viernes, 28 de mayo de 2010

RONDALLES DEL PARE GUINOT (V)


UN BON MESTRE.

En un poble hi havia nn mestre molt espavilat. Esperava en l'escola la visita de l'Inspector d'ensenyança primaria i estava molt interessat en quedar be davant d'aquella autoritat docent per a que vera lo molt que enseyava i el considerara un bon professor.
En vistes a aixo va, preparar els examens dels chiquets.
El dia de l'inspeccio se van ajuntar en l'escola acompanyant a l'inspector, l'Alcalde, els concejals, la Junta escolar, el Retor, el Mege, el Boticari , el Secretari de l'Ajuntament, el Comandant de la Guardia Civil i molts pares de familia.
En presencia de tots, - l'Inspector començà a preguntar als chiquets per a vore el seu grau de comeiximents, pero a fi de que els alumnes no s'assustaren, li va dir al mestre que ell mateix fera les preguntes.
El mestre se posa davant de la classe i els va dir: yo fare les preguntes, els que sapien la contestacio que alcen la ma, i començá a fer preguntes i mes preguntes i a cada una d'elles alçaven tots la ma.
El resultat fon que totes les preguntes foren contestades a gust de l'inspector, qui admirat de - l'excelent preparacio dels alumnes, va alabar al mestre i va felicitar al alcalde per tindre en el seu municipi un mestre tan bo. - Quan se'n anaren tots el mege se va quedar a soles junt al mestre i li va preguntar: ¿ Cóm se ho arregla voste per a que tots els alumnes sapien contestar a totes les preguntes? I el senyor mestre li ho explica: mire, doctor, yo havia advertit als chiquets que quan yo preguntara que alçaren tots la ma: els que sapieren la cotestacio que alçaren la ma dreta, els que no la sapieren que alçaren l'esquerra, aixina sabria yo a qui preguntar.

Artana Estiu 1995
Per Josep Maria Guinot i Galan
El Pare Guinot.

QUIEREN TRAICIONAR A LOS VALENCIANOS CON LA FÓRMULA MORATINOS

Autor: Jaume de la Serra
21 de enero del 2005

Tenemos una izquierda valenciana, de espaldas a los valencianos, que no habla su misma lengua. Ellos en su fanatismo de "progresía y liberación de cartón piedra" hablan "catalán", única llave y camino para construir unos ficticios "países catalanes" en donde el "país valenciano" no llegaría a ser más que una región absorbida por Cataluña y doblegada a sus intereses y delirios de grandeza.Cataluña imperial, Cataluña la grande y poderosa, la que apoya y subvenciona generosamente todas las hordas de apesebrados catalanistas parásitos de la sociedad valenciana y testaferros del imperialismo catalanero. A toda esta "progresía de salón y gafas de diseño" les dicta su bolsillo no reconocer que las gentes del antiguo Reino de Valencia continúan hablando idioma Valenciano; es preferible perseverar en el engaño de hacer creer que los valencianos hablamos catalán y continuar formando parte de las "élites ilustradas talentosas" con opción a prestigioso premio ungido de jugosa dotación económica, a re-colocación laboral ventajosa o a sobrecito "quitapenas" bajo manga.Lo de la "unidad de las lenguas" (dos, o sea plural) es el timo del tocomocho a nivel lingüístico, o si se prefiere, una mentira que los voceros y asalariados pan catalanistas a fuerza de repetirla hasta la saciedad la quieren transformar en verdad. Y vete tú por ahí que lo andan consiguiendo. Esta izquierda naftalinosa, imperial-catalanista, anti-valenciana y malencarada, a fuerza de "donar la llanda" y "pegar la tabarra" está logrando que el acomplejado PP (le han hecho creer que es delito ser de derechas) ponga el morro en el suelo y el culo en pompa (como bien dice nuestro ilustre amigo R.G.M.) y acepte ser sodomizado con la retorcida "fórmula Moratiniana" de considerar que por tierras del histórico Reino de Valencia al foráneo hablar catalán de los "condados norteños" se le llama Idioma Valenciano.¿ No había dicho el portavoz del gobierno valenciano, Sr. González Pons, que la "fórmula Moratiniana" era del todo inaceptable para la realidad y dignidad valenciana y que sería recurrida en los tribunales ? ¿ Cómo es posible que ahora, dos semanas más tarde, se considere correcta y deseable para silenciar la grave crisis de continuidad en la que se halla inmersa la A.V.L. (Academia Valenciana de la Lengua (catalana)) ? ¿ Se han dado cuenta los señores del PP que nos gobiernan, que están volviendo a VENDER una vez más a la sociedad valenciana, a su idioma, a su esencia más íntima y a su voluntad de autoreconocimiento y diferenciación ? ¿ Cuántas veces más, cual Judas mentiroso-compulsivo e insaciable, nos van a seguir vendiendo a los valencianos y ofreciéndonos vergonzosamente como moneda de cambio para sus bastardos intereses particulares y partidistas ?Qué bien se vive a expensas del pueblo valenciano ofreciendo tan solo la manipulación y la mentira. Qué magnífico trabajo por el que se obtiene tan gran provecho a cambio de obscena palabrería. Que vergüenza de políticos nos gobiernan hoy día a los valencianos, tanto por la diestra como por la siniestra.

LAS ESCUELAS OFICIALES DE IDIOMAS ¿VALENCIANO?


Joan Benet



Según el Real Decreto que prepara el Ministerio, el cual se está redactando sobre una norma que, fue aprobada por unanimidad por todos los directores generales de Enseñanza de todas las comunidades autónomas de España, excepto Cataluña, que no estuvo presente, la lengua valenciana se enseñara de forma independiente y separada de la lengua catalana, (por fin). Antes de seguir adelante, quiero apuntar aquí que las asociaciones Òmnium Cultural, Acció Cultural del País Valencià y Obra Cultural Balear aseguraron que ese Real Decreto constituye “un ataque a la lengua catalana”.


Es importante saber que éstas tres asociaciones son catalanistas y pancatalanistas, y que por ello se ven en la necesidad de decir sus mismos trasnochados y aburridos argumentos, aunque a éstas alturas a nadie se le escapa el fuerte ataque frontal que Cataluña está realizando contra la lengua valenciana, (todas las lenguas de las Islas Baleares, la lengua aragonesa oriental...), desde hace más de veinte años.

Por otra parte, el portavoz del Bloc en el Ayuntamiento de Castellón, Antoni Porcar, manifestó que su partido considera una “agresión en toda regla” contra el valenciano la intención de impartir por separado en las Escuelas Oficiales de Idiomas la enseñanza del valenciano y del catalán, “como si no fueran la misma lengua”.

Desde siempre el Bloc ha estado a favor de la unidad lingüística, y eso ha marcado siempre su postura. Pues verán señores, todos sabemos que las lenguas valenciana y catalana, no son las mismas, y muy al contrario de ser una "agresión en toda regla", es un primer paso para poder liberarse la lengua valenciana del yugo catalán.

Sólo por comentar algo sin meternos en profundidades, todos los clásicos valencianos, siempre han afirmado que escriben en, Lengua Valenciana, nunca en lengua catalana. Pero éste Real Decreto cuando aparezca, sea publicado y se haga de obligado cumplimiento, elevará de nuevo al valenciano a la categoría (que siempre ha tenido), de lengua oficial, pues será impartida por las escuelas oficiales de idiomas.

Eso me lleva ha pensar, - Las universidades de la Comunidad Valenciana, (todas), ¿seguirán traduciendo sus respectivas Webs al catalán? - La Universidad de Valencia, ¿Seguirá utilizando el catalán como lengua vehicular en la universidad? - La Universidad de Valencia, ¿Seguirá escribiendo en sus estatutos que el nombre culto de la lengua valenciana es, 'catalán'? - La Universidad de Alicante, ¿Seguirá, promocionando y fomentando el traductor de catalán que hasta ahora está manteniendo en la red? - La R.A.E., ¿Seguirá utilizando la definición de lengua valenciana que desde los años '70 recoge en las sucesivas actualizaciones de sus diccionarios? - ¿Seguirán sin querer otorgar a la lengua valenciana el I.S.B.N.? - ¿La Generalitat de Catalunya retirará de su Web oficial todos los documentos donde recoge que en la Comunidad Valenciana se habla catalán? - Las autoridades valencianas, ¿Se dignaran a solicitar de, I.S.O. el distintivo identificativo de idioma, (independiente de cualquier otra forma de hablar)?

Y así podríamos hacer un sin número de preguntas, todas ellas, a cuál más interesante e importante.

Pero de todas formas, no es oro todo lo que reluce, pues ese gran paso de gigante para la lengua valenciana tiene su piedra en el zapato, y esa piedra es lo que actualmente se está enseñando como valenciano, lo cual, es sumamente conocido por todos que no es valenciano, sino catalán, o sea que si en las escuelas oficiales de idiomas enseñan el valenciano actual, estarán enseñando catalán encubierto bajo el nombre de valenciano.

Ese Real Decreto debería incluir que la A.V.L. se disolviera, que todos los académicos que han estado en ella, nunca pudieran volver a formar parte de ninguna otra entidad relacionada con la lengua valenciana, y que el valenciano que tenga que enseñarse en las escuelas oficiales de idiomas, así como el que se enseñe en todos los centros docentes del Reino de Valencia, sea realmente el valenciano que queremos los valencianos, con sus reglas, su vocabulario, sus expresiones, sus giros... así podremos volver a comer la tradicional, "coca en llanda", y no la actual catalanizada, "coca en llauna".

Sobre todo, el vocabulario valenciano, es fundamental. Todos los valencianos, deseamos que el conseller de Cultura, Educación y Deporte, Esteban González Pons, se haga eco de ésta súplica y devuelva a la lengua valenciana su vocabulario, su dignidad. Sólo me queda agradecer a todos los directores generales de Enseñanza de todas las comunidades autónomas de España, excepto Cataluña, (claro), su decisión, pues han puesto al valenciano y al catalán en su lugar. 12-12-2003

VALENCIA EN L'IMPERI.

Autor: Desconegut
L'etapa Virreinal
Al segle XVI Valencia va perdre la posició hegemonica que havia tingut a la centuria anterior. El descobriment d'America va canviar els eixos de la política internacional i l'arribada massiva d'argent india va transformar l'escala de les coses. Valencia va quedar com a capital regional d'un comerç que majorment ja no es negocia a la seua llonja.
L'entrada de Valencia en l'època moderna va estar marcada per un fet traumatic: la revolta de les Germanies, una verdadera guerra civil que va enfrontar la societat valenciana: d'una part, els artesans i llauradors, el baix clero i alguns membres de la chicoteta burgesia, i davant la noblesa i l'alt clero -en els seus vassalls moriscs- i la burgesia benestant. Despres d'una primera etapa (1519-1520) en què la Germania es va fer en el control de la ciutat i va establir encertades mesures de govern, el proces es va radicalitzar. Les tropes agermanades van aconseguir en un principi algunes victòries militars, però finalment van ser derrotades i els seus líders passats per les armes, de manera que hi hague una severa repressio.

