentia. Cuarteles en los que se cumplió el presagiado destino edetano negativo para hacer la guerra.
Las batallas, los primeros enfrentamientos, inicialmente los ganan los cartagineses quienes imparables derrotan a todas las tropas romanas que se les enfrentan. Mas los generales romanos en sabia estrategia y destino bendecido, hacen que Aníbal se traslade a un campo de batalla propicio para los itálicos y desgraciado para los africanos. En él los romanos tienen facilidad para aprovisionarse y los cartagineses no. Y debido a esta circunstancia Roma derrota a Cartago.

EL JUSTICIA DE VALENCIA (VI)


Autores: Manuela Fernández-Arroyo y Cabeza de Baca y Jesús Villalmanzo Cameno, 1976.
Pag. 10. El Justicia Civil de Valencia.
Fuente: Archivo del Reino de Valencia.

LA SERIE DEL REAL JUSTICIA

Esta serie del Real Justicia es incomprensible sin la de “Manaments y Empares” del Justicia Civil, de la que no es sino mera continuación con algún retoque formal, muy dentro, por otra parte, de la línea ordenancista borbónica. Comienza justamente tras la implantación en Valencia del Decreto de Nueva Planta, y es en este momento cuando aparece la titulación de Real Justicia.

Ordinariamente se tiene la idea que con el advenimiento de los Borbones y la supresión de los Fueros desaparece como por encanto todo lo anterior, de lo que no queda la mayor huella. A decir verdad, algunos escritores valencianos, en especula ciertos historiadores de la época romántica han contribuido con sus apasionados juicios a propagar tan concepto.

La realidad no es tan radical. Muy recientemente lo recuerda Vicente L. Simó Santonja al escribir: “Con frecuencia se cree que después de 1707 el Reino de Valencia perdió totalmente su personalidad y desapareció en él todo el recuerdo del antiguo régimen bajo el tajante Decreto de Nueva Planta. En realidad, la transición de un régimen de cinco siglos al régimen común no se hizo de la noche a la mañana, sino poco a poco y mediante organismos adecuados”. Efectivamente, mas que de ruptura total hay que hablar de superposición de ambos regímenes: el foral y el común. Pero esta superposición arranca de mucho mas lejos, siendo un momento decisivo la época de los Reyes Católicos sobre todo la de los Austrias. El siglo XVIII es ya determinante al claudicar la propia ciudad, sin presión exterior, ante principios que eran básicos en su constitución política, y así un síntoma muy claro de la pérdida de fuerzas del régimen foral fue la desaparición de las Cortes del Reino de Valencia desde 1645. El Decreto de Nueva Planta fue el última atentado fuerte contra el foralismo valenciano, y desde entonces, naturalmente el régimen común se impone al foral. Pero aun así no desaparece totalmente, quedan algunos residuos, siendo uno de ellos la pervivencia durante tres cuartos de siglo del registro de la Cort del Justicia, como se llamaba oficialmente, o de la Ciudad de Valencia, como se conocía popularmente, o del Real Justicia, que será el título oficial a partir de 1707.

Han sido examinados atentamente los dos primeros años de los libros del Real Acuerdo, así como los dos primeros de los “Libros Capitulares” del archivo Municipal, continuadores de la famosa serie de los “Manuals de Consells”, y en ambas colecciones, reflejo de las decisiones de los dos principales organismos de la ciudad, no se halla la menor alusión a estos registros del Real Justicia.

Como había nacido por las costumbres(no por las leyes ni fueros) se vio en la necesidad de no perder algo tan importante en la vida administrativa de la ciudad. De esta forma sería la única serie del Justicia Civil que continuara a pesar de haber desaparecido la institución.

A finales de 1706 se elegían por última vez, según los Fueros, los magistrados de Valencia: Justicia Civil, Justicia Criminal, etc. Pocos meses después comienza la Guerra de Sucesión (en Valencia) en la que lleva la peor parte el bando del Archiduque Carlos, al que seguía el pueblo valenciano. Las tropas de Felipe V entran en la ciudad el día 9 de mayo y las primera noticias que hallamos en las nuevas series de los archivos valencianos son: 8 de junio, nombramiento de los seis jurados de la ciudad directamente por el rey, y 9 de agosto, creación de la Real Chancillería de Valencia, con su presidente y oficiales.

El 9 de septiembre da una orden al recién nombrado presidente de dicha Chancillería, Don Pedro de Larreategui y Colón, notificando a Luis Blázquez, Justicia Criminal y a Juan Bautista Bordes, que era almotacén o mustasaf ”que se abstuviesen del uso y ejercicio de Justicia y Almotacén”, pues el rey había nombrado al conde de Castellar para el cargo de Corregidor de Valencia, en el que residiría en adelante la jurisdicción de la Justicia Civil y Criminal de la ciudad. No se habla del cese del Justicia Civil por ser precisamente el conde de Castellar el último que ocupa el cargo.