EL NOM DE LES LLENGÜES


EL NOM DE LES LLENGÜES

Autor: Josep Boronat Gisbert (+)
Alacant 1.987

El primer atac que ha patit la llengua valenciana a segut, i es, l’intent de silenciar i, mes greu encara, negar-li la categoria de LLENGUA. Este fet deplorable i injust dona peu a presentar les següents consideracions:
Els homens, en totes les latituts de la terra, parlen. Pero tots saben que la parla adquirix categoria de llengua lliteraria, d’idioma, quan pot oferir al mon una certa cantitat d’escrits que, per la seua correccio, propietat, exactitut expresiva i harmonia de conjunt, puguen denominar-se lliteraris.
Les llengües introduixen, definixen i confirmen son nom, la seua denomicacio, en una epoca que recebix lo nom de classica per ser el temps de son primer i notable esplendor. Epoca classica o sigle d’or.
El nom de bateig que li donen els classics a una llengua, en este temps d’esplendor inicial lliterari, perdura sempre, encara que s’eclipsara total o parcialment son prestigi lliterari. Una llengua tindra sempre el nom que li han donat en la seua epoca classica, a pesar de les vicissituts que experimente en el transcurs dels sigles.
Per aixo no pot ningu, o millor dit, no deu ningu substituir son nom per un atre. Fer-ho es fraudulent. Es fer un frau a la cultura i a la veritat.

LA LLENGUA QUE PARLEN ELS VALENCIANS

La llengua que parlen els valencians, subjecta a l’evolucio normal d tota llengua viva, es la que tingue la seua epoca d’or en els sigles XIV i XV.
De les llengües romaniques que han tingut un sigle d’or en la lliteratura figura en primer lloc la valenciana; casi al mateix temps la italiana, encara que un poc darrere; el portugues en el sigle XVI; el castellà en els sigles XVI i XVII; i el frances en els sigles XVII i XVIII.
Es incontrovertible que, dels escrits peninsulars del XIV i XV, tots els que tenen categoria lliteraria –els que fan que una parla siga considerà llengua- son produccio d’autors valencians.
En una rapida sucessio de noms, sense detindre-mos en lloar ses excelencies, podem citar a:
es figures cimeres de la poesia lirica. Jordi de Sant Jordi (final sigle XIV-1424) i, sobre tot, Ausias March (f. XIV-1459), el mes gran dels poetes per la valia de la seua obra i per la sugestio de sa forta personalitat.
Joanot Martorell (1414-1468), de Gandia com son cunyat Ausias March, notabilissim en el genero novelestic de cavalleries.
La poesia de certamens i tertulies lliteraries s’inicia en les “Obres e trobes en lahors de la Verge Maria “, el primer llibre impres en Espanya, precisament en Valencia, en 1474. I seguix manifestant-se en una notable escola poetica valenciana, en la que destaquen Joan Roiç de Corella, Bernat Fenollar i Pere Gaçull.
En la lliteratura misogina es notable Jaume Roig, autor de “L’espill”.
La lliteratura religiosa mos proporciona les figures d’Arnau de Vilanova, Sant Vicent Ferrer, Isabel de Villena i Antonio Canals. Tots, naturalment, valencians.

NOM DE LA LLENGUA LLITERARIA EN L’EPOCA CLASSICA

Es inqüestionable tambe que, en tota l’epoca classica, el nom que apareix indefectiblement per a designar la llengua que utilisen els autors classics mencionats, la llengua que parlava el poble del Regne de Valencia, es el de “llengua valenciana”. En algun cas es nomena “romanç”, pero normalment referint-se a epoca anterior.
Per a comprovar-ho, havem d’observar als que citen expressament el nom de la llengua en que escriuen, que son els gramatics i traductors; i en alguna ocasio, encara que no molt necessariament, tambe alguns autors d’obres lliteraries. Investigant el nom que li donaven els traductors, gramatics i autors en els sigles d’or, es troba indefectiblement el nom de “llengua valenciana”.
Aci tenim alguns eixemples, ben explicits:
Antoni Casals, en el prolec de la seua tradiccio del “Valerio Maximo” (1395), diu que l’ha traduit “de llati en nuestra volguda llengua materna valenciana, axi com he pogut, jatssessia que altres l’agen tret en llengua cathalana” donant aixi clar testimoni de les diferencies entre valencià i catala, ya notables en 1395, com per a obligar a fer una atra diferent traduccio.
La primera traduccio de la “Biblia” a una llengua romanica que s’ha impresa en el mon es la de Bonifaci Ferrer, germa de Sant Vicent Ferrer; s’edità en Valencia en 1478. L’unic foli que es conserva, en la “Hispanic Society” de New York, podem llegir que “fon trelladada de aquella propia que fon arromançada en lo monestir de portaceli de lengua latina en la nostra valenciana”.
En la “Imitacio de Jesuchrist” traduida per Miquel Perez, impresa en Barcelona (1482), es llig: “esplanat de lati en valenciana lengua”. El mateix Miquel Perez declara en la “Vida de sancta Catherina de Sena”, Valencia 1488, que la ha volgut “traduir de lati en valenciana prosa”.
Joan Roiç de Corella tradui la “Vida de Iesus” del “Cartoixà” Ludolf de Saxonia, Valencia (1496), declarant haver-la “trelladada de lati en valenciana lengua” Lluïs de Fenollet tradui del toscà la “Hystoria de Alexandre” de Plutarc, imprimint-la en Barcelona (1481). En ella es llig que fon “per Luis de Fenollet en la present lengua valenciana transferida”.
“Lo Carcer d’amor” traduit del castellà per Bernardi Vallmanya i impres en Barcelona (1493), diu “traduit de lengua castellana: en estil de valenciana prosa”. Tambe traduix la “Revelacio del benaventurat apostol sanct Pau”, Valencia (1495), “de vulgar ydioma castellà en valenciana prosa”. I en el “Cordial de l’anima”, Valencia (1495), declara que tambe ha segut traduit “de vulgar lengua castellana en estil de valenciana prosa”.
“Art de ben morir” es un tractat llati traduit per Francesc Eximenis, natural de Girona, que en la primera edicio impresa en Valencia (1491?) diu que està traduida "en lenguage cathala"” pero el mateix traductor corregix el seu error de denominacio en la segon edicio, impresa en Barcelona (1507), afirmant: "e desliberat traure'’ segons la possibilitat del meu pobre entendre en lengua valenciana e manifest stil" "cala Dei" traduida pel mateix Eximenis i impresa en Barcelona (1523), diu que el llibre està “traduit de lemosi en nostra lengua vulgar valenciana”.
El “Blanquerna”, del mallorqui Ramon Llull, fon “traduit i corregit ara novament dels primers originals, i estampat en llengua valenciana” per Joan Bonlabi, catala, en Valencia (1521). Notem que diu traduit a la llengua valenciana, sent Llull un escritor considerat autor catala.
El “Liber elegantiarum” es el primer diccionari impres d’una llengua romanica, estampat en Venecia (1489), obra de Joan Esteve, valencià. En ell es llig que ha segut “latina et valentiana lingua exactissima diligentia emendatus”.
es “Sinonimia variationum sententiarum” de Stefano Flisco, obra traduida per Jeroni Amiguet, de Tortosa, impresa en Valencia (1502), diu que ho don “ex italico sermone in valentinum”.
Joan Roiçde Corella declara “descriurè en vulgar de valenciana prosa” la seua obra “La ystoria de Joseph”.
Joanot Martorell, en l’extraordinaria novela de cavalleries “Tirant lo Blanch”, Valencia (1490), que mereixque ser citada en honor per D. Miguel de Cervantes, presentant-se en ficcio lliteraria com a traductor, sent l’autor, escriu: “me atrevire exoondre: no solament de lengua anglesa en portoguesa. Mes encara de portoguesa en vulgar valenciana”. I en l’ultima pagina, Marti Joan de Galba, acabant la novela de Martorell, torna a repetir: “Lo qual fon traduit de Angles en lengua portoguesa. E apres em vulgar lengua valenciana”.

DENOMINACIO DEFINITIVA, “LLENGUA VALENCIANA”

La denominacio “LENGUA VALENCIANA” es la que apareix sempre en l’epoca classica en gramatics, traductors i autors, tant si son valencians com si no ho son, tant si editen en Valencia com si ho fan fora de Valencia.
Es evident que, juntament en la categoria lliteraria, s’havia generalisat la denominacio de “llengua valenciana”. Aixina, per tant, ha de denominar-se sempre.

OJEADA A LA PREHISTORIA LINGÜÍSTICA DE VALENCIA

Por: Manuel Mourelle de Lema

Sobre la etnia indígena de Valencia se fueron sedimentando in­flujos culturales y aun raciales provenientes del exterior: unos pro­cedentes de la cuenca mediterránea y otros de lo que hoy llamamos Europa. Ellos iban a dar origen paulatinamente a mutaciones cultu­rales que motivarán, a partir del siglo V a. de C., lo que sería la cul­tura ibérica. Hubo asentamientos ibéricos en lugares donde no habían existido indicios de ocupación anterior, junto a otros en que lo ibérico pudo descansar sobre otro anterior del Bronce o, incluso, sobre una ocupación foránea (fenicia, helénica, púnica o aun etrus­ca). La presencia de gentes extrañas en estas tierras no iba a com­portar que los modos de vida indígena se transformaran desde el momento de su llegada. Lo mismo cabría decir respecto de los pue­blos invasores de procedencia europea, aunque su influjo fue más reducido. Tan sólo después, como señaló Domingo Fletcher, de un contacto largo e intenso con todas estas gentes extrañas van a sur­gir nuevas maneras de vida que darán origen a lo que la ciencia ac­tual llama "cultura ibérica", que ya he mencionado.

Problema arduo es el de determinar la aportación léxica del ibé­rico al romance posterior, debido, esencialmente, a la imposibilidad de traducción de textos en alfabeto oriental o levantino. Desde luego no son ibéricos vocablos que aparecen en manuales históricos al uso y sí otros que no están citados en tales libros, aunque siempre con las reservas pertinentes en la investigación.

Una invasión más, e importante para la creación del romance va­lenciano, la constituyó la romana. En tierras valencianas el dominio de Roma fue temprano, así como rápido e intenso. Aquí no se ofreció gran resistencia, salvo en las ciudades del interior, y esto no supuso una ulterior penetración intensa de elementos romanizadores pro­cedentes de la metrópoli. Esto hizo que en Valencia la romanización comportara tipos antiguos en el léxico, uniformidad de los mismos y una menor conexión con la evolución lingüística de la metrópoli u otras provincias del Imperio, de acuerdo con el criterio latinista de que hay que distinguir entre romanización más o menos temprana, que puede determinar la existencia o no de tipos antiguos en el léxi­co: mas o menos rápida, de lo que depende, en cierto modo, la uniformidad o variedad de tipos léxicos: más o menos persistente, lo que condiciona la mayor o menor conexion con la evolución lingüística de la metrópoli o de otras provincias: más o menos culta, lo que pro­ducía, respectivamente, una menor o mayor permeabilidad a la pe­netración de innovaciones léxicas. especialmente de procedencia vulgar (Mariner).

La producción literaria. durante el dominio visigodo (que afectó en poca medida a Valencia). se redujo a dos focos de actividad, con anterioridad al movimiento isidoriano: a la escuela monástica le­vantina y al reino suevo del Noroeste. En la escuela monástica de Valencia se formaron el célebre Justo de Urgell y sus hermanos, cua­tro de los cuales llegarían a ser escritores y a alcanzar el orden epis­copal. Del obispo Justo, primer cornentarista del Cantar de los Can­tares bíblico y que pasó a la historia especialmente por la cuestión adopcionista, han llegado hasta nosotros alg,unas obras -cartas, un sermón sobre San Vicente y una In Canticum Conticorunz expli­catio mystica-. A Justiniano de Valencia, hermano del anterior, se le ha atribuido algún escrito literario: y autor de una Epistola de districtione monaehorum, escrita a mediados del siglo IX, fue Eutro­pio, obispo de Valencia. Del mismo centro monastico parecen proce­der Severo de Málaga, polemista, y el obispo Liciniano de Cartage­na, del que se conservan tres cartas.

Al ámbito levantino pertenecen algunas de las escasas muestras de versificación en el siglo VI, en forma de epitafios.

Fenómeno cultural que caracteriza y llena el siglo VII en el rena­cimiento isidoriano, que sirvió de puente entre la Antigüedad y la Edad Media. Este período coincidió con el despuntar del protorro­mance, aun cuando de esto no existan fuentes directas o contempo­ráneas, sino posteriores e indirectas, que estarían representadas por testimonios mozárabes, perpetuadores de un estado de lengua, casi fosilizado, anterior a ellos. Protorromance que sería práctica­mente el mismo en todo lo que hoy es España.

Heredera y conservadora, pues, de los nodos de decir de la época gótica fue el habla de los hispano-cristianos que permanecían en la España musulmana. A través de ella se puede observar que la len­gua coloquial latina de la época isidoriana estaba alcanzando una fase evolutiva propia. Composiciones poéticas en protorromance de­bían correr de boca en boca en tiempos de San Isidoro (560-636) en forma de cantos populares. Ya a comienzos del siglo VII el filósofo espiritualista Liciniano de Cartagena se indignaba contra las li­viandades de tales cantos cuando escribía: "Más le valiera al hom­hre cultivar su huerto, emprender algún viaje, y a la mujer hilar la tela y no bailar, no... clamorear con cánticos provocativos a la lasci­via. No cabe duda que tales cantos populares debían de emplear co­mo medio de expresión el incipiente romance, siendo ilógico pensar que "remeros" incultos cantaran sus tonadillas en la bella lengua de Virgilio. Era el lenguaje rústico de que hablaba San Braulio de Za­ragoza, discípulo de San Isidoro, cuando retrató a éste, al morir. La invasión musulmana del año 711 rompió la estructura políti­ca de la España visigoda, pero no cambió inmediatamente el orden cultural. Sólo el paso del tiempo fue modificando las condiciones y, por ende, los resultados de la vida literaria. Se cree que la latinidad hispana fue notoriamente conservadora en cuanto a la lengua. Durante el primer siglo de la dominación musulmana -el VIII­- tuvo lugar una enorme emigración de hispanos allende los Pirineos, en busca de una mayor seguridad. Esta huida sería mayor en las tierras hoy conocidas como de Cataluña, donde, poco después, tiene lugar la contraofensiva franca, en el intento de salvar esta zona de la dominación muslime. La despoblación de estas tierras a causa de la expulsión de los mahometanos, en tiempos de Pipino el Breve, planteó la cuestión de la colonización, cuya solución se produjo gra­dualmente mediante el sucesivo establecimiento de cristianos his­panos, aquellos que habían escapado de la arremetida árabe. Pero, hasta la época de Borrell II, en los últimos años del siglo X, coinci­diendo con el inicio de la dinastía de los Capetos, no se iba a dar de­finitivamente la emancipación, de la hoy Cataluña, de la soberanía franca. Los datos anteriores nos dan que pensar en lo difícil que resulta sostener la existencia de un romance que pudiera denominarse ca­talán; antes, al contrario, cabría pensar en un romance influenciado esencialmente por las hablas de más allá de los Pirineos, las conoci­das como occitanas o provenzales. A lo que habría que añadir, su­brayándolo, que, según todas las teorías al uso, el nombre territorial de Cataluña y el apelativo catalán no existían hasta el siglo XII. Tampoco pudo existir, evidentemente, una designación específica para una lengua que, como tal, no existía aún. Mas otro era el discurrir de la lengua del Reino de Valencia. Aquí se hablaba aquella cuarta lengua de las tierras de moros: el roman­ce (las otras eran el árabe clásico, el árabe vulgar y el latín). Este romance era empleado como lengua familiar no sólo por los cristianos que vivían bajo el dominio moro, sino por los españoles musulmanes y aún por los nobles que se preciaban de pertenecer a la raza árabe. Es más: hay constancia de haberse hablado en el mismo palacio cali­fal de Córdoba y en las cortes de moros de Valencia. A partir de mediados del siglo IX revive la tradición cultural visi­goda, como reacción de los mozárabes contra la represión musulma­na, en tanto que los hispanos libres iban cayendo progresivamente en la órbita de los influjos ultrapirenaicos derivados del Renaci­miento carolingio, transmitidos por el conducto de las reformas mo­násticas. Por otra parte, cuando parecía que el hebreo iba a quedar defini­tivamente muerto (pues, tras la cautividad en Babilonia, sólo se es­tudiaba como lengua sagrada por los masoretas y los escribas), aquí, en Sefarad, tuvo lugar su renacimiento. En la corte de Banu Razín, señores de Castellón y norte de Valencia, se encontraban dignata­rios judíos como Abu Bark ibn Sadray, mientras que en la de Denia había médicos y astrónomos también hebreos. De la aceptación que tuvieron estos colectivos judío-españoles en las cortes de los régulos de Taifas nos da idea la abundancia de escritos literarios conserva­dos en forma de loas, panegíricos, elegías, sátiras, etc., pero espe­cialmente su rica producción de poesías, en las que se describe, con técnica muy cuidada, el amor, la amistad, la belleza del campo, los jardines, el embeleso de la primavera, los placeres de los convites y el vino. En el siglo IX iba a producirse un importante fenómeno de antro­pología cultural: la ósmosis de las etnias del Al-Andalus (hispanos y musulmanes). Esto iba a tener como resultado un mosaico abigarra­do que constituiría la cultura andalusí, de características singula­res dentro del mundo islámico. A finales del siglo un poeta (para unos de nombre incierto y para otros llamado Mucaddam ben Mua­fa), natural de Cabra (Córdoba), inventa la moaxaja, que sería re­ceptáculo de unas cancioncillas "al estilo de los cristianos", es decir, en balbuciente romance. Si el X fue un "siglo de hierro" tanto en la historia europea como en la hispánica, es decir, centuria oscura y de tránsito, no ocurría así con el XI, puesto que durante esta centuria la cultura islámica del Sur peninsular era muy superior a la del Norte. En el mapa de la España de este siglo, en los años anteriores a la llegada de los almo­hades, Valencia participaba de aquella cultura, por cuanto estaba integrada en el Emirato Omeya de Córdoba. ras la muerte de Al Manzur (Almanzor) en 1002 y la caída del califato omeya en 1031, sucedió una época de pequeños estados o reinos de taifas. Por estas cortes se extiende, de nuevo, la influencia de Bagdad ("Bagdad se refleja en microscópicas Bagdades", se ha di­cho). Entonces, por todas partes, se cultiva la poesía no latina, espe­cialmente en Valencia y Andalucía. En Valencia, en el período almorávide, florecieron dos grandes poetas: Ibn Jafacha de Alcira y su sobrino Ibn al-Zaqqas. Jafacha, muerto en 1136, alejado de la corte califal y refugiado en sus lares levantinos, destacó especialmente en poesía floral o jardinera, lo que la valió el apodo de "el jardinero". Con él culmina la poesía de este carácter y el proceso de "humanización" de los jardines. Este es un fragmento de una de sus composiciones:

"Ráfagas de perfume atraviesan el jardín abierto al rocío, cuyos costados son el circo donde corre el viento...
Yo enamoro este jardín donde la margarita es la sonrisa, la muerte, los bucles, y la violeta, el lunar".

Jafacha fue, para Emilio García Gómez, algo similar a lo que fue Góngora en las letras españolas en la Edad Moderna.

En el período de los almohades (1146-1269) las letras florecieron también. En Valencia descuella entonces la poesía descriptiva, tan característica de sus poetas y que persiste brillantemente con al-­Rusafi de Valencia (muerto en 1177), quien canta a su tierra con me­lancolía.

En Valencia, además, hacia la mitad del siglo XII, va a tener gran auge la historia: de este época es el historiador Ibn al-Abbar de Valencia, muerto en 1260, autor de la colección biográfica "La túnica recamada" (Al-Hulla al-siyara), centrada en los grandes personajes que sobresalieron en poesía.

Todo lo dicho hasta aquí da idea de la importancia que en Valen­cia tenía la cultura en todos los campos. Es de presuponer que tam­bién el cuidado de su romance, porque, evidentemente, no se apagó la cultura precedente, la hispano-latino-goda.

EL ROMANÇ


Autor: Joan Ignaci Culla
Publicat en LAS PROVINCIAS, 06/02/06


Al llarc del temps, vegent com s’usa la qüestio llingüistica per a conseguir resultats politics. Distorsionar la realitat es el millor resultat per a conseguir “ciencia”, quan no deixa de ser una maniobra immoral. Molts son els que en publicacions i declaracions interessades pretenen demostrar la catalanitat del nostre poble, afirmant que les poblacions moçaraps no representaven, “ni tan siquiera una minoria influyente”, en els moments de la reconquesta, aixina com que es llingüisticament “incongruent”, l’evolucio del romanç en valencià. Es dir, que molts llegint estes “tesis”, pensarien que, o aci no hi havia ningu hasda l’arribada dels catalans, o eren muts.
Els que no estan somessos per “l’immersio”, demostren tot lo contrari: l’existencia del romanç en temps araps, com a precursor del valencià, i l’existencia d’un billingüisme reciproc, donada la bona “convivencia”, com ho testifica Hussein Mones, catedratic d’Estudis Hispanics d’Al Andalus en l’Universitat d’El Cairo, diu en el seu llibre Andalucía, Algarbia and Al Sharky , que quan va aplegar Jaume I a Valencia, hi havia en el Regne de Valencia 120.000 musulmans, 65.000 cristians i 2.000 judeus. Diu que el rei Zayan li va dir al rei En Jaume, al donar-li les claus de la ciutat: “En la ciutat de Valencia conviuen musulmans, gent noble del meu poble, junt a cristians i judeus. Espere que sapia governar-los per a que continuen vivint en la mateixa armonia i per a que treballen esta noble terra conjuntament. Aci, durant el meu reinat, eixien provessons de Semana Santa i els cristians professaven la seua religio en tota llibertat, donat que el nostre Coran reconeix a Crist i a la Verge. Espere que voste concedixca el mateix tracte als musulmans de Valencia” (Castell Maiques, Vicente: Proceso sobre la ordenación de la Iglesia Valentina entre los arzobispos de Toledo, Rodrigo Jiménez de Rada, y de Tarragona, Pedro de Albalat: (1238-1246) , Valencia, Corts Valencianes, 1996)
I aixina va ser. En l’art. II de la capitulacio firmada en Russafa, publicà per Huici, diu: “Los moros que quisiesen permanecer en el término de Valencia se quedarían salvos y seguros bajo la protección del rey, y deberían ponerse de acuerdo con quienes tuviesen las heredades”. Els qui havien conseguit donacions, ya que segons la “Crónica” s’havia promes mes terra de la disponible, a pesar que molts se’n tornaren als seus origens, ya que molts vingueren per la bula de la predicacio de la “Creuada” del papa Gregori IX, i alcançar les gracies espirituals. Per aixo obligaven, despres de les disputes dels nobles aragonesos en el rei (ya que consideraven que les terres de Valencia, eren una continuitat patrimonial seua), a vendreles rapidament a un musulma, ya que per a mantindre la propietat, haurien d’assentar-se en la ciutat, en cas contrari les pedrien. Hi ha que recordar que ya en temps del Cid, els cristians del sigle XI eren billingües. Un fet destacable es el Campeador, según fonts araps, com la “Primera Crónica General de España” (R. Menéndez Pidal, II, Madrid 1955, p. 587 a 588), despres d’apoderar-se de Valencia en 1094, “encargó de la custodia de sus puertas y murallas a peones cristianos de los almoçàraves que eran criados en tierras de moros”, ya que “fablavan assy como ellos et sabien sus maneras et sus costumbres”.
Un atre testimoni del nostre parlar s’ha replega en Al-Mudajaxax , El Cairo, Tom I, pag. 14. L’autor Ibn Sida, mort en Denia en l’any 1066, en el prolec de la seua obra Kitab al Muyasas , un diccionari analogic, en el que agrupa paraules que se referixen a una mateixa especialitat, demana disculpes per les incorreccions que puga fer al escriure en arap, afirmant: “¿Com no he de fer-les –si escric en temps tan alluntats de quan l’arap es parlava en purea– i tenint que conviure familiarment en persones que parlen romanç”. Tambe destaquen les de Abu Bakr Mamad, ibn Ahmad, ibn Ruhaim de Bocairent, qui afirma al parlar de les harges, “llengua cristiana” al seu mig d’expressio.
En la Cronica de Bernat Desclot, valencià (A. Ubieto: “B. Desclot: un historiador valenciano recuperado”, O. R. V ., Tom II, pp. 227-236). En l’apartat 312 diu: “E quant foren a 1.ª font que es dejus la roca del castell, dix l’alcayt a Don Pelegri que’l esperas I poch, que ades l’auria. E mentre que ell l’esperava, vee que se despuylava la almexia que vestia, e assech se en la font, e baya’s e gita’s l’aygua dessus. E quant se fo banyat, envia messatge a Don Pelegri. I [un] sarray quisabia notre latí”, que era de Cullera (cap. 312). D’atre moro de Villena diu que “era latinat” (cap. 411).
Els Furs del Regne de Valencia varen ser escrits originariament en llati. Despres Jaume I ordenà que es traduiren a la llengua que el poble parlava: el “Romanç”. Ell els revisà, els aprovà, els signà i els jurà el 7 d’abril de 1261. Cent cinc voltes apareix en els Furs “... arromançat per lo senyor rey...”; mai no es nomena un atre idioma, sencillament, perque no existia. I especialment significatiu en “De sentencies, d’actes, de citacions...”. Diu: “Los jutges en romanç diguen les sentencies que donaran, e donen aquelles sentencies scrites a les parts que les demanen”. I es que, per mes que es distorsione la realitat, mai es podra fer ciencia per el fonamentalisme, en tot cas, dogmatisme.