Había adquirido tal raigambre el registro público llevado en la Corte Civil que a pesar del Decreto de Nueva Planta y la desaparición del Justicia Civil, sustituido por el corregidor, de corte castellano, perviviría aun durante tres cuartos de siglo.

El tránsito a la nueva etapa se hace cambiando el nombre, logrando plena independencia y sufriendo algunos retoques relativos a los trámites burocráticos.

Sobre el nuevo nombre donado a la seria conviene hacer algunas aclaraciones. Ahora se le denominará Real Justicia, lo cual sugiere a primera vista un contenido de índole judicial, cuando en realidad –como ya hemos dicho- recoge documentación extrajudicial, en su mayoría de tipo administrativo o histórico.

El nombre mas adecuado hubiese sido el de “Registro de la Ciudad”, que por otra parte así era conocido en algunos sectores y así aparece el alguna instancia, en donde se solicita que tal documento “se registre y se quede registrado en el oficio del Registro de la Ciudad”.

Oficialmente no se registrará el título de Real Justicia hasta el 11 de mayo de 1708. En adelante éste será el nombre corriente. El adjetivo “Real” se puso, sin duda, para hacer notar una vez mas el cambio político operado, es decir, que a pesar de seguir en el mismo local y ser el mismo registro de la época foral, era ahora la administración central, o Real, y no la Municipal o Foral, la que contaba.

sábado, 21 de agosto de 2010

L'INVASIÓ CATALANA


Autor: Joan Benet

http://www.llenguavalencianasi.com/
Anys arrere, les guerres és duyen a cap usant pals i pedres, llances, arcs i fleches, després passem als punyals, pistoles, metrallades i per arribar al final ara s'utilisen missils travessia, armes de destrucció massiva i unes atres burrades bèliques.
Pero en temps de pau, les invasions són més subtils i en algunes ocasions, com la que ací vullc expondre, prenen uns tintes tan llegals i diplomàtics, que en ocasions són difícil de vore o distinguir.
Per a ilustrar este text em van a permetre reproduir el text d'una carta trobada en Internet.
No nos resistim a reproduir la correspondència mantinguda entre el Conseller de Joventut i Deports de la Generalitat de Catalunya i el seu homòlec en la Junta d'Andalusia, que ha arribat a les nostres mans gràcies ad un amic. L'assunt, pareix ser, que el Conseller català demanava informació sobre activitats jovenils en estiu en Andalusia, pero al mateix temps, pretenia "normalisar" als paisans andalusos. La seua carta era la següent:
Barcelona, 14 de Gener de 1986
Senyors,
Com cada any, l’Area de Joventut i Esports de l‘Ajuntament de Barcelona, editará la revista "Que fem aquest estiu?", publicació que pretén donar als joves de la nostra ciutat la informació necesària per preparar les seves vacances. A la vegada, es creará un banc de recursos que estará a disposició dels joves que vulguin consultar-ho.
Per aquest motiu, us preguem ens envieu els vostres programes i ofertes el más aviat poasible, i com màxim fins a l’1 de maig de 1986.
Tanmateix, aprofitem l‘ocasió per recordar-los que durant tot l‘any ens poden enviar tot tipus d’activitats i programes que puguim ésser d’interès per a joves.
Agraint la seva col-laboració, els saludem atentament.
La contestació del Conseller andalús fon de lo més delicada, i encara que en molta educació, manà a pastar fanc al seu homòlec català. He ací la seua resposta:
Zeñó: He recibío zu carta de fesha catorse der corriente me d’Enero.
Nó ha sio una jartá de difisi enterarno de los sucedio, y má o meno estamo cazi orientao.
Lo que toa vía no z’entiende der tó e lo de "Que fem aquest estiu?" y ezo no lo poemos conchabá. En cuantito lo sepamos le contestaremo con musho arte.
Ea, zeñores, quedar con Dió.
Com pot observar-se, la "normalisació" llingüística d'alguns dels nostres amics catalans s'ix de les seues fronteres. ..."
Com molt be s'explica en esta carta, els catalans no tenen cap tipo de remordiment en dirigir-se en català ad unes atres persones del seu entorn que no parlen eixa llengua, extrem que du a les persones que reben les cartes, com en este cas al Conseller de Joventut de la Junta d'Andalusia, a contestar en la forma en que lo feu, cosa que em pareix perfecte, o en el seu defecte, a deprendre català per a poder contestar al seu homòlec, en la seua llengua.
Si el conseller andalús l'haguera contestat al seu homòlec català en castellà i donant les respostes correctes que se li demanaven, haguera volgut dir que entén perfectament el català, açò du a pensar que hauria tengut que estudiar-ho per a contestar-li o quan menys hauria tengut que recórrer ad un traductor de català-castellà. Mal assunt este de seguir-los la corrent als catalans.
Pero encara pijor haguera segut que l'haguera contestat en català, encara que a soles haguera segut per amabilitat, perque açò l'haguera donat peu al Conseller de Joventut i Deports de la Generalitat de Catalunya per a dirigir-se al seu homòlec andalús en català quantes vegades haguera segut necessari, i quan menys conte s'haguera donat el conseller de deports de la Junta d'Andalusia, estarien expressant-se abdós en perfecte català.
El següent pas seria que tots els documents remesos des de la Generalitat de Catalunya arribarien a la Junta d'Andalusia escrits en correcte català, en lo qual d'una forma encoberta s'estaria fomentant el català, i les escoles en català en tota la comunitat andalusa i d'este modo en un principi s'estaria obligant als funcionaris del poble andalús, (per seguir l'eixemple de la carta, pero podria ser qualsevol atra comunitat autònoma espanyola), a que deprengueren català, per lo manco en la seua forma més bàsica, i si durant la jornada laboral estàs llegint texts en un idioma, és molt fàcil que algunes expressions és transmetrien a lo carrer, és facen d'us comú i poc a poc s'utilisen habitualment, i després unes simples expressions, conversacions sanceres...
Passats uns anys, (Veja's el cas de Valéncia), i pel Síndrome d'Estocolm, comencen ha haver persones que és senten sensibilisades i inclòs identificades en el contenciós llingüístic català, (possiblement ajudats o induïts des del seu propi interior per algú català o catalaniste), iniciant-se una llavor de corrent favorable als catalanistes. Eix és el moment de que els catalans realisen un sondeig d'opinió llingüística, en el que preguntant als sectors de població adequats, s'arribarà a la conclusió de que un molt alt percentage de la població andalusa parla perfectament català i un percentage molt propenc l'entén perfectament.
Acte seguit és trau de la mànega unes quantes realitats convenientment deformades, unes quants senyes que amaguen unes atres de verdadera importància, un poc de prensa i difusió catalanista i en pocs anys resulta que Andalusia sempre hagué pertanygut als alucinats països catalans, entre unes atres possibles coses.
I després d'Andalusia, (i és per seguir sempre l'eixemple), podria anar Madrit, la resta de Murcia, tot Aragó... invadint aixina llingüísticament tot el territori espanyol, i darrere l'invasió llingüística, l'anexió territorial, fins a que en un par de generacions en Espanya, si li deixen el nom i no lo convertixen en País Català, és parlarà el català com a llengua oficial, i el castellà passarà a ser una llengua morta com el llatí.
Espere que estes llínies a soles siguen una pallassada que escrigué un desficaciat, i que mai arriben ha fer-se realitat.