martes, 25 de mayo de 2010

EL “TRIBUNAL DE LAS AGUAS” DE VALENCIA (I)


Autor: Desconocido


Cuando la gente sabe que en la ciudad de Valencia se conserva una institución nacida durante la Edad Media, mas no precisamente como un recuerdo celosamente defendido o una reminiscencia folklórica, sino con plena vigencia y eficacia, la curiosidad suele ir dejando paso a la admiración, primero, y al respeto, seguidamente.
Se trata, en verdad, de un caso excepcional, en la más pura acepción del término : es decir, único en Europa.
El “Tribunal de las Aguas” no sólo continúa entendiendo en las cuestiones que le dieron origen y nombre : sino que lo hace con un acierto del que puede afirmarse que no ha tenido bache alguno a lo largo de aproximadamente mil años.
Dato asombroso, casi increíble. Pero es preciso creerlo : existe una ley de la historia según la cual las instituciones sólo en parte deben su existencia a decisiones emanadas del poder (el rey, el gobierno, el dictador, etc. : en suma, “los que mandan” en cada época). Semejante voluntad puede determinar su origen, incluso alguna duración (mientras aquel poder o sus consecuencias se mantienen). Pero inexorablemente la institución languidece, se difumina y al cabo se pierde si no es útil, ésto es, si no cumple su función o la cumple mal, si la función no era necesaria o deja de serlo debido al paso del tiempo ; en suma, si la sociedad real pierde el interés para que perdure.
Así pues, la mera conservación de las instituciones no fosilizadas es la prueba palpable de que cumplen un objetivo y lo hacen bien. Un consenso de la sociedad mantenido a través de la historia es el único modo posible para que aquéllas no se pierdan.
Si se consideran los cambios, numerosos, profundos y de toda índole, que separan nuestra sociedad de la sociedad medieval, hay que rendirse más todavía a la evidencia de que el “Tribunal de las Aguas” es un ejemplo interesantísimo de aquella que nos atrevemos a denominar “pervivencia por la eficacia”.
Todos los jueves del año, a las doce en punto, hora del mediodía, el “Tribunal de las Aguas” inicia sus sesiones ante la Puerta de los Apóstoles de la catedral de Valencia. Nada ni nadie han podido perturbar la solidez de la institución. Sus fallos son acatados, sin que existan una cárcel ni un cuerpo armado para obligar a respetarlos, a lo largo de todos los siglos de su existencia. Si en algún momento de la historia hubieran sido desobedecidos, si hubiera corrido de la especie de que no siempre fuesen justos, si alguna - cualquiera - de las partes implicadas en sus asuntos se hubiera considerado, ya que no lesionada, por lo menos insuficientemente atendida en sus necesidades... el tribunal hubiera perdido la confianza que todavía le respalda : comienzo de su ocaso.
Pero no ha sido así. Tampoco ha necesitado alardes ni ceremonial llamativo para simbolizar su cometido : la mayor sobriedad rodea tanto las sesiones como las decisiones del tribunal. Todo es llano, cotidiano, “fácil” : en ello reside otra de las causas de su eficacia
.

EL MESTRE RACIONAL Y LA HACIENDA FORAL VALENCIANA (I)


Autor: Félix Mª. Ferraz Penelas – Valencia 1913
ARV. F-356.

Analizada la Hacienda Pública durante la época foral, se notan dos fases distintas en su carácter: primera, la índole feudal de sus prestaciones principales; el mismo Rey goza de los derechos de señor feudal y más aún en Valencia que entre los otros Estados, porque la conquista lo convierte en verdadero señor territorial de los pueblos y términos conquistados a los moros; de aquí los derechos d enfiteusis, que constituyen la base de las reales rentas y de aquí los derechos de coronaje, maridaje, cena de presencia y de ausencia, etc., que revelan la índole señorial de las prestaciones de los vasallos; segunda, la confusión producida por los privilegios de que gozaban los nobles que ayudaron al Conquistador, así como el clero, que recabó de la Monarquía importantes execuciones relativas a ciertos tributos. Ello, no obstante la superioridad de la Hacienda valenciana sobre la Hacienda de Castilla en la presente época, ha sido reconocida por distinguidos autores, entre otros, por el Sr. Piernas y Hurtado estando fundada esta superioridad principalmente en la acertada organización de sus funcionarios y de su contabilidades.

Prescindiendo de la organización de la Baylía, por tener un carácter más bien administrador del Real Patrimonio que de organismo de la Hacienda del Estado, vamos a estudiar la estructura y las funciones del Mestre Racional, que es tan importante como la del Bayle general y abarca todos los ramos de la Hacienda, por cuanto asume la intervención y la contabilidad en todos los asuntos financieros

Era el Mestre Racional el contador supremo del Reino, el interventor de todos los oficios de la Hacienda, a cuya sanción estaban sometidos los administradores, tesoreros y recaudadores de las rentas públicas, lo mismo que el Bayle general, los bayles locales y sus lugartenientes y receptores de las rentas del patrimonio de la Corona. Auxiliado en su ministerio por varios coadjutores, por el receptor de la Baylía y por el regente y oidores de la Real Audiencia, resultaba su autoridad investigadora y censora, casi superior en cierto modo a las del mismo Bayle general, que era el jefe de la alta administración del Real Patrimonio; pero no de todo el orden económico del Reino puesto que tenía que rendir sus cuentas ante el oficio del Mestre Racional

No era el Mestre Racional el mero consejero del tribunal patrimonial, sino el conocedor de los intereses y administraciones del Reino y del Real Patrimonio, tanto liquidando como cobrando y pagando, a diferencia del Bayle que tenía jurisdicción privativa y dirección sobre dichos intereses, más no la distribución, en la intervención, ni la contabilidad, que correspondían al Mestre Racional

;Este oficio era primeramente extensivo a toda la Corona de Aragón, y sólo ejercía sus funciones cuando estaban los Reyes en el Reino, correspondiendo en su ausencia al Bayle general toda la contabilidad del Estado; pero el rey Alfonso I de Valencia, III de Aragón, considerando que la cuenta y razón embaraban demasiado al dicho Bayle para el cuidado de sus funciones propias estableció el año 1419 el oficio del Mestre Racional para el Reino de Valencia, con residencia fija en esta ciudad, para oír y liquidar todas las cuentas, las cuales deberían después archivarse y custodiarse en el archivo del Real palacio, añadiendo luego en el privilegio expedido por el mismo monarca el año siguiente, que no sólo presentasen las cuentas al Mestre Racional los tesoreros y los lugartenientes y los tesoreros de la Reina y sus regentes, sino todos los oficiales de la Real Curia, lo mismo regnícolas que extranjeros, que administrasen rentas reales y especialmente los bayles generales y locales, puesto que todas habían que presentarse al Mestre Racional para que las liquidase y feneciese dentro del Reino

;Siendo el Mestre Racional un oficio tan importante, y colocado tan inmediatamente después del Bayle, se le facultó, como a éste, para ejercer jurisdicción privativa sobre sus domésticos y familiares en los delitos que cometían en sus oficios, pero nunca pudo igualarle en modo alguno, ni alteraron sus funciones las facultades de la Baylía, a cuyo cuidado continuó siempre la alta administración y dirección de los derechos del Rey, hasta que establecieron las juntas patrimoniales presididas por el Capitán general, con asistencia del Bayle, del Mestre Racional, asesor y abogado patrimonial, receptor y procurador del Real Patrimonio; más siempre la superioridad del Bayle y del Mestre Racional fue por todos reconocida y sus honores y preeminencias constan en la Real sentencia de 17 de marzo de 1569 y por el privilegio del rey Don Juan II de Valencia, dado en la villa de Monzón en 1470

Esta elevación de honores fue confirmada por el rey Don Felipe IV, en lo que se refiere al Mestre Racional, por el privilegio de 6 de julio de 1627, que es uno de los documentos investigados en el Archivo del Reino de Valencia y que se transcribe en el apéndice de este trabajo.

LA GUERRA DE LES GERMANIES (VII)


Document num. 5

Font: Archiu Municipal de Valencia – Lletres Misives, 41 – f. 55.

Valencia, 26 d’abril de 1.520 – Carta dels Jurats al Rei notificant-li els proposits dels agermanats de nomenar sis jurats.

“Per atra havem scrit a sa real altesa donantli noticia com los menestrals de esta sua ciutat veentse tots enm armes units e agermanats y asagramentats fehan mes en pensament e axi ho volen posar per obra que puix no y ha potencia per a resistirlos, e sa Cesarea e Real Majestat es tant luny y sta tan ocuppada en sa buenaventurada partida que la electio ques ha de fer en la festa de Pasqua del Sant Sperit que ve de jurats se ha de fer a tota peticio y voluntat de aquells e que y ha de haver dos jurats menestrals prevint motin de hun privilegi del alt rey En Pere datus en Leyda ydus septembris MCCCXXVIIII, lo qual dispon que sien elects sis jurats, dos de la ma mayor e dos de la ma mijana e dos de la ma menor apres del qual privilegi hi ha molt atres privilegis parlant de eleccio de jurats, en los quals no se fa la dita distincio de mans e darrerament ab fur del alt rey Nanfos primer en l’any MCCCXXVIII en rubrica de electio de justicia e jurats; en lo fur primer es establit e ordenat perpetualment que dels sis jurats que ha de elegir los dos sien cavallers e generosos e los quatre ciutadans enseguint la disposicio del qual fur, lo qual es ley pactada e irrevocable la eleccio de jurats es stada feta de dos cavallers o genrosos y quatre ciutadans e james en nengun temps se vist ni es por trobar que nengun menestral ni artiste sia stat elegit en jurat, ans continet es stada feta eleccio de ciutadans quorum apnem no venen los menestrals ni artesans en esta manera es stat continuament servat y practicat o no es feta en aço perjuhi als menestrals ni per ço no son apartats del regiment de la ciutat, per que aquells son convocats e demanats en tots los actes que los jurats fan ab delliberacio del Consell en los cassos per furs y privilegis acordats y es lo nombre tan gran que es la maior part del Consell, de forma que si ells han de tindre dos jurats e la maior part del Consell a sa peticio, ni oos cavallers que seran elects en jurats ni los ciutadans serab jurats si sa Cesarea Majestat no sera servida en esta sua ciutat pot esser ben regida e governada.

“E perque apres de les grans turbacions que tenim en esta ciutat e tot lo Regne a causa de esta unio, fraternitat e germandat contra fursei privilegis del present Regne feta de la qual se han seguir molts desordens e inconvenients, los quals deixan de explicar per que speran de sa Cesarea Majestat que hi posara les mans y vostre saber y entendre lo perill en que sta posada esta ciutat e regne, la qual unio axi com comensant en sta ciutat ses ampliada per totes les ciutats e viles reals del present regne ab lo exemple de este regne para posar en los atres regnes, lo que no cumple a son servici ni dona loch a cosa tan nova e inaudita que la eleccio de jurats se fes de atra naturalea e calitat de personas que ses acostumada de fer e que aço se haja de fer ab lo imperei e potenciar que estos menestrals se han vendicat es totalmente sens remey de reparacio alguna la destruccio e depopulacio de esta ciutat e apres de tot lo regne.

“Per ço sa Cesarea Real Majestat recordant no que esta sua ciutat e los jurats que aquells regixen e la tenen acostumada per sa Real Altesa e han de regir e administrar aquella salvant la fidelitat de Sa Real Celsitut e al be publich y comu, e que axi ho tenim jurat en lo principi de vostres officis e aço es de servici de Sa Real Majestat e en dan de la republica e comunitat de aquelles introduhint coses tan noves e tan inaudites, havem acordat de tornar a soriure a Sa Real Majestat donantli noticia de esta tan gran novitat ques vol fer perque siem descarregatsa e Sa Real Majestat nos puixa redimir de culpa, besant ses reals mans e peus humilment, supplican a aquella no done loch a tan gran novitat apres de tants atres que tenim e vulla fer hi tal provisio e ab temps ans de la eleccio fehedora que nos altere ni mude la forma acostumada, ab imposicio de tantes y tans grans penes que sos reals manaments sian obedits.

“E nos volem oblidaar de dir a Sa Altesa que molts dels cavallers vists lo inconvenient tan apellat per a la jornada sen volen anar de la ciutat que sera lo principi de la nostra desolacio. E encara suplicam a Sa Real Altesa pose les mans en totes estes novitats conmocions e misions e desordens seguits novament no sols en la ciutat e mes en tot lo regne e faray tal provisio que sia servici de nostre Senyor Deu Sa Real Celsitut e que tots puixan viure en pau e justicia en lo redreç de la qual gran part e quasi la major de la provisio fahedora per que tenin justicia tot se fara e los pobles viuran en pau e Vostra Catolica Majestat complira al que es obligat com a Rey e Senyor de provehir en la bona administracio de la justicia, e tindre sos regnes en pau e concordia y supplican la inmensa Trinitat guarde y prospere la imperial persona an trihunfo, victoria y gloria de sos enemichs de la vosta ciutat de Valencia a 26 de abril de 1.520.

LOS MOZÁRABES VALENCIANOS (V)


Roque Chabás
Madrid 12 de Diciembre de 1890.
5.
La fama de San Vicente ha sido siempre universal, sobre todo en la primitiva Iglesia. Su nombre se encuentra en todos los martirologios y calendarios. San Agustín le dedicó cuatro sermones, en el tercero de los cuales
19 se leen estas palabras:

«Quae hodie regio, quaeve provintia est, quousque vel Romanum Imperium, vel Christianum nomen extenditur, quae natalem non gaudet celebrare Vincentii?» Los calendarios mozárabes, que públicó Migne, consignan así su fiesta:

XI Kal. Febr. Vincentii martyris. IIII capp.
20
XI Kal. Febr. Vincentii levitae mar. Valentia21.
22 (Januarii) Vincentii martyris. Quatuor capparum
22.
La misa
23 y el oficio24 son propios en un todo, y en los himnos, que suman 364 versos, se describe minuciosamente el martirio de San Vicente. Estos calendarios son antiquísimos en la Iglesia mozárabe, y nos prueban la importancia de la fiesta de este santo, durante los siglos de la dominación mahometana, que no fué bastante á ahogar su celebridad.

Publicó Dozy un calendario arábigo-cordobés con su traducción antigua latina, que otros ya habían antes aprovechado. Al calendario acompañan largas notas, referentes a la agricultura y astronomía. En el mes de enero, al llegar al día 22, dice el texto latino:

XXII.- In eo est latinis festum Vicentii diaconi interfecti in civitate Valentia, et festum eius in Quinque.
El texto árabe está en esta forma:

Esto es: Día 22. Fiesta de Vicente el Diácono, muerto en la ciudad de Valencia.

El calendario de donde se han tomado estas notas es del año 961 y está dedicado á Alhaquem II, es decir, al hijo de Abderrahmán III, que sucedió á su padre, muerto aquel mismo año. En tiempo de este califa aún seguía organizada la jerarquía eclesiástica y la civil de los cristianos en sus estados, aunque ya muy reducida. Había metropolitano en Sevilla y obispo en Córdoba, un juez y un conde de los cristianos en esta capital y acaso en otras también. Estos personajes solían servir de intérpretes en las embajadas que los reyes cristianos enviaban á Alhaquem. A esta circunstancia debemos la noticia de su existencia.

Este calendario bilingüe del siglo X, nos prueba lo vivo que estaba el culto de San Vicente en aquel tiempo entre los mozárabes españoles. Parece insinuar que la gran fiesta era en Valencia, por más que sea frecuente en los calendarios y martirologios indicarse el lugar del martirio. Una equivocación creemos encontrar en él y es la expresión in quinque, pues en la liturgia mozárabe, tal como la conocemos ahora, no hay intermedio entre los ritos IIII y VI capparum, este último el más solemne de todos. La expresión del calendario cordobés debe ser una mala lectura. Si observamos que en la paleografía visigótica no se usa el IV y en su lugar se pone IIII, debemos creer que se leyó V (quinque) en vez de VI (sex), mayormente si no era perito en el latín el copista. Hemos, pues, de suponer, ó que la iglesia mozárabe de Córdoba celebraba esta fiesta con mayor rito que las demás de España, que la solemnizaban con el de IIII capparum, ó que el calendario se refiere exclusivamente á Valencia como lugar de la fiesta, que equivocadamente se llama in quinque y debía decirse sex capparum.

lunes, 24 de mayo de 2010

EL COMPROMIS DE CASP. (VII)


VIDA DE SANT VICENT FERRER, APOSTOL D’EUROPA
Autor: Josep Teixidor
Ajuntament de Valencia – 1999
Signatura: ARV. DM 1431/1-1431/2.

Libro II, capitul XXIII – pag. 353 y següents.

A la fi el gran talent, cor, perspicacia i corage del Papa Lluna va idear, aconsellar i quasi manar la reunio d’un parlament d’Arago i Valencia, on estava present tambe el comtat de Barcelona. En els citats parlaments es va encomanar la solucio del conflicte a nou diputats, els quals hi havien de ser graduats en alguna universitat, virtuosos, imparcials i no hi hagueren militat en cap dels partits que es presentaren a la successio, caracteristiques que es reflexaren en el document cuyes normes principals varen ser les següents:

“Els estats d’Arago i Valencia i el comtat de Barcelona, representarien a tota la Corona d’Arago. Vintiquatre prohomens donarien la conformitat als representants de cadasqu d’ells que debien presentar a tres compromisaris, per lo que en conjunt sumarien nou, quins serien els encarregats de triar als candidats del quals tenia que eixir el nou rei. La votacio minina que deuria d’alcançar el triat, per a ser nomenat sobira, deuria de ser de dos terços, sent imprescindible que en dits vots favorables estigueren representats e Regne d’Arago, el Regne de Valencia y el contat de Barcelona”.

Es v’acordar ademes reunir-se en la ciutat de Casp el 29 de març de 1.412. Ab este pacte se li va coneixer com “la concordia d’Alcanyis”.

Com haven dit va ser designà la vila de Casp pertanyent a l’Orde de l’Hospital per a les deliberancions dels compromisaris. Els quals tindrien jurisdiccio en la esmentà vila mentres durara el conclau, les dates del qual foren fixaes del 29 de març al 29 de maig, temps que fon prollongat fins al 29 de juny. Cada diputat hi havia de dur quaranta homens armats ademes de la tropa encarregà d’assegurar l’orde en la vila.

Segons l’acordat en “la concordia d’Alcanyis” el 15 de febrer de 1.412 foren triats els compromisaris que representarien a la Corona d’Arago. Als compromisaris se lis cridava popularment com els “nou homens justs”.

En Casp, el 29 de març acordat, tot estava preparat per a que es reuniren en lo castell i la ciutat estava prenida per les tropes que no deixaven entrar a ningu sense justificar-se. Sols aplegaren cinc dels nou. Es retrasaren el tres compromisaris de Valencia i u de Barcelona. Per fi el 17 d’abril es reuniren els nou i prestaren jurament en l’iglesia major i es constituiren en conclau. Hi ha que fer constar quel compromisari de Valencia, Giner Rabasa, d’alvançà edat i en trastorns mentals no pugue acudir a l’acte de jurament. En sustituicio es va nomenar a Pere Beltran que aplegà el 18 de maig. Tots ells foren els següents:

Per Arago: Domenec Ram, bisbe d’Osca des de 1.410. Francesc d’Aranda cavaller que als cinquantados anys d’edat ingresà en la cartoixa de Porta Coeli, d’aspecte horripilant per sa presencia fisica i arruïnats vestits, mes preocupat pels demes que per si mateix. Berenguer de Bardaxi, cavaller i senyor de Zaydi, juriste, de cinquanta anys d’edat.

Per Valencia: Vicent Ferrer Miquel, religios dominic, doctor en Teologia, de reconegut prestigi popular, civil, religios i entre la noblea, de xixantados anys d’edat. Bonifaci Ferrer Miquel, advocat, ex-general de l’Orde de la Cartoixa i prior de la Cartoixa de Porta Coeli, germa de Vicent Ferrer, de cinquantaset anys d’edat. Giner Rabasa, juriste i doctor en lleis, de molta alvançà edat, que n’aplegà a pendre part en lo conclau puix ab trastorns mentals es negà a jurar les normes el 17 d’abril, per lo que fon sustituit per Pere Beltran, juriste de fama.

Per Barcelona: Pere Sagarriga, arquebisbe de Tarragona des de 1.407. Guillem de Vallseca, juriste afamat i algo malalt. Bernat de Gualbes, doctor en lleis, comerciant i banquer.

Esta forma d’eleccio, en un temps que esta qualificat com historicament enrarit, va ser una bona lliço per al nostre temps tan unflat i envanit de civilisacio i progres. L’historiaor Lafuente ens diu:

“No tan sols els estats de la Corona, no solament Espanya, sino tota la cristiandat veïa per primera vegà en l’historia, en expectacio i ansietat, la decisio de l’assunt mes gran que pot produir-se en un regne, encomanant a uns pocs clercs i lletrats cridats per a dispondre d’una de les mes riques i potents corones d’Europa. El mon veïa com es deixaven les armes per les lletres, en un temps en el qual no s’acostumava a solucionar aixi les grans qüestions dels pobles”.