MOSSARAPS: (Mozarabes) (I)


Nom derivat del terme arap “Must’arib” (arabisat) en el que es va denominar en l’Al-Andalus a la poblacio cristiana que conservà sa religio.

Els mossaraps segons el dret islamic (Islamisme), quedaven subjectes a l’estatut de protegits (dimmíes) pel que, mediant el pago de determinats tributs estipulats per les autoritats musulmanes, podien conservar sa fe i ses institucions, encara que les manifetacions publiques del cult quedaven prohibides.

Se sap molt poc respecte al numero de mossaraps del Regne de Valencia, que fon aumentant per un grup de cordobesos quant el califat de Cordova passá a mans berebers cap a l’any 1016. Atra onejá de mossaraps de Toledo aplegá a Valencia acompanyant al destronat taifa (taifes) toledá, Al Qadir, quant ocupá lo tro de la taifa valenciana en 1085.

Durant el regnat d’Ali Ibn Muyhid en la taifa de Denia i Balears, totes les iglesies del regne quedaren baix la jurisdiccio del bisbe de Tortosa, qui, segons el tracte, es faria carrec del nomenament dels eclesiastics. En general, es conservá l’antiga organisacio eclesiastica visigoda en llaugeres modificacions.

En lo sigle XII s’escomençá la dispersio de la mossarabia del Regne de Valencia, degut a l’intransigencia dels nous governaors nortafricans, almoravits i almohades, i pareix ser que un grup prou numeros s’alistá a les topes d’Alfons I d’Arago El Batallaor, quant es retirá de s’incursio en la Sarquia i repoblaren les terres recien conquistaes dels Valls de l’Ebre i el Jalo. En tot, alguna comunitat mossarap subsisti hasda l’entrá de Jaume I El Conquistador, puix que, en 1232, consta la donacio de l’iglesia de Sant Vicent de la Roqueta, a extramurs de la Ciutat de Valencia, a un monasteri aragones.

Aiximateix, una transaccio de 1240 parla de la “carria illa quan mercatores christiani uti tempore sarracenoreum sollebant” (provablement a l’atra vora de la porta de la Boatella), encara que, potser, es tractara de negociants cristians aplegats expressament a la Valencia musulmana per a comerciar.

Font: Gran Enciclopedia de la Regio Valencia – Valencia 1972 – Tom VII – pag. 239-240