Vicent Ferrer predicava per Extremadura, estrany a la politica, quant anaren a dornar-li la noticia de sa eleccio com a diputat; obeint el deure que li v’impondre la patria s’encaminà seguidament al lloc de la reunio. França i Napols posaren el vet a tres dels compromisaris acusant-los d’imparcialitat; el bisbe d’Osca, Bonifaci Ferrer i Berenguer de Bardaxi; pero quant es va comprovar la falsetat de la denuncia no va ser tinguda en conter. Llavors, aquelles nacions retiraren la candidatura de Lluïs d’Anjou.

COMENTARI A REFLEXIONS SOBRE L’ACTUACIO D’UN JESUITA

PREGUNTA PLANTEJÀ PER MIQUEL CARBONELL AL PRESIDENT DE LA SECCIO DE LLENGUA Y LLITERATURA DE LA RACV
Autor: Miquel Carbonell Roig, març del 2003

Bona nit: ¿Es conscient voste que el PP mos enganya en la llengua valenciana?

-Mimicament assentà afirmativament en lo cap.

-Bo. Si aixo es aixina, podria dir-mos :¿qué es lo que ha fet la RACV per a solventar ixa situacio problematica en la que mos trovem?. Bo…. Si li pareix em contesta al final.

Yo vaig coneixer a Joan Costa , quan alla …pels anys 85 escrivia articuls en Les Provincias com LLENGUAGE ROBOTIC, etc; vaig llegir els seus llibres DESPERTA FERRO y en acant EL FERRO QUE DESPERTA y la veritat es que, no se a on està ixa “revolucio copernicana” que segons voste anaven a realisar ixos jovens intelectuals, llicenciats ells, que formen part d’ixe “ FERRO QUE DESPERTA” que li estava o anava a socavar els peus d’ixa doctrina oficial aferrà a una ortodoxia dogmatica catalanista?.

Yo la veritat es que no la veig. No se si serà perque el “FERRO QUE DESPERTA” l’han banyat. ¡Ya m’enten, lo que li vullc dir…!, y s’ha robellat y no ha fet res.

Voste, ades, durant la conferencia, ha dit: “que no sabia qué fer, n’hi cóm solucionar la problemática” ; suponc que es referia, a la que es trovaben els acents . Puix be, yo li la vaig a donar, recordant-li un pasage evangelic, del que voste per sa condicio professional coneixerà millor que yo.

Es aquell, en el que Jesucrist entra en lo temple y expulsa ad aquells mercaders que havien utilisat la casa de Deu per a un fi inapropiat.

¿Per qué Voste no agarra l’assot y tira del temple del valencianisme, o siga de la RACV, ad aquells que no fan lo que deu fer la RACV, sino que mercantilisen ses actuacions en benefici propit?.

Moltes gracies

Com a unica resposta a la meua intervencio tingui: la de que ell “no anava a actuar com feu Jesucrist”

No vullgue entrar en el mensaje metaforic que anava dirigit per a ixes persones, que provenint de la RACV, hui estan en la AVLLy que per supost, no han segut ixe FERRO QUE DESPERTA, que anava a socavar els peus d’ixe jagant catalaniste, sino que mes be lo que estan produint, es l’escissio y divissio del valencianisme, per la sumissio y acostament d’ixes persones , a la doctrina y politica catalanista que s’amaga y emana de la AVLL.

Si efectivament, ell com a membre de la seccio de llengua y lliteratura de la RACV, es conscient de que el PP mos enganya en la llengua valenciana, ¿per qué no ha contestat lo que ha fet la RACV per a solventar ixa situacio problemática en la que mos trovem,,o si es que preten fer algo, per a denunciar davant del poble valencià la GRAN MENTIRA del PP, que dia a dia ve enganyant a tot lo mon, diguent que ha solucionat el problema llingüistic creant la llei de la AVLL y la propia Academia, quan lo unic que han fet, es institucionalisar ixe llengu age hibrit rebordonit que yo anomene “CAGALÀ” y que els del PP volen que se li diga valencià.

El Sr. Costa duya la lliço ben estudià. Ell sabia que en el GAV anava a trobar gent, que no veu be, en estos moments, entrar en disquisicions sobre els accents, maxim, quan la RACV ya tenia unes normes sobre l’acentuacio, que millor o pijor ,s’ajusten al valencià y no vem la necessitat, de que la RACV haja debatut el tema dels accents, per allo, de si ad alguns membres de la RACV els puguera interessar acostar-se a la norma catalana, que es lo que preten la AVLL
.
No acabe de compendre com un discipul practicant de la doctrina cristiana, o siga un religios, adoptara fermament una postura radiacal contraria al eixemple donat per Jesucrist ,en un moment puntual y concret de la seua vida, sobre l’actuacio que feen determinaes pesones, del lloc destinat a un fi distint.
D’un intelectual com el Sr. Costa, m’haguera agradat sentir un atra resposta mes acort al meu plantejament; perque si el meu eixemple no li pareixia suficientement adecuat, ell deuria de tindre inteligencia suficient per a rebatre-lo.
¿Acas no es eixemplar el expulsar de la casa d’u, o millor dit de la casa que representa la cultura de tots els valencians,o siga de la RACV, ad aquells que s’han venut a un atre amo, que ha creat un atra casa, per a que els valencians partidarits del catalanisme, s’ajunten en els valencians supostament partidarits del valencianisme per a crear una llengua nova que satisfaga als venuts al catalanisme?.

A l’intelectual Costa li fallen les matematiques .¿Com una minoria supostament valencianista pot fer algo contra una majoria catalanista,en ixa nova casa de traïdors venuts y mentirosos?; o,¿ es pensa que la ciencia infusa, incidirà sobre la pseudociencia catalanera?

¡L’ intelectual del Sr. Costa es creu que es pot servir a “dos amos “al mateix temps ?. En cas de que aixo puguera ferse, ¿a qui creu que servirien en major fidelitat els seus amiguets, a l’amo que no li dona res com es la RACV, o al que li paga un sou abundant vitalici ademes de les atres bufandes que l’acompanyen, com es la AVLL del PP-PSOE?.

¿No s’enrecorda el Sr. Costa del dit popular : que les pomes tocaes, toquen o podrixen a les sanes?.
¿S’ha oblidat el Sr. Costa de lo que diu en el seu llibre EL FERRO QUE DESPERTA ¿ en:

A) PACTE LLINGÚISTIC

Primer…..“Qualsevol emissari, tapat o manifest, per a defendre uns interesos no estrictament valencians, es un cudol en mig del cami de reconcialiacio”.

Segon. “Un pacte llingüistic inmediat, que no tinga base i punt de referencia el parlar de la poblacio, que usa com a llengua corrent la seua meterna valenciana, es un acte imposible. Tenim una llengua encara viva, una llarga evolucio i uns clasics…..

Tercer. …”Les normes del 32 foren per al valencià com un Cavall de
Troya, una trampa mortal, la falca que va obrir encara mes fondo el clavill de la separacio entre nosatres. Ningu les ha complides, i seguim mes enfrontats que mai. Lo millor que es pot fer es soterrar-les, perque mortes ho estan ya fa temps”.

Quart. “Mentres la llengua valenciana no siga respectada, com a tal, mentres els nostres simbols, els nostres autors, les nostres peculiaritats, els nostres productes, el nostre passat, no siguen reconeguts i aceptats com a valencians, que no ensomie ningu en una hipotetica unitat”.

Sext. …”Tenim els valencians l’instint certer de quin es propiament el nostre territori, lo que devem defendre contra tot despotisme, ya siga politic, economic o ilustrat, al que sempre acompanyen mercenaris, oportunistas i aprofitats?

B) SOBRE UN POSSIBLE ACORT LLINGÜISTIC

“La conseqüencia es clara. No es suficient que s’accepte previament el nom de valenciana per a la nostra llengua. Ni valdria arribar al compromis de que la llengua es diga en Catalunya catalana i en Valencia valenciana: S’ha de partir del pressupost d’una autonomia total per a la llengua valenciana, lo qual supon la renuncia previa a la pretensio dogmatica de que catala i valencià son una mateixa llengua. Que es discutixca academicament tot lo que es vullga, pero que es deixe de fer pancatalanisme des de l’universitat i des de les escoles, aplicant a la llengua valenciana el nom “academic” de catalana, usant llibres de text catalans, explicant una falsa dependencia historica del valencià respecte al catala, denominant catalans autors y obres de la llengua valencian a, modificant el llenguage valencià per a acostar-lo mes al catala, etcetc.. I que s’acabe d’una volta el mutisme i la tolerancia oficial a les continues interferencias del govern autonomic catala en la politica llingüistica de la nostra Comunitat.

Per tant, oblidem el catala a l’hora de buscar acorts per a unificar criteris sobre la llengua dels valencians. No els necessitem per a res, no l’hem necessitat mai. Mirem als nostres clasics i escritors, mirem a la nostra fonetica,mirem a cóm es parla be o mal, en els nostres pobles, per la nostra gent que sempre ha parlat valencià, mirem a la seua evolucio historica. Tenim, i nos sobra, tota la documentacio que fa falta, perque no s’ha deixat d’escriure i, sobre tot, de parlar valencià durant mes de huitcents anys, i ne fa ya siscents que venim dient-li , al nostre parlar, llengua valenciana.

Si no es des d’eixe punt de partida i sobre eixos presuposts, tot intent d’assentar-se a la taula per a buscar acorts s’haura semat abans de començar, i els resultats que pogueren eixir, si alguna cosa eixia, serien a lo mes melons de mata morta.
C) COMPETENCIA DE LES INSTITUCIONS

“Per a mi n’hi ha un pressupost basic, i es que ninguna institucio te la competencia exclusiva en materia de llengua.

Per damunt i al marge de les institucions, es el poble, sobira el qui parla i fa una llengua. I es eixe poble sobira el qui de fet se l’apropia i li dona un nom. I son persones concretes les que, usant lliurement eixa llengua, de paraula o per escrit, li dones qualitat o la degraden.

A partir d’ahí venen les institucions que s’encarreguen d’estudiar eixa llengua, de racionalisar-la, de millorar-la i ensenyar-la. Pero ninguna es de pret divi. Ninguna te el monopoli. Ninguna crea llengua. Simplement es llimita a recollir, catalogar, ordenar, normalisar –sempre provisionalment- aixo viu i canviant que es la llengua d’un poble.

Si El Sr. Costa com a president de la Secio de llengua y Lliteratura de la RACV, considera que pot mantindre en sa casa, que es la de tots els valencianistes, a persones que servixen a un atre amo com Zaplana, que s’ha demostrat, que s’ha venut a nostre enemic Jordi Pujol, crec que per coherencia intelectual y per no traicionar als valencianistes que han seguit , han defes y han depositat la confiança en la RACV, deuria dimitir del seu carrec.

Com crec que li vaig dir en el soparet, “no podem tindre als enemics en casa”

Demane disculpes al Sr.Costa o als lectors de les meues reflexions, si els eixemples o interpretacions fetes, son mes o manco apropiaes o ajustaes a la realitat. Obviament com a huma, tracte de buscar el raonament que millor puga defendre la meua proposta o idea, per a que esta convença als meus contrarits.Y hui la idea del Sr Costa sobre els acents, o la de mantindre als partidarits del pacte, o de la
AVLL, en la RACV es contraria a la meua..

MIQUEL CARBONELL Març 2003

ANÉCDOTAS DE UNA MENTIRA AGOBIANTE QUE NO CESA


Autor: Juan Vanrell Nadal

Como ya comenté en mi artículo anterior, alucina lo que pasa en mi Mallorca natal. No hablaré hoy del comportamiento nefasto de demasiados políticos. Daba náuseas lo que día sí y otro también se publicaba en la prensa. El “ideal” principal de muchos “servidores públicos” no servir al es Pueblo, sino lograr el poder y hacer de su escaño o concejalía un importante negocio lucrativo… Tampoco comentaré la descarada opuesta vara de medir de la fiscalía balear en el tema de las fechorías millonarias de estos políticos. Como en España gobierna el PSOE y en Baleares un inane hexapartit, la fiscalía sólo expedienta y la policía sólo esposa públicamente a políticos de la parte contraria. ¡Un verdadero escándalo!. Voy a centrarme sólo en el tema que me ocupa y me preocupa: LA VERDAD DE LA LENGUA VALENCIANA Y DE LA LENGUA BALEAR. En mi tierra esta verdad está conculcada hasta el absurdo. Está totalmente tergiversada por UNA MENTIRA AGOBIANTE, QUE NO CESA. Las fuerzas vivas rinden pleitesía idolátrica al “dios pancatalanista”. Es innegable que el pueblo llano y sencillo se siente exclusivamente mallorquín, menorquín o ibicenco y que rechaza frontalmente el catalán. Pero, como las fuerzas vivas de la sociedad son las que mandan y manejan los presupuestos, resulta dificilísimo erradicar tamaña mentira. Existe un divorcio total entre el pueblo estoico y la clase política omnímoda. Ésta, extasiada, adora a su becerro de oro catalán.
Cada día de este pasado verano tenía que leer en la prensa mallorquina increíbles fechorías pancatalanistas :
1.- Por cualquier pretexto, gobierno o ayuntamientos concedían subvenciones cuantiosas destinadas a apoyar actividades pancatalanistas y propiciar la expansión de la lengua catalana.
2.- Propaganda reiterativa para que los inmigrantes y sus hijos se beneficien de todas las ayudas oficiales dadas para el aprendizaje y uso del catalán.
3.- Periodistas que defienden el catalán hasta el paroxismo. Es verdad que estatutaria y legalmente el catalán es la lengua oficial de las Baleares y que los periódicos deben ceñirse a la ley. Pero no es de recibo que un periodista mallorquín proclame ufano que Ramón Llull (1235,Palma,-1315,Palma) sea EL PADRE DEL CATALÁN como Cervantes lo es del castellano. ¡Oh milagro del nuevo “pentecostés “ pancatalanista!: Sólo 126 señores, procedentes de los condados que hoy llamamos Cataluña, constan en el reparto de tierras mallorquinas concedido por Jaime I en 1229. ¡Oh prodigioso arte de magia (sin libros, escuelas, maestros, ni televisiones) los mallorquines ipso facto aprendieron y hablaron la lengua de estos señores!
4.- Impúdico gasto extra del Ayuntamiento de Palma para “catalanizar” el nombre de cerca de 200 calles. Ante esta descomunal aberración cultural -¡será ignorante la Aina Calvo!- hice pública una carta abierta a dicha alcaldesa, afeándole su lamentable incultura. Es del todo vergonzoso que ignore que la lengua balear (mall., men., ibic.) es una verdadera JOYA DE LA FILOLOGÍA ya que es la única lengua románica que mantiene en vigor dos demostrativos latinos. Tiene el IPSE,IPSA,IPSUM, para lo genérico (ES carré, SAS càsas, ETS hòmos, en SOS pèus, ES mox y SA moxa) y tiene el ILLE,ILLA,ILLUD, para lo único y específico (EL mon, EL cèl, LA mort, EL Papa, LA Reyna, EL bon Jesús, LAS duas y mitja). Sólo el diario “El Mundo/día de Baleares” se hizo eco de la misma…
Con estas y parecidas lindezas, el imperio pancatalanista isleño iba amargando las vacaciones de muchos mallorquines. El buen pueblo, sufrido e impotente, aguanta pacientemente tanta desfachatez política. Es verdad que hay quien se enfrenta ingeniosamente a esta impostura. Desde luego, en todos los pueblos mallorquines toda la gente habla “es mallorquí de sempre”, incluido mi paisano y amigo Francisco Antich; si bien, luego, firma los escritos d’es Govern en impecable catalán. Me han contado y he vivido casos curiosos:
*La abuela Ángela que da 5 euros semanales a sus nietos con la condición de que le hablen en el mallorquín que siempre se ha hablado en casa, y no en el que aprenden en el colegio. Otro abuelo premia con un euro a su nieto cada vez que “suspende es català”. (Esto no puede recomendarse; los alumnos deben aprobar las asignaturas establecidas oficialmente. Lo que procede es conseguir la corrección de esta asignatura falsaria).
*Sor Teresa, valenciana de Oliva, es la Madre Superiora del colegio “La Purísima”. Una parte del Colegio está destinada a la atención de minusválidos. Lleva a cabo una labor social admirable. Dice a los políticos que pasa de las monsergas catalanistas: A sus queridos minusválidos sólo les vale el mallorquín… Hablando con ella la llamaron al móvil. Su sintonía era la de la serie valenciana “La Alquería Blanca”. Ante nuestra sorpresa nos confesó que, como valenciana, tenía esta sintonía para las llamadas de la Comunidad; para las del Colegio tiene la sintonía de “Paquito el Chocolatero”. ¡Toda una monja valenciana de pro!.
*Mi amigo Nico lleva la administración de un importante colegio palmesano. Ha sustituido los más de 50 lotes de botellas de cava catalán por lotes de vino mallorquín, como aguinaldo del colegio por Navidad a profesores, proveedores y amigos. (¡Ay si se entera Garzón!).
*Otro amigo, Baltasar Pomar, el dinero que tenía ahorrado para un crucero lo ha destinado a publicar un libro en defensa del mallorquín. Lo ha distribuido gratuitamente a ayuntamientos y bibliotecas. Gustoso lo he prologado.
*Tomàs Garau Febrer, maestro nacional, en un admirable libro, “Mallorcaria”, reivindica valientemente el mallorquín auténtico de nuestros antepasados.
Parece que en Mallorca ya hay mallorquines que reaccionan y comienzan a reivindicar lo que siempre ha sido mallorquín. No me canso de repetirles que tomen a Valencia como ejemplo. Aquí, mientras tengamos Lo Rat Penat, la RACV, la Cardona y Vives, la COALICIÓ y el GRUP -¡qué valiente es su juventud!- el valenciano seguirá vivo y sin venta posible.

NO HAY QUE OLVIDAR QUE...


Levante: 9 de febrero de 1984.


Artículo: Valencia, sin valencianos

Firmado por Martín L. Quirós Palau.


Entre otras perlas termina diciendo:... "Si creemos en nuestra valencianía creadora, capaz de hacer lo que cualquier otro, pero más adecuado a nuestro paisaje, a nuestra raíz, hemos de dar la prueba. Y la mejor prueba es la fe en los valencianos"

Entonces, febrero de 1984, aun proclamaban su fe en los valencianos, hoy, después de tantas traiciones políticas contra este pueblo, la fe en los valencianos sólo la buscan cada cuatro años para pedir su incondicional voto, llenándose de "valencianía" cuando su estrategia catalanista subyace en el fondo y en la forma de su politica.

NO HAY QUE OLVIDAR QUE...


Levante: 26 de enero de 1984

"AP organiza cursos de valenciano"
"Alianza Popular del Reino de Valencia iniciará el próximo día 14 un curso de lengua valenciana en su sede de la calle Avellanas, número 14.
Las clases, que irán acompañadas de una serie de conferencias sobre la cultura y la personalidad valenciana y serán impartidas por un profesor de Lo Rat Penat, han sido organizadas por la asociación Taula Nova.
En la primera.
La primera persona que se ha inscrito en el curso ha sido el presidente regional Manuel Giner Miralles"

Esto sucedía cuando Alianza Popular se llamaba "del Reino de Valencia" y cuando estaban a la expectativa de "tocar poder", después vino el PP. y su traición al pueblo valenciano, legalizando la Academia Valenciana de la Lengua.

domingo, 23 de mayo de 2010

CRONOLOGIA DELS REIS DE VALENCIA (I)


JAUME I DE VALENCIA y I D’ARAGO EL CONQUISTAOR

NAIXIMENT/MORT: Mompeller 1207-1276 Valencia.

PARE: PERE II D’ARAGO EL CATOLIC (Va faltar el 14 de Setembre de 1.213
Dos anys despres de la batalla de Moret).
MARE: MARIA, filla de Guillermo de Mompeller (Va faltar en 1.212 quant Jaume tenia cinc anys d’edat)

MATRIMONIS:

I. ELIONOR DE CASTELLA, matrimoni anulat per sentencia canonica puix que eren parents.

FILLS:
ALFONS, primogenit, mort abans d’heretar la Corona.

II. VIOLANT D’HUNGRIA, filla d’Andreu II d’Hungria.

FILLS:
VIOLANT, regina de Castella, casà en Alfons el Sabi.
CONSTANÇA, casà en l’infant Manuel de Castella.
PERE, nomenat El Gran, successor de la Corona.
JAUME, rei de Mallorca, comte del Rosello, Cerdanya, Conflent i Vallespir senyor de Mompeller.
FERRAN, que va faltar avans de son pare.
SANCHO, arquebisbe de Toledo, mort en campanya contra els moros.
MARIA, que va faltar avans que son pare.
SANCHA, que va faltar avans que son pare.
ELISABET, regina de França pel seu matrimoni en Felip III.
ELIONOR

III. TERESA GIL DE VIDAURE, dama aragonesa.

FILLS:
PERE, senyor d’Ayerbe.
JAUME, senyor de Xerica.

AMANTS:
ELO ALVAREZ
AUREMBIAIX, filla de Gueran Cabrera, comte d’Urgell,
casà posteriorment en Pere de Portugal. En ella tenia el rei firmat un document de concubinat (1.228) lo que va supondre una proteccio juridica
BERENGUELA FERRANDIS, de la que tingue un fill bort.
BLANCA D’ANTILLON, de la que tingue un fill bort.
GUILLERMINA CABRERA.
BERENGUELA ALFONSO.
SIBILA DE SAGA, muller d’Arnau Cabrera fill de s’anterior amant Guillermina Cabrera
ELVIRA SARROCA.

FILLS BORTS:
Pere Ferrandis, baro d’Hijar, fill de Berenguela Ferrandis.
Ferran Sanchez, baro de Castre, fill de Blanca d’Antillon.
Jaume Sarroca i Pere del Rei, eclesiastics, fills de Elvira Sarroca.
Ferran, frare, de mare desconeguda.

LA LENGUA COMO FACTOR POLÍTICO


Autor: Juan Ferrando Badía*

Los estudios o seudoestudios lingüísticos, desde hace algún tiempo, se han politizado en nuestra Comunidad y, a nuestro entender, se ha incurrido en graves errores no filológicos.

Veamos algunos: En relación con el tema de la lengua se ha de denunciar rotundamente el falso binomio cultura = lengua.

Los que defienden este dogma seudocientífico, esconden unos fines políticos. Para ellos, los pancatalanistas, el silogismo es perfecto, a saber: 1º) el valenciano es catalán; 2º) la lengua absorbe toda la cultura; 3º) la cultura valenciana es la catalana, porque el valenciano según los pancatalanistas es catalán; 4º) la lengua es la base de una nación; 5º) todos los que hablan catalán forman parte de una misma nación; 6º) como el valenciano es catalán, los valencianos formamos parte de los "países catalanes", de la nación catalana, etc.

La conclusión pancatalanista tiene ribetes totalitarios, que nos recuerdan frases e ideas de épocas afortunadamente superadas, por ejemplo: una sola lengua, una sola cultura, una única nación = países catalanes.

Esta aberración histórica queda patente conociendo un poco la historia del antiguo Reino de Valencia y la estructura histórica de la Corona de Aragón. El fundador de la misma, Jaime I, se titulaba así: "Rey de Aragón, de Mallorca, del Reino de Valencia, Conde de Barcelona..." luego ¿donde... y cómo existieron los aberrantes países catalanes?. La "presunta" existencia de los llamados "países catalanes", no es ni un problema histórico, ni cultural sino una quimera política de unos pocos, pues con la historia en la mano es demostrable que nunca tuvieron realidad histórica, ni política ni menos aún cultural , los "países catalanes" sino que lo que existió, históricamente, fue la Corona de Aragón, realidad totalmente distinta.

Considero superfluo continuar subrayando que el Pueblo valenciano posee una personalidad histórica - cultural, propia e independiente de la de Cataluña. Y como los habitantes del histórico Reino de Valencia -hoy Comunidad Autónoma - son conscientes de su hecho diferencial, no pueden, ni están dispuestos, a renunciar a su milenaria historia y cultura.

*Catedrático Emérito de Derecho Constitucional y Ciencia Política. Universidad "Rey Juan Carlos" (Madrid). Doctor Honoris CausasEditado por valenciadelig, Jueves, 13 de Mayo de 2004, 05:24

LA PREAUTONOMIA VALENCIANA (XVI)






PANCATALANISMO


Vicente Ramos en (de Albiñana...) nos dice: “I Países Catalanes. El pancatalanismo “manifestación de ese espíritu expansivo de nuestro ideal nacional”, que aspira “a la integración de todas las tierras de habla catalana en un Estado autónomo, miembro de una futura Federación hispánica, ibérica, occidental, latina o europea”, fue en sus orígenes, como todos saben, un movimiento burgués y clerical. Pero el pancatalanismo “estricto, al valencianizarse, tras la guerra civil de 1936-1939, se marxistizó, se izquierdizó, hasta el punto de que esta corriente exógena influyó poderosamente en “Cataluña estricta”, cuya política actual es la de apoyar en un todo al pancatalanismo paísvalenco.

Consecuentemente, el independentismo pancatalán, que se nutre del extraño connubio entre el nacionalismo derechista y el marxismo, ha llegado al siguiente sincretismo: “Cuando nos hablan de cultura nos están hablando de predominio; cuando nos hablan de lengua nos están hablando de poder político; cuando nos hablan de comunidades, realmente lo que quieren decir es proletariado”.

Manuel de Pedrolo “Premi d’Honor de les Lletres Catalanes”, ha confirmado que: “las formaciones independentistas a nivel nacional de Países Catalanes” pertenecen al “área del marxismo”. Todos aceptan que los Países Catalanes constituyen una nación, pero con palabras de un personaje de su libro “Totes les bèsties de cárrega” , los nacionalistas “som i serem uns fills de puta”. Pedrolo dice que esta expresión ·no era un insulto: de hecho, quería decir eso: convencionalmente (y no debo añadir que no estoy ni nada ni poco de acuerdo), un hijo de puta es aquel que no tiene un padre legalmente reconocido; un borde, un bastardo. Que, poco más o menos, es lo que somos los catalanes: tenemos una madre, una nación, pero nos falta un padre, el Estado. La existencia de un padastro no cambia en nada las cosas”. Y hacia la conquista del Estado pancatalán tienden todos los esfuerzos de estos nacionalistas-independentistas-derechistas-marxistas, hambrientos de tierras y de riquezas que no poseen, porque, como se ha repetido hasta la saciedad, “los Países Catalanes no son más que una cuestión de poder, de soberanía”.

No valen copias culturalistas. “Los Países Catalanes con nuestra nación (...), están formados por diferentes unidades con unas características propias diferenciadas. El mismo plural de la palabra, Países, denota la existencia de diferentes regiones o países dentro de la unidad nacional del conjunto (...). La realidad actual exige, por tanto, impulsar la lucha de liberación nacional de los Países Catalanes, partiendo de los diferentes países; eso exige que el proceso surja autónomamente a partir de organizaciones obreras y populares, propias de cada uno de los países, y que el proyecto de unidad política de todos los Países Catalanes reconozca explícitamente sus regiones sobre la base de una estructura interna confederal.

La constitución, el pasado 5 de mayo, en la ciudad de Mallorca, de la Coordinadora d’Esquerra Nacionalista de los Països Catalans, formada por el Bloc catalá de Treballadors, el Partit Socialista de Mallorca y Socialistes del País Valencia. En un primer paso en la línea que hemos apuntado”.

Esta Coordinadora se reunió el siguiente 2 de junio en la misma ciudad con representantes del BEAN, Euskadico Ezquerra, Unión del Pueblo Canario y Partido Obrero Galego. “Por eso, una política de Países Catalanes exige una política en todo el Estado español e internacional, y el objetivo de independencia nacional ha de ir estrechamente unido al de confederación internacional”. En definitiva, “la existencia de un poder obrero y popular independiente en los Países Catalanes se ha de basar en una confederación interior de cada uno de los Países y en una confederación exterior con las otras naciones libres”.

Dicha Coordinadora, en su amanecer, expuso el objetivo de potenciar la izquierda nacionalista, coherente “con la voluntad de reconstrucción nacional de nuestra comunidad, libremente decidida por nuestros pueblos en el camino de la lucha por un nuevo modelo de desarrollo con la perspectiva del socialismo”.

El igual sentido se mueve el PSAN, en cuyo I Congreso (Valencia y Barcelona, abril 1978) se expuso la pretensión de “difundir una ideología política que sirva para destruir el Estado español, requisito indispensable para poder construir el Estado socialista de los Países Catalanes” . Por lo que uno de sus gerifaltes, José Guía, opina que es necesaria la lucha armada, como pidió en Vinaroz y nos cuenta “Canigó” del 13 de octubre de 1979, página 24.

Al final del folleto del PSAN, aquí citado, figuran las adhesiones de aquellos “ciudadanos de los Países Catalanes” que reconocen los méritos del PSAN en “sus dos años de lucha por la Liberación Nacional, por el Socialismo y por la unidad de los Países Catalanes” . Y, entre otros, firman Andrés Alfaro, Max Canher, Eliseo Climent, Vicente Andrés Estellés, Juan Fuster, José María Llompart, Ricardo Pérez Casado (actual alcalde de Valencia), Gaspar J. Urbán, Enrique Valor, José Vicente Mateo, José Piera, etc.

Juan Fuster no sólo se adhiere, sino que se confiesa maximalista: “El PSAN es la minoría de siempre, la minoría incordiante que hace falta (...). No nos engañemos: sin los escasos y heroicos maximalistas teóricos de los Países Catalanes –entre los que me entiendo figurar-, la afluencia catalanista-españolista de los partidos parlamentarios sería cada vez menos catalanista y más españolista”.

Así se justifica la oposición del pancatalanismo marxista al texto del Estatuto catalán, ya que en éste no figura con la claridad necesaria la creación posible de los Países Catalanes.

LA NACIÓN CATALANA NUNCA HA EXISTIDO (IV)

José Osés Lurumbre, Maestro Nacional y Juan Osés Hidalgo, Publicista - Zaragoza 1932.

No se nos oponga el argumento de que el Condado fue mostrándose soberano en sus actos sucesivos; a ello puede contestarse que los lazos poco sólidos que ataban a los Condes barceloneses con los monarcas francos fueron debilitándose cada vez más hasta que, de hecho, fue el Condado un dominio de soberanos condales extranjeros ejercido en comarcas españolas, ya que en todo momento los Condes continuaron siendo oriundos extranjeros y enlazándose, con familias extranjeras también, sin que a las alturas del trono llegarán jamás los naturales del país.

Que el espíritu godo español perduraba en lo que hoy llamamos Cata­luña, después de la invasión árabe y de todas las vicisitudes sufridas por las comarcas españolas, lo prueba el que la legislación goda española, conocida por Fuero Juzgo, regía en el Condado conjuntamente con la nueva legis­lación franca y siguió vigente por espacio de muchos años después de redactados los Usatges, pasada 1a primera mitad del siglo XI; y aun después de la formación del Reino de Aragón y Condado de Barcelona, en 1137,

El Condado de Barcelona no era en verdad una nación, a pesar de que fueran sumándosele por herencias y otras circunstancias diversos Condados de la región. Aunque no queremos complicar nuestro relato, debe advertirse­ que los francos denominaron al conjunto de Condados instituidos en el nordeste de España con el nombre de Marca Hispánica; y esta Marca Hispánica iba reuniéndose bajo el mando del Conde extranjero de Barcelona, pero sin que por ello fuese una nacionalidad. La situación real continuaba siendo ésta: los Condados de la Marca Hispánica eran comarcas españolas libertadas por los francos y por los francos dominadas, aunque los jefes de cada uno de ellos fuesen casi independientes de Francia, permítasenos el anacronismo de usar este nombre, en gracia a la mejor comprensión de las circunstancias que señalamos. En cuanto dejaran de gobernar tales comarcas Condes extranjeros, revirtiendo el mando y la gobernación de las mismas a los españoles que perdieran su dominio con la invasión árabe, los naturales de dichos condados se hallarían automáticamente devueltos a su verdadera condición de españoles, hecho que vino a suceder al integrarse el Condado de Barcelona a la Corona de Aragón, pura y netamente española, porque del seno del país procedían sus reyes, y porque el país los designaba como tales, al paso que en los Condados de la Marca eran los Condes hechura extranjera, por los extranjeros impuesta en un principio, y extranjeros hasta cesar en la detentación de los países españoles sometidos a su autoridad.

El régimen feudal que presidía la organización general de los Condes, antitético del liberalismo de los reinos que en España se habían formado, demostraba también la influencia y el dominio de los francos, de donde se seguía la consecuencia de que mientras en el resto de España se caminaba hacía la libertad, en las tierras españolas sujetas a la influencia y a la dominación francas, se registraba un estancamiento de las libertades y del progreso moral del pueblo. Todo, absolutamente todo, cuanto al Condado de Barcelona se refiere, de aquellos siglos, autoriza para sostener la tesis de que si habían logrado los Condes cierta independencia, no era el pueblo el independizado, sino que lo eran sus soberanos con respecto a la autoridad de los monarcas francos o franceses. O sea, y volvemos a insistir en este punto, que dichos Condados no pasaban de ser una parte de España que todavía no había logrado reincorporarse a la Patria que se recons­truía para volver a la unidad nacional del año 711­

Si e1 separatismo catalán intenta fundar su «hecho diferencial» en la independencia -harto dudosa- de los Condes de Barcelona, no logrará demostrar lo que se propone, es decir, no conseguirá establecer que existiera un pueblo independiente, sino que una parte de España estaba dominada y gobernada por Condes extranjeros que habían logrado la independencia de su poder y de su trono, pero no que la hubiesen dado al país, porque este país no salía de su condición de español y de dominado accidentalmente.
En todo caso, dispuestos a reivindicar algo, pudieron los separatistas investigar en sus árboles genealógicos para reclamar probada su condición de descendientes de los antiguos Condes, la posesión de un trono condal que, como extranjero, tarde o temprano habría sido derribado por la Reconquista española. Y todo quedaría reducido a las pretensiones de un anscentralismo familiar que tampoco tendría nada que ver con España ni con la actual Cataluña, sino con las ambiciones de algunas descendientes de extranjeros, es decir, un afán de imperialismo por parte de antiguos domi­nadores completamente extraños al país que dominaran éstos y que aquellos intentaran dominar en nombre de una tradición, ni siquiera de un derecho